El centro budista de Karma Guen, en Vélez-Málaga, cumple tres décadas

El centro budista de Karma Guen, en Vélez-Málaga, cumple tres décadas



En estas fechas se cumplen 30 años de este centro budista en la Axarquía, que para muchos es el gran desconocido. Este pasado fin de semana se inauguró el centro de traducción de textos, la escuela de pintura, el museo tibetano y la biblioteca, que contiene más de 5.000 textos originales. El alcalde veleño, Antonio Moreno Ferrer, asistió invitado al acto junto a Thaye Dorje y Pedro Gómez sus iniciadores, que compraron en 1981 los terrenos de la cortijada donde se encuentra actualmente el centro, en la conocida Aldea Alta. Y desde esa fecha el sueño de Karma Guen se fue haciendo realidad y creciendo en visitantes.

En las últimas semanas más de 3.500 personas, de 62 países, se han alojado en el centro budista, en tiendas de campaña, para participar en los actos de celebración del 30.º aniversario del Karma Guen.

En la actualidad es un centro de referencia de la cultura tibetana a nivel mundial. Tanto es así que es frecuente la visita de Trinley Thaye Dorje, su Santidad el 17.º Gyalwa Karmapa, el jefe supremo del linaje Karma Kagyu del budismo tibetano. La última visita ha tenido lugar este mes, para conmemorar las primeras tres décadas del centro budista veleño.

xxxx 7427513194_37fed519c4_b

El edificio en si es una ofrenda al actual Karmapa Thaye Dorje, considerado la reencarnación del 16.º Karmapa, quien murió en 1981. Sólo su construcción supuso una inversión de 800.000 euros.

Precisamente la Estupa de Kalachakra es una de las más simbólicos y espectaculares,  fue inaugurada en 1994, edificada bajo la dirección del gran lama Lopon Tsechu Rinpoche. Fue la primera de su clase en Occidente. A ella acuden cada vez más budistas para realizar sus peticiones. Junta a la estupa existen dos pequeñas cuevas, donde la gente se encierra durante días para meditar y vivir experiencias espirituales