El pregón de Rubén Portillo tocó todos los palos y elementos del sentimiento fiestero

50

Gran pregón el ofrecido en la noche de este martes por Rubén Portillo Ponce y que abre las puertas a la Feria de Vélez-Málaga, la Feria grande de la capital de la Axarquía y que cumple su 176 edición. Para aquellos que no pudieron estar presentes en la abarrotada Plaza del Carmen, os ofrecemos el texto completo del pregón, que toca momentos muy especiales de este joven enamorado del flamenco, maestro de la guitarra y enamorado de su pueblo.

Pregonero que fue presentado por su tío, José Antonio Ponce Fernández en un escenario con la figura obligada de la estátua de Juan Breva y en el fondo la imagen de la guitarra, su guitarra compañera de tantos viajes por el mundo.

El Pregón

Veleñas y veleños, buenas noches !!! Axarqueñas y axarqueños, buenas noches !!
Ciudadanos del mundo, familiares, amigos, autoridades. Buenas noches!! Jamás en mi vida se me pasó por la cabeza que la ciudad que me vio nacer y crecer me eligiera para pregonar sus fiestas de San Miguel. Quizás porque no encajo en el perfil del arquetipo veleño, quien me conoce bien lo sabe.

Para mi es una lección que recibo de mi pueblo. No os han importado mis ideas o mis creencias respecto a algunos temas, si no que ha priorizado el amor y el respeto que nos tenemos uno al otro. Así que os agradezco de todo corazón, pueblo de Vélez-Málaga, esta oportunidad de hermanarme con vosotros. Así que, Muchísimas gracias!!

Y como es de bien nacidos ser agradecidos, gracias Sergio Hijano, concejal de fiestas, y Antonio Moreno Ferrer, alcalde, por liderar este nombramiento. Aunque lleve unos meses con muchos nervios, sin pegar ojo y recibiendo “demasiados” consejos, la verdad… Pero para mi es un auténtico orgullo y honor estar aquí esta noche, lo digo de todo corazón y os doy las gracias.

Cuando iba a empezar a escribir este pregón, me preguntaba qué temas comunes podíamos tratar, como mantener una conversación sincera con mi pueblo, buscando algo que nos uniera como un pegamento, que nos fusionara como un hierro fundido, que nos abrazara, como me abraza mi abuela cuando me ve o que nos conmoviera como aquel primer beso que nunca se olvida … no era tarea fácil, ya que como he dicho anteriormente no soy el típico veleño de libro.
Y buscando y arañando, como hacen los buenos flamencos, Se me ocurrió utilizar un elemento vertebrador, “los elementos de la Tierra”.
Tierra, aire, fuego y agua. No como algo propio de la metafísica, del tarot o las supersticiones, sino más bien bebiendo de lo poético o lo filosófico.
Desde los filósofos presocráticos, hace unos 2500 años, se ha venido utilizando estos elementos para dar una visión del mundo en el que vivimos.
Yo quiero utilizarlos para que esta noche, nosotros nos hermanemos. Empecemos por el elemento “Tierra”.

La base, el origen, lo compacto, lo de adentro, la raíz, el núcleo … Nací en el Hospital Comarcal de la Axarquía, me crié en la Calle Axarquía, mi padre de Almáchar, Axarquía, y mi madre de El Borge, Axarquía, yo de Vélez, capital de la Axarquía. Pues ese es mi primer sentimiento esta noche, me siento un axarqueño pleno.
La vida me situó en ese triángulo bendito, esa trinidad, que es Vélez, Almáchar y El Borge. Y Quiero hablar de ello. Empiezo por Vélez. ¿¿Como no me voy a sentir veleño?? Si jugué toda mi infancia en el Paseo de Andalucía, si estudié en el Zona Norte, Almenara y Reyes Católicos. Empecé a tocar la guitarra, con 12 años, en la Peña flamenca Niño de Vélez con mi primer maestro, el veleño Paco Bendo.

