El Clínicas Rincón se deja el primer triunfo de la eliminatoria en un mal inicio (77-72)

El Clínicas Rincón se deja el primer triunfo de la eliminatoria en un mal inicio (77-72)



Derrota del Instituto de Fertilidad Clínicas Rincón en el Polideportivo Municipal de Azpeitia tras caer por 77-72 en el primer partido de la eliminatoria ante SAMMIC ISB. Los malagueños acusaron su mal inicio y acabaron hincando la rodilla después de tener que remontar hasta 18 puntos de desventaja.

Con mucho acierto anotador empezó SAMMIC, que en los primeros minutos de encuentro empezó a marcar una línea peligrosa de más de diez puntos. Si en el minuto cuatro el marcador era de 11-4, tres minutos más tarde se caía por 18-4, con el juego interior dominado por Semple y el Clínicas sin poder hacer bien su juego. Los tiros no entraban y eso lo aprovechaban los vascos para ir cogiendo aún más ventaja si se podía, llegándose al segundo cuarto con 28-15 tras un momento de acierto de Romaric y Kenan.

No empezaron bien las cosas en el segundo acto. Azpeitia anotó la primera que tuvo y se colocó con 15 puntos de ventaja (30-15). Mucho tenía que cambiar el panorama para los de Aurioles, que acusaban los nervios en cada ataque y en defensa no estaban todo lo finos que requerían las situaciones planteadas por SAMMIC. Una canasta de Marcius hacía encender las alertas en el banco malagueño, que ya se veía rozando la veintena de puntos atrás y sin haberse dado cuenta. Si no fallaban los de Bueno poco se podía hacer (36-18). Empezó entonces a mejorar su juego el Clínicas Rincón, con Carlos de Cobos dirigiendo el equipo con solidez y asistiendo en varias ocasiones a sus compañeros. Pepe Rodríguez sacó su calidad exterior y con dos triples casi seguidos daba un respiro al equipo, que conseguía meterse poco a poco en el encuentro con más lucha que acierto. Así, las cosas no iban tan mal al descanso, cuando podía haber sido algo peor (43-32).

Sacó todo su repertorio el equipo malagueño, que por fin iba mostrándose sólido en los rebotes y eso le permitía correr y hacer daño a su rival. Se bajó la renta de los 10 puntos psicológicos y los locales empezaron a no tener claras las situaciones que se encontraban. Anotaba una Romaric, le seguía otra canasta de Cobos y el marcador no dejaba muy claro quien sería el ganador del partido.  Cuando mejor estaba el Clínicas, que se llegó a colocar a 7 puntos (55-48), un triple sobre la bocina de posesión volvía a dejar la diferencia en 10 puntos (58-48), pero por lo menos las cosas iban saliendo según el guión marcado por Paco Aurioles. El 61-50 del tercer cuarto daba más vida a los malagueños que a los vascos.

El último cuarto era el de jugar a vida o muerte. Diez minutos donde a los dos equipo se les iba la vida. A los locales porque no podían perder el factor cancha, y a los visitantes porque una victoria le daba la ventaja de poder sentenciar en Torremolinos. No se amilanó el Clínicas, que tiró de nuevo del acierto de Romaric desde la línea de 6,75 y del dominio en el rebote. No anotaba bajo el aro, pero sí desde lejos y eso ponía nervioso al personal. Rubén Gutiérrez sacó también su metralleta y anotó un triple que hacia respirar a la grada (73-62) pero desde ese momento el dominio fue del Clínicas. Lo intentó de todas las maneras posibles, conseguía anotar, pero los tiros libres terminaron por dar la primera victoria de la eliminatoria de a SAMMIC. No fallaron los vascos desde el tiro de personal, y el 77-72 fue el resultado final de un partido que si hubiera tenido otra historia en el primer cuarto quizá el resultado final hubiera sido distinto.