El Clínicas Rincón lo intenta todo hasta el final, pero se ve superado por el Araberri

El Clínicas Rincón lo intenta todo hasta el final, pero se ve superado por el Araberri



No pudo conseguir la victoria el Instituto de Fertilidad Clínicas Rincón en un nuevo partido en Torremolinos tras caer por once puntos ante el Araberri de Vitoria (63-74). Los malagueños entraron tarde al partido y tuvieron que ir remolque durante los 40 minutos, acusando al final el desgaste físico de la remontada ante un equipo que tiró de sus jugadores interiores para llevarse el gato al agua.

El partido tenía todo su atractivo desde el principio. Dos equipos igualados prácticamente en la clasificación, separados por una victoria y queriendo demostrar que ambos van a dar guerra en esta competición a todo el que se la ponga por delante. No le fueron bien las cosas al Clínicas Rincón, que desde el primer instante de partido no supo parar las embestidas de Tyron Lattibeaudiere. El pívot campó a sus anchas sin oposición alguna, sin que los jugadores ‘grandes’ del equipo malagueño pudieran hacer algo contra él. No solo comandó el primer parcial de 0-10 a favor de Araberri, sino que en rebotes e intimidación era un tormento. La primera canasta del Clínicas no llegó hasta el minuto cinco, cuando Kenan Karahodzic, en una jugada de garra y coraje buscó espacio debajo de aro para anotar a placer y romper el hielo en el electrónico. Con el marcador inaugurado parecía que despertaban los de Aurioles. Morayo Soluade la clavaba desde más allá de 6,75 y Romaric se colgaba del aro ante la vista de Joan Plaza para poner el 9-12 a falta de poco más de tres minuto para el final del primer periodo. Lattibeaudiere seguía jugando sus ventajas ante sus defensores, para asistir a sus compañeros cuando no tenía canasta clara. Así, un tiro del jugador jamaicano cerraba el primer acto con 11-18 para Araberri.

Derrotaaraberri

Igual que terminó el primer cuarto comenzó el segundo. Lattibeaudiere la clavaba nada más salir ante la inoperante defensa malagueña, que se quedó un tanto dormida en la primera jugada que tenía que defender. Intentaba animar a sus chicos Aurioles, pero parecía que no era el día. Romaric anotaba con facilidad pero sufría en defensa, al igual que un Kenan Karahodzic que se cargó muy pronto de faltas. Así, una nueva canasta del interior nacido en Jamaica ponía la máxima en 15-28, diferencia que rápidamente se encargaba Juanpe Jiménez de reducir con una bandeja (19-30). Cuando se llegaba al ecuador del periodo el partido se trabó en defensa, con ambos equipos cometiendo muchas personales y forzando los tiros desde la personal. Los tiros libres no beneficiaban ni a unos ni a otros, porque los errores se sucedían, pero quien más se aprovechó de ello fueron los visitantes, que a base de parar el partido y aprovechar los errores del Clínicas se fue al descanso con la clara ventaja de 27-42 con Lattibeaudiere como estrella con 13 puntos, 8 rebotes y 20 de valoración.

El inicio del tercer cuarto le sentó bien al Clínicas, que se apoyó en Viny Okouo para intentar la remontada. El verdadero carácter del equipo apareció cuando más complicado parecía. Aunque las rentas siempre favorecían a los vascos, es verdad que la imagen del equipo  y que se veía más claridad y confianza en el juego. Okouo se emergió como la figura con 10 puntos y dominando todo lo que se le ponía por delante. Una canasta de Carlos Corts reducía a 8 la distancia (45-53) y el equipo se lo creyó. Sacaron sus armas, pelearon de tú a tú contra un equipo repleto de jugadores que bien podrían estar jugando en LEB Oro y a base de acierto desde el exterior volvió a meterse en la pelea. Primero fue Carlos Corts y luego Pepe Rodríguez sobre la bocina los que cerraron un tercer cuarto de ensueño con un parcial de 26-14 que dejaba el partido en el aire (53-56).

Las inercias estaban invertidas o eso era lo que parecía. Araberri volvía a cimentar su juego en la dupla Hart-Lattibeaudiere y salió a ganar el partido con un 0-4 que complicaba el asunto después de que los locales no anotaran dos posesiones consecutivas (53-60). Fue Carlinhos quien seguía tirando del equipo con una bandeja espectacular superando a su defensor (55-60), pero se la contestó Malmanis a la siguiente para seguir con la distancia de siete puntos a falta de cinco minutos. Los nervios comenzaban a pasar factura no solo al Clínicas Rincón, sino también a un Araberri que le veía las orejas al lobo cuando no conseguía anotar. Así, tres pérdidas de balón hicieron que el panorama volviera a ensombrecerse cuando más claro estaba y Lattibeaudiere no perdonó en cuanto la tuvo. Una canasta suya supuso el 57-66 y asestó un golpe bajo al equipo de Aurioles, que a pesar de ello se supo reponer y sacó fuerzas de donde apenas quedaban. Así, al igual que en el tercer cuarto, el tiro exterior daba oxígeno y con Romaric y Mo Soluade anotando dos tiros exteriores consecutivos el marcador reflejaba un ilusionante 63-68 a falta de dos minutos para el final.

Pero los errores en los tiros y en las pérdidas de balón terminaron de quitar las ilusiones de victoria al Clínicas Rincón, que se tuvo que conformar con ver como Levesque seguía anotando canastas aprovechando su físico y dominando el rebote cuando no le entraban los tiros. El partido entró en su recta final con todo decidido prácticamente, con los tiros libres de rigor encima de la mesa tras las faltas rápidas que los malagueños tuvieron que hacer y con un marcador que se llevó finalmente Araberri por 63-74 aprovechando muy bien su experiencia y sobretodo su físico debajo de los tableros.