Toqué en dos murgas del carnaval veleño y en el antiguo coro de carnaval que tenía la Peña Axarquía. He acompañado a, prácticamente todos los cantaores y artistas veleños, y a casi todas las academias de baile flamenco, con sus cientos de alumnos, veleños también. El proyecto cultural que más ilusión me está creando en la vida, Flamenco abierto, tiene a Vélez como núcleo. Me tomo las tapas en la Gamba, los menús en el Rubio, las cervezas en la Calle Fina y nunca me pierdo los conciertos de rock de la noche de
Reyes. También me tomaba los cafés en el Niza. Mis mejores amigos sois de Vélez y alguna vez, he conseguido robarle un beso a alguna bella veleña. Y es que, en belleza, Vélez, tiene superávit, a si que: vivan las veleñas guapas!!!

Esta maravillosa ciudad, tiene un potencial enorme, con su historia, su patrimonio, su cultura, sus museos, sus artistas, su gente emprendedora y con buenas ideas … solo que a veces nos pasa algo, que nos miramos demasiado el ombligo … y claro, hay un cierto conservadurismo que no nos deja avanzar al ritmo que necesitamos. Confío que, entre todos, vayamos avanzando hacía un mundo que nos espera impaciente y que pondrá en su lugar a los cientos de personas, y en especial gente joven con talento que
tiene esta ciudad. En todas las disciplinas, deseosos de desarrollar sus habilidades. Los conozco a diario y pienso que no sabemos lo que tenemos.

No es una crítica, sino más bien un aliento a que confiemos mucho más en nosotros mismos, pero con una perspectiva más amplia, no desde la competitividad sino desde la colaboración, tendiéndonos la mano para
avanzar más fuerte y con más impulso.

Vélez-Málaga siempre ha sido una ciudad integradora y solidaria. Siempre acogió a los emigrantes axarqueños, en ese éxodo rural que buscaba mejores oportunidades en la capital, en la ciudad, y que no encontraba en su querido pueblo. Entre ellos parte de mi familia y amigos.
Ahora, en tiempos donde el rechazo al de fuera y la xenofobia aparecen como un terrible fantasma, me hace sentir más tranquilo, el pensar que la tierra donde nací siempre tuvo y tiene una mano tendida al que lo necesita.

Así que, quiero deciros que vuestra solidaridad es un ejemplo para mi. Después de mi querida ciudad, quiero avanzar en mi triángulo. Nos paramos en Almáchar, cuna del fresco Ajoblanco. AJO, picante como su sentido del humor y BLANCO como el alma de sus gentes. Siempre lo digo, las mayores “pechás” de reír me las he pegado en Almáchar. Además, Es uno de los pueblos más flamencos del mundo, siempre confiaron en mí, me apoyaron y me dieron el cariño y la confianza necesaria que un artista necesita para
desarrollarse. Os estaré enormemente agradecido toda mi vida. Gracias Almáchar.

De allí, era mi padre, Jose Luis Portillo. Murió, con 34 años, cuando yo tenía solo 8. Nunca llegué a tener una conversación cultural, bonita e interesante con él, debido a mi edad. Pero, a pesar de ello, siento cada día, que el está dentro de mi.
Era un utópico almachareño que pensaba que podía cambiar su pueblo con el conocimiento y cultura, sembró una semilla allí que ahora se traduce en uno de los pueblos con más actividad cultural de la región. El no tenía estudios pero era un intelectual. Lo conozco por sus escritos, su revista y sus amigos. Jamás le llegaré a la suela del zapato, no hace falta. Cada día lo admiro más y lo echo de menos.

Quiero cerrar mi triángulo axarqueño con El Borge, la Villa de la Pasa. Esas pasas dulces como el acento de su gente, y arrugadas como las manos que las trabajan duramente para conseguir, con su esfuerzo, uno de los manjares más artesanos y exquisitos de la humanidad. De pequeño pasé muchos veranos en El Borge, en el lagá (lo que viene siendo una casa de trabajo en el campo), viendo a mi abuelo vendimiar en aquellas laderas empinadas, a 45º en pleno agosto, cargando las uvas en el mulo para llevárselas a mi
abuela que esperaba en el toldo (o pasero) con un enorme sombrero, estilo mexicano, para tenderlas al sol y convertirlas en ese manjar exquisito que es la uva-pasa.

Yo allí era feliz, con mi primo, mi familia y sus gentes. Allí nunca me faltó una bonita palabra por parte de nadie. Tengo su acento grabado a fuego. Yo no era consciente por mi edad, pero la gente sabia que necesita ese cariño y me lo entregaba con una generosidad tremenda. Así que gracias El Borge, por vuestra sonrisa.

De allí, es mi madre. Ahí la tenéis, aunque su infinita belleza la hace parecer mi hermana y lo que es peor, que me hace parecer a mi mucho más mayor.
En fin, solo quiero decirte que te quiero, gracias por todo lo que has luchado y hecho por mi. (un beso)
Para cerrar el elemento Tierra, os presento a una hermana, que nunca tuve pero que me encontré por el camino. Tiene una voz que nace de los adentros, de la raíz … ella es Mamen Ruiz.


El segundo elemento de la naturaleza que quiero utilizar para que nuestra comunicación fluya, es el AIRE.
El amor, la sensibilidad, el arte, el pensamiento, la cultura, el conocimiento, el alma, la luz … esto para mi es intangible. Es aire, está en el aire.
Hay mucho de esto en Vélez, muchísimo, a veces se respira fácilmente y otras veces hay que rascar un poquito para encontrarlo porque los que desprenden esta luz, se esconden, para que nadie los vea, con toda su humildad. Pero hay mucho. Personas muy valiosas, muy sensibles, inteligentes, con alma.

No olvidemos que por estas calles paseó Cervantes antes de escribir el Quijote, María Zambrano empezó a pensar y Juan Breva cantaba su trino por malagueñas y abandolaos. Todo está en el aire, todo queda. Y tras ellos, cientos de compañeros de luz, sensibles, curiosos, que en un determinado lugar y momento hacen que se nos erice la piel, se nos salte una lágrima o se nos esboce una sonrisa.

La cultura, la poesía, la música, la danza, la escritura y el pincel. Imprescindibles para entender, a qué huele, el aire de Vélez-Málaga.

Para muestra un botón. Tengo un amigo veleño que escribe una poesía preciosa. Siempre está en el anonimato, su humildad es tremenda. Viene de buena y flamenca casta, él es mi amigo Miguel Cachele y me ha regalado la siguiente poesía.
Y como yo no sé recitarlo bien, me gustaría presentaros a otro amigo, un bohemio, un poeta, un “cuerdo”, una persona anónima y auténtica, uno de los mayores amantes de la poesía que he conocido. Es de los Pepones y es mi amigo el MAESTRILLO.

Tercer elemento de la naturaleza. El FUEGO.
Lo siento, no puedo ser imparcial, perdonadme. Para mi el fuego es el flamenco. Una llama viva, ardiente, que quema, que arrasa, que abrasa; calor, vida, muerte, pasión, amor …
Nacido en nuestra amada Andalucía, cruce de caminos de culturas, tierra de fatigas, de trabajo, de esfuerzo, de pena … y también de alegría, de juerga, de gracia, de vino, de arte … Aquí creció esta música que a muchos nos vuelve locos y que es capaz de atraparnos hasta convertirse en una forma de vivir, de sentir e incluso de amar.
Y os digo una cosa, Vélez es muy flamenco. Lo he ido descubriendo con el tiempo. Os quiero contar un poco mi experiencia.

Yo empecé, como dije anteriormente, con solo 12 añitos, mi abuelo Juan Zamora, uno de los socios fundadores de la Peña flamenca Niño de Vélez, me apuntó a unas clases de guitarra que daba allí Paco Bendo, un guitarrista veleño que tocaba las falsetas más puras de la historia. También llevaba el bar de la peña, así que entre vino y vino fuimos aprendiendo algunos palos. Era el más aficionado del mundo, a veces nos ponía documentales de flamenco que había grabado en VHS, duraban 4 horas, reconozco que alguna vez me quedé frito, pero hasta que no se acabara la cinta no se iba ni Dios. Y yo, allí estaba todas las tardes.

Después ya aprendería con Niño Chaparro, las bases, las técnicas y el acompañamiento de los palos flamencos mejor desarrollados.
Un día crucial, fue cuando me llama el bailaor veleño, y también pregonero, Antonio Guerra, tenía 17 años y un pavo de categoría. Me preguntó si sabía tocar al baile y le dije que no lo había hecho nunca, pero no me cerré ninguna puerta. Me citó en su academia, iba cagao, de los nervios, yo no sabía lo que iba a pasar. Llegué y me sentó en un taburete pequeño, de eso que tiene en su academia. -“Saca la guitarra”- y me pregunta “¿tu sabes tocar por bulerías?” le dije -“una mijilla”-. -“venga toca”- y me hice una falseta por bulerías. Cuando terminé dijo -“vale, guarda la guitarra. La semana que viene empezamos los ensayos nos vamos de gira por Alemania”-

Y hasta ahora!! Imaginaos que impulso. Gracias maestro, por enseñarme tanto y confiar siempre en mi, te estaré eternamente agradecido. Aprovecho esta mención para decir, que el alma de la afición del flamenco
de Vélez está en todas las academias de baile que aquí existen y sus alumnos, sois el pulmón del flamenco en esta ciudad, os necesitamos y os animo a seguir aprendiendo, avanzando y disfrutando de este arte tan
maravilloso que nos vuelve locos, MUCHO ÁNIMO!!.

Después, ya vinieron proyectos con los que seguir aprendiendo con otros compañeros de fuera de esta ciudad, muchos de ellos estáis aquí también esta noche, os mando un fuerte abrazo. También empezaron mis viajes con la música, por Canadá, la India, Camerún, República Dominicana, Azerbaiyan, Rusia, media Europa … algo que me hizo ser más abierto y tolerante dentro del mundo en el que vivo. En fin, el flamenco me ha enseñado mucho, me ha dado muchas satisfacciones y espero que me las siga dando.

Hace solo un año nace en mi cabeza Flamenco abierto, quizá el motivo por el que yo esté aquí esta noche. Un proyecto que nace de uno de los peores momentos de mi vida, sumido en el desamor, sin apenas trabajo, mal económicamente, sin ideas, sin futuro … hundido, o así lo veía yo.

Pero en esos momentos, es cuando el ser humano busca de donde no hay para renacer con más fuerza si cabe, como el Ave Fénix. Se me ocurrió darle la vuelta al flamenco en Vélez, revolucionarlo, crear espacios bonitos y auténticos, traer a los mejores artistas del momento, arriesgar, jugarse el cuello, hacer las cosas con mucho amor, con estilo, con mucho muchísimo trabajo … y obviamente yo no podía hacerlo solo, tenía a los mejores detrás apoyándome Cristóbal, Jessica, Ben, Arturo, Debora, Fernando, Andrés, Miguel Angel, Patricia … y todos vosotros que estabais ansiosos por sentir y disfrutar del flamenco de una manera distinta.

Ya vamos por unos 40 conciertos de primer nivel en un año y medio de flamenco abierto, os he visto llorar, reír y emocionaros con nuestra música y esa es mi verdadera recompensa. Gracias a todos los que habéis apoyado a Flamenco abierto.
Al tiempo, vendría el apoyo institucional. Tras llamar a varias puertas y no conseguir absolutamente nada, de pronto cuajaron algunas propuestas.
Un ciclo de flamenco de primer nivel en el Son del Rebalaje de Torre del Mar. Y en Vélez quisimos poner el foco de una vez por todas, en el arte declarado Patrimonio inmaterial de la Humanidad, el flamenco.

Cynthia García, concejala de cultura, apostó ciegamente por el proyecto que, desde Flamenco Abierto, presentamos para la celebración del centenario de la muerte del ilustre cantaor veleño Juan Breva. El denominado Año Juan Breva. Y entonces todos nos dimos cuenta de la gran afición y devoción que hay por este arte en esta ciudad.

Qué bonito fue ver a 500 personas bailar a la vez en esta plaza un abandolao durante el Flashmob Ciudad de Juan Breva, organizar el ya mítico Festival Juan Breva, Concierto de Aranjuez con la Banda Municipal de música, hacer un cómic sobre la vida de Juan Breva para los niños, conciertos didácticos en los colegios, el Festival fusión Acompasao en el Cerro (un ciclo de música alternativa ya referente en toda la provincia) … todo ha sido un rotundo éxito, lo que demuestra que esta ciudad está sedienta de cultura y flamenco.

Así que vamos