Axaragua apuesta por el valor de las aguas recicladas y por las campañas de sensibilización destinadas a reducir los consumos

Los responsables de la empresa pública de Agua y Saneamiento dependiente de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Axarquía visitaron la estación potabilizadora de El Trapiche con motivo del Día Mundial del Agua

Axaragua apuesta por el valor de las aguas recicladas y por las campañas de sensibilización destinadas a reducir los consumos



El presidente de Axaragua, Gregorio Campos, y los consejeros Raúl Peña y José María Jiménez, han visitado la Estación Potabilizadora de Agua Potable (ETAP) con motivo del Día Mundial del Agua que se celebró ayer 22 de marzo.

Los tres representantes de la empresa pública de Agua y Saneamiento dependiente de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Axarquía aprovecharon la celebración de esta jornada para recordar la importancia que tiene el agua en el ciclo de la vida y la necesidad de que tanto las instituciones y la población en general se impliquen en preservar los recursos hídricos.

“Nuestro compromiso no sólo están en mantener y mejorar las instalaciones que se encargan de la potabilización del agua del embalse de La Viñuela y de la depuración del agua residual de los municipios costeros, sino que además apostamos por la búsqueda de nuevos recursos hídricos que proporcionen garantías a medio a largo plazo”, ha subrayado el presidente de Axaragua, Gregorio Campos, quien ha citado el proyecto Richwater en el que la empresa pública se ha comprometido junto a la empresa BioAzul, el Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea “La Mayora”, la Universidad de Málaga, el Ayuntamiento de Algarrobo y en breve la Mancomunidad Occidental

“Consiste en demostrar la idoneidad del agua depurada para el riego de cultivos aplicando una tecnología innovadora en el tratamiento del agua en base a un estudio agronómico que con una base científica, certificarán y verificarán la calidad de esa agua reciclada”, ha recordado.

Por su parte, Jiménez ha incidido en los trabajos de mejora y renovación que se están realizando en las instalaciones “para dar el mejor servicio a la ciudadanía”. Entre otros, el nuevo depósito instalado en la estación potabilizadora de El Trapiche que permitirá recuperar 190.000 metros cúbicos al año que se perdían vertida en los arroyos. “Nuestra línea a seguir es buscar un mejor aprovechamiento de los recursos hídricos de forma sostenible desde el punto de vista medioambiental”, ha manifestado Jiménez quien ha recordado que Axaragua también se ha implicado en otros proyectos como el estudio que llevan a cabo profesores de la Universidad de Málaga en el que demuestran que la existencia de materiales arcillosos en la playa podrían originar las natas en el mar.

Campaña de concienciación

El otro pilar en el que se sustenta la filosofía de la empresa pública de la comarca de la Axarquía se sitúa en las campañas de sensibilización y concienciación que se están llevando a cabo entre la población. “El lema es ‘El Agua es vida, cuídala’. “Es fundamental la implicación de todos para velar por los recursos hídricos que son fuente de vida. En nuestra mano esta evitar su despilfarro y controlar su gasto. Hay que medir los consumos con pequeños gestos con los que ganamos todos”, ha destacado Raul Peña, consejero de Axaragua, quien entre otras recomendaciones ha mencionado “el daño que generan las toallitas desmaquillantes, de bebés, o productos de higiene personal que se tiran al inodoro”.

“Todos estos productos provocan averías en las instalaciones lo que lleva aparejado un coste de reparación. A esto hay que sumar lo que cuesta la recogida ya que requiere de operarios, camiones de desatoro, camiones pluma para la extracción, gastos de electricidad o incluso arreglos de bombas”, ha mencionado Peña quien también se ha referido a los perjuicios que causan los detergentes “cuando se abusa del lavado a mano” o de los vertidos de aceite y otros líquidos por el fregadero“.

“No debemos dejar el grifo abierto mientras que lavamos los platos, las manos o la cara. Tampoco es sensato llenar la bañera o poner una lavadora a medias o regar los jardines sin control. Son medidas de sentido común y de compromiso con el medio ambiente. Todos tenemos que implicarnos en el uso racional del agua”, ha concluido.