Cine: Glass sigue al frente en la taquilla norteamericana

Muchas expectativas había creado esta película,  que al final no va  a pasar a la historia de la filmografía de su director.

Desde luego el mérito de afrontar un proyecto tan osado, hay que dárselo de partida a M. Night Shyamalan, que en un solo film conjuga las secuelas de dos títulos muy distantes en el tiempo: El Protegido (2000)  y Múltiple (2016).
El resultado, sin llegar a la altura de estos, se puede calificar de correcto, quedando sensiblemente por debajo de las expectativas creadas. Mantiene bien el tono de suspense durante todo el metraje, sin embargo no acaba de redondear el relato.
Acostumbrados a los desenlaces sorprendentes y brillantes que han caracterizado sus obras anteriores, con mención especial a El Sexto Sentido (1999) aquí se muestra nuevamente imprevisible, pero bastante menos eficaz a la hora del cierre.

TRAILER

El ocurrente nexo de unión entre ambas películas se sustenta en argumentos ya adelantados en la primera de ellas, y que ahora acentúan su relevancia: las aparentes vinculaciones de los protagonistas con superhéroes de cómics, de forma que la propia historia parece extraída de una novela gráfica.
David Dunn convertido en un justiciero urbano, apodado el protector,  el maquiavélico Elijah  Price (cristal) postrado en una silla de ruedas y el psicópata asesino, Kevin Wendell Crumb, que exterioriza diferentes personalidades, han sido reclutados en un hospital para enfermos mentales. Allí la doctora Staple les somete a terapia y trata de convencerles de que no poseen poderes sobrenaturales. sino que padecen distintos delirios. Mantener a estos  tres tipos dentro del mismo recinto supone indudablemente una temeridad cuyos riesgos nadie ha evaluado.
Sus intensos y movidos preámbulos enganchan  e invitan a aguardar lo mejor, no obstante, sufre un ligero receso al trasladarse al centro psiquiátrico. Además, en el desarrollo narrativo se aprecia situaciones absolutamente inverosímiles, y no tanto derivadas de la peculiar naturaleza de los personajes centrales, como de la manera incoherente en que se producen.
Pese a ello, sostiene la tensión con recursos que hacen pensar que la acción va a dispararse en cualquier momento.  Y es alcanzar el ansiado clímax, con detalles completamente inesperados, cuando se echa en falta un golpe de efecto maestro de mayor impacto. Nada cabe reprochar a los solventes interpretaciones. y el guión no descuida tampoco a los respectivos secundarios.
Muchas expectativas había creado esta película,  que al final no va  a pasar a la historia de la filmografía de su director,  a ver si en la próxima  hay más suerte.
Comentarios
Cargando...
error: Contenido protegido

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar