Con Santana, la música en estado más puro siempre gana

0 49

Isabel López/Billboard Andalucía

Santana con más de 100 millones de discos vendidos y con 11 premios Grammy en su haber, poco tiene que demostrar ante cualquier escenario que se le presente. Donde toca como en casa y es recibido de la mejor manera siempre, especialmente por un público que demanda conciertos de esta general clase y de músicos de talento.

A sus 71 años recién cumplidos esta leyenda del rock, con tablas desde donde no se ha bajado desde su mítica actuación en el magno festival de Woodstock de 1969, acudió a la cita del Marenostrum Music Castle Park de Fuengirola presentando su gira «Divination».

Un concierto al que tuvo de teloneros a Tabletom y que como era de esperar deleitó a todos con un repertorio exquisito de rock, soul, funk, blues, jazz y mucho ritmo latino.
Este mítico guitarrista, uno de los 10 mejores de la historia de la música estuvo, entre otros miembros de su banda, acompañado en el escenario por su mujer Cindy Blackman (habitual en los discos de Lenny Kravitz) a la batería, y con una fiesta de energía y amor fraternal como en varios momentos quiso trasladar.
Puntual a la cita de las 23.00 horas, empezaron a sonar temas como ‘A Love Supreme’, original de Coltrane, o con ‘Black Magic Woman’ donde hizo viajar a su época psicodélica pero no menos exitosa.Temas que fueron pasando con un público con ganas de oír, bailar y ver tocar su guitarra, entre los sones de ‘Oye cómo va’ o ‘Evil ways’.

Santana también tuvo guiños especiales en algunos ‘riffs’ reconocidísimos y con versiones extendidas de temas básicos en la historia del rock latino como ‘Corazón espinado’, ‘María, María’, o ‘Smooth’ que llegó por partida doble, primero instrumental y luego de forma cantada.

Entre los homenajes que sonaron, pudimos identificar trazos de los Beatles, los Rolling Stones, The Doors, Nirvana, Bob Marley y canciones improvisadas como ‘Granada’ o el también clásico de Police ‘Roxanne’ en el que le acompañó en el sólo uno de sus músicos.

Sin duda un concierto memorable donde la espiritualidad y la solidaridad hacia el prójimo, tan presentes en el movimiento hippie de los 60, fueron sus mejores elementos para envolver junto a su música al claro activismo social y de diversión. Larga vida Carlos Santana.

Comentarios
Cargando...
error: Contenido protegido

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar