Cerrado el patio de Infantil del CEIP de Almayate al presentar 15 niños picaduras de pulgas y garrapatas 

Cerrado el patio de Infantil del CEIP de Almayate al presentar 15 niños picaduras de pulgas y garrapatas 



La dirección del Colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Juan Paniagua de Almayate, en el municipio de Vélez-Málaga, en coordinación con la Delegación Territorial de Educación de la Junta, han acordado, de manera preventiva, la clausura para lo que queda de curso del patio de Infantil después de que una quincena de niños presentaran picaduras de pulgas y garrapatas.
De todos modos, desde la Delegación Territorial de Educación han incidido en que se trata de una medida preventiva, ya que, tras las correspondientes inspecciones, no se ha detectado ninguna plaga en el centro.
Así, los alumnos de Infantil utilizarán el otro patio hasta final de curso, lo que “no perjudica en absoluto la rutina académica del colegio”, tal y como han precisado a Europa Press desde la Delegación de Educación.
Igualmente, han destacado la “diligencia” y “rapidez” con la que actuaron tanto la dirección del centro como la Tenencia de Alcaldía y el Ayuntamiento de Vélez-Málaga.
“En todo momento han velado y trabajado por mantener y garantizar unas condiciones óptimas para los alumnos del centro”, han expuesto. Así, han especificado que, “cuando la dirección tuvo constancia del tema, llamó de manera inmediata a los Servicios Operativos del Ayuntamiento, que actuaron rápidamente”.
INSPECCIONES
Los Servicios Operativos fumigaron la franja colindante al colegio y realizaron hasta cuatro inspecciones oculares en el interior, no detectando presencia de parásitos. Por tanto, tal y como han concluido, “no hay evidencia de que las picaduras se hayan producido en el CEIP”. El patio en cuestión linda con un parque infantil municipal al que los vecinos llevan a sus perros.
Según las fuentes citadas, la dirección y los técnicos del Ayuntamiento han mantenido varias reuniones con los padres del alumnado, explicándoles las actuaciones llevadas a cabo y atendiendo sus demandas.
El primer caso surgió hace dos semanas cuando una niña, después de regresar del colegio, tuvo que ser atendida en el Hospital Comarcal de la Axarquía al presentar una picadura de garrapata. En los días posteriores unos 15 menores volvieron a sus casas con picotazos de pulgas en las piernas.