Cómo evitar que se nos ‘atraganten’ las comidas navideñas

Año tras año, diciembre tras diciembre, las reuniones de amigos o comidas familiares se convierten en una especie de rutina diaria que, más allá del obvio componente social, hacen que cambiemos u olvidemos por unos días los hábitos más saludables: comemos y bebemos más de la cuenta, trasnochamos, reducimos nuestro ejercicio físico… Según diversos estudios, los españoles solemos ganar entre 2 y 5 kilos durante las navidades, siendo especialmente significativo el aumento de peso en el caso de los hombres (4,3 kg) respecto a las mujeres (1,8 kg).

En lo que a nuestra alimentación se refiere, la clave está en comer de todo, pero siempre con moderación, escogiendo bien las opciones saludables que nos ayuden a equilibrar. ¿Y de qué opciones estamos hablando? El doctor Rida Nagib Raya, endocrino del Hospital Vithas Parque San Antonio, nos da unas sencillas pautas o consejos para que tanto nuestra mente como nuestro cuerpo disfruten al máximo de estas fechas navideñas.

  1. Cinco comidas y adiós al picoteo entre horas.

Desayuno, almuerzo a media mañana, comida, merienda y cena. «Los expertos siempre recomendamos la rutina alimenticia de 5 comidas diarias porque evita dejar pasar mucho tiempo entre comidas y que cuando llegue la siguiente nos empachemos debido a la ansiedad» afirma el facultativo. Dicho consejo se hace especialmente relevante en estas fechas navideñas ya que, de esta manera, prevendremos el picoteo entre horas y su consiguiente desajuste en nuestro organismo. 

  1. Sea festivo o no… las frutas y verduras siempre en la mesa.

Durante los días no festivos debemos equilibrar los excesos realizados con frutas y verduras, así como alimentos ricos en hidratos de carbono ya que su fibra regula el tránsito intestinal y controla los niveles de colesterol.

Además, las frutas son una exquisita alternativa para endulzar nuestros postres y reducir esos dulces que, como ya sabemos, están cargados de azúcares y grasas malas. Si dispones de tiempo suficiente, trata de elaborar tus postres en casa, con ingredientes naturales y una buena receta a base de alimentos sanos.

  1. Dulce Navidad… pero con moderación.

En la línea de lo dicho anteriormente, los turrones, mazapanes, polvorones y bombones son una dulce y calórica tentación por lo que lo más recomendable es no tomarlos o hacerlo de forma esporádica. Para ello, un buen truco es no tenerlos en la mesa continuamente y, en caso de sacarlos a la mesa, que sea al final cuando apenas tengamos hambre y compartirlos con el resto de comensales dividiendo así las calorías.

  1. Cocina de manera saludable: al vapor, al horno o a la plancha.

«Los estilos de cocción también son importantes» recuerda el doctor Nagib. En la medida de lo posible, debemos elegir platos preparados al vapor, plancha u horno, con poco aceite. De igual forma, debemos disminuir los platos con grasas saturadas (carnes, embutidos y productos de pastelería) y optar por el aceite de oliva y el pescado azul.

  1. Controla la cantidad de sal.

A más comida, más cantidad de sal. Esta simple regla puede conllevarnos problemas como la retención de líquidos o el aumento del riesgo de hipertensión. Si queremos que nuestras comidas navideñas sean un poco más saludables, podemos optar por sustituir la sal por especias o hierbas aromáticas, e incluso vegetales como el apio.

  1. Regule el consumo con el alcohol. Calidad antes que cantidad

Ya sea por cuestiones culturales o por el mero hecho de aderezar comidas tan especiales como las que tienen lugar durante estas fechas, el cava, los vinos o licores ocupan un espacio importante en nuestras mesas. Pero abusar del alcohol puede provocarnos a corto plazo la temida resaca, así como importantes problemas hepáticos, además de que supone una ingesta de calorías vacías e inútiles. Lo ideal es no tomar nada de alcohol, pero si se hace que sea una única copa y es mejor apostar por vinos ecológicos.

  1. Navidad y ejercicio, una gran combinación.

Practicar ejercicio a diario puede contrarrestar los efectos perjudiciales que tanto la inactividad como los excesos de comida y bebida tan comunes en estas fechas tienen a corto plazo sobre la salud.  «Esto no significa que tengamos que estar cuatro horas en el gimnasio para poder cenar a gusto, sino hacer pequeños gestos que nos ayuden a mantener el peso y a quemar lo que no necesitamos» concluye el endocrino del hospital Vithas Parque San Antonio.

  1. No te olvides del agua y tenla siempre cerca.

El agua tiene múltiples propiedades y entre ellas está la de facilitar el tránsito intestinal e hidratar nuestro organismo. Por esta razón, durante estas navidades podemos optar por infusiones sin azúcar y sopas, evitando así los refrescos azucarados y gaseosos.

Comentarios
Cargando...
error: Contenido protegido

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar