Bonilla tendrá que dar cuentas en el Juzgado de las obras del Molino de las Monjas

El Fiscal considera que los hechos denunciados por IU “pueden ser constitutivos de presuntos delitos contra la administración pública”

Bonilla tendrá que dar cuentas en el Juzgado de las obras del Molino de las Monjas



El que fuera alcalde de Vélez-Málaga, Francisco Delgado Bonilla (PP) en la pasada legislatura, tendrá que dar cuenta en los juzgados de Vélez-Málaga de la operación llevada a cabo para la puesta en servicio de los pozos Molino de Las Monjas. Así lo determina la denuncia de la Fiscalía provincial ante el Juzgado de Instrucción Decano para que se abran diligencias “en averiguación de los hechos y presuntos responsables de los mismos”.

Las obras del Molino de las Monjas contratadas por Bonilla a la empresa Aqualia fueron denunciadas por el grupo municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Vélez-Málaga el pasado mes de enero. Desde entonces han venido siendo objeto de investigación penal por parte del Fiscal provincial que, tras las averiguaciones “estima que los hechos denunciados podrían ser constitutivos de presuntos delitos contra la administración pública”.

Este nuevo paso en la investigación corrobora la sospecha de Izquierda Unida de que el entramado en torno a las obras del Molino de las Monjas por parte de Bonilla van más allá de la peculiar manera de gestionar del anterior alcalde del PP acercándose peligrosamente a la calificación de presunta ilegalidad, como así lo evidencia la determinación de la Fiscalía para continuar con las investigaciones.

La falta de transparencia de la concesionaria y la gestión del suministro que realiza está siendo objeto constante de vigilancia y control por parte de esta formación política en el Ayuntamiento de Vélez-Málaga. Por este motivo, no puede por más que acusar de cinismo político las propuestas presentadas por Bonilla en el último pleno en el que pretendía que se aprobaran nuevas obras para la empresa concesionaria en base a unas mejoras de las infraestructuras que durante sus años de mandato no fueron prioridad.

Ni las amenazas de inundaciones, ni la necesidad de sustituir las tuberías de fibrocemento, ni la mejora de infraestructuras para evitar los cortes de suministros a zonas del municipio fueron de interés ni prioridad para el PP ni su alcalde Bonilla durante sus cuatro años de mayoría absoluta. Sí lo fue, sin embargo y, contra todo pronóstico incluso de los técnicos municipales, la costosa tubería del Molino de Las Monjas.

El 9 de junio de 2015, el entonces alcalde en funciones, Francisco Delgado Bonilla (PP), a sólo unos días de abandonar la Alcaldía, dictó una resolución para incorporar directamente a la red de suministro de la ciudad el agua de los pozos del Molino de las Monja. Un agua que pasaría sin potabilizar a través de una tubería construida desde ese acuífero hasta los depósitos evitando el paso por la potabilizadora con el fin de ahorrarse el coste que supone su paso por la planta que controla y gestiona la empresa pública de agua Axaragua.

Una obra innecesaria, pues ya existe una tubería desde el Molino de las Monjas hasta la depuradora, realizada en 2008 bajo el decreto de sequía, para usar este agua en caso de emergencia.

La decisión de incorporar este recurso sin que hubiese emergencia en ese momento; la construcción de una nueva tubería bajo la apariencia de obras de renovación o mejora; la adjudicación directa de las obras a Aqualia por un importe que ha superado el millón de euros; y, por último y no menos grave, el hecho de que el ahorro, más de 250.000 euros, por el agua que de los pozos se suministra sin pasar por la potabilizadora, redundara en beneficio de la empresa y no en ahorro de los consumidores son las causas denunciadas por Izquierda Unida y, desde el pasado 27 de junio por el Fiscal que, tal y como informamos, traslada al Juzgado la apertura de diligencias previas de averiguación por presunto delito contra la Administración Pública.