El Clínicas Rincón desprende ilusión por los cuatro costados

El Clínicas Rincón desprende ilusión por los cuatro costados



No es fácil hacer una temporada como la que se ha hecho, pero el Instituto de Fertilidad Clínicas Rincón ha vuelto a demostrar una vez más que es un equipo que está hecho de otra pasta. Atrás queda una temporada regular donde el objetivo marcado de la permanencia se cumplió una semana antes del final de la liga, pero con buenas sensaciones de cara a lo que viene ahora. Con el equipo en el Play Off por el ascenso a LEB Oro, los jóvenes del club vinculado a Unicaja desprenden un positivismo y una confianza que les hace ser un rival muy peligroso en los cuartos de final.

El viaje de vuelta de Pontevedra fue de los mejores de la temporada. Muchos kilómetros de distancia entre Marín y Málaga, pero con la sensación del trabajo bien hecho siempre se viaja mejor. Las caras de los jugadores denotaban tras el pitido final del árbitro que el camino no había sido nada fácil, pero sí muy enriquecedor y sobretodo, satisfactorio. “Nunca es fácil venir a la pista del líder a jugarte un Play Off. El panorama todos lo pintaban muy feo por lo que suponía el partido tanto para ellos como para nosotros, pero supimos estar a la altura de lo que nos da este club al que pertenecemos y conseguimos el objetivo”. Quien habla es el veterano del equipo, Carlos de Cobos, que no dudó una tarde más en echarse el equipo a las espaldas. 18 puntos, 9 rebotes, 4 asistencias, 21 de valoración… Pero él siempre modesto. “Me salió un buen partido, pero lo importante era ganar. Marin hizo un partido duro, durísimo, a pesar de que no se jugaban nada. Estaban ante su afición, con la entrega de la copa de campeones… Nadie había ganado allí antes y querían terminar invictos. Nosotros sabíamos cuales eran nuestras opciones y fuimos a por ellas. Solamente teníamos que hacer el trabajo que hicimos en la primera vuelta cuando le ganamos en casa. Lo que nos viene ahora hay que afrontarlo con ilusión”. La confianza de la que siempre habla Paco Aurioles en las previas y en las ruedas de prensa apareció el día más indicado.

Lo que viene por delante, que dice Carlinhos, es para disfrutarlo, claro está, pero con las vistas puestas en unas semifinales a la que se ven capaces de acceder todos y cada uno de los miembros de la plantilla del Clínicas Rincón. Las voces en el vestuario hablan de tener opciones, de confiar en las posibilidades del equipo y sobretodo, de creer en lo que se hace y tener “garra y corazón. Hemos demostrado que podemos pelear y ganar a los mejores de la liga. A nadie se le pasó por la cabeza el descender y todos pensábamos cada día en que el Play Off era posible. Ahora que lo tenemos no vamos a dejar escapar la oportunidad de pelearlo hasta el final”. Romaric Belemene es uno de los que más expresa su estado de ánimo. Carcajadas, bromas a sus compañeros… Ha sido un líder durante toda la temporada y sus aportaciones han servido en muchos casos para ganar partidos que estaban más que difíciles. En Play Off volverá a dar un paso al frente.

SAMMIC espera esta semana en un doble enfrentamiento que se alargará hasta el sábado en Torremolinos. Antes se tendrá que jugar en Azpeitia, Guipúzcoa, donde los de Iker Bueno ya ganaron a los malagueños en liga regular. Dos partidos muy duros son los que se esperan en una eliminatoria que se antoja igualada. Así lo piensan Carlos Corts y Juanpe Jiménez, quienes tienen confianza en el equipo. “Estamos más que unidos, este ha sido el paso definitivo que nos faltaba para terminar de creer en nosotros. Queremos que esto empiece ya y demostrar que podemos hacerlo. Tenemos esa espina clavada de los dos partidos de liga”. Juanpe Jiménez sigue la línea del granadino. “¿Por qué no creer en ganar? Hemos ganado a los grandes de la liga y los que no hemos podido ganar se han competido hasta el final. La dinámica es buenísima y eso se va a notar. SAMMIC va a tener que controlar mucho sus nervios y la presión que tienen”.

Otro de los nombres propios en este sprint final de locos para el Clínicas Rincón es Cristian Uta. Tras la baja de Viny Okouo, ascendido a todos los efectos a Unicaja, y sus continuas apariciones en los entrenamientos y partidos del primer equipo alternando con el vinculado, el pívot rumano se ha emergido como un seguro de vida bajo los tableros. Sus exhibiciones bien han valido un Play Off. “He terminado bien la temporada, pero no quiero mirar mis números y sí los del equipo. Hemos entrado en Play Off ganando a Óbila y Marín, dos de los equipos de la parte alta de la tabla y eso habla del crecimiento que hemos tenido. Torremolinos tiene que ser un hervidero, un infierno para los que jueguen contra el Clínicas. La afición va a estar seguro porque nunca nos han dejado solos”. Cerca tiene a Kenan Karahodzic, que apuntilla “vamos a ganar, queremos ganar. Tenemos una confianza tremenda y no vamos a parar de luchar hasta conseguirlo. Esto es el Clínicas Rincón y los que deben tener respeto son ellos. Nosotros no sabemos lo que es el miedo, somos muy jóvenes para ello, vamos con confianza y sabiendo que si hacemos lo que sabemos vamos a tener nuestras opciones”.

El cuerpo técnico tiene entre manos la ilusión de un equipo, de un club y de parte de la ciudad, que se volcó en las redes sociales con las jóvenes promesas de nuestro baloncesto nada más conocerse la victoria en Marín. Ahora se espera que ese ciber-apoyo se traslade a la pista y tras el primer partido en Azpeitia, el fin de semana se llene el San Miguel para, por qué no, celebrar el pase a las semifinales. Es el momento del Clínicas Rincón, y qué mejor momento que este para empezar el que se ha denominado el ‘Play Off de la ilusión’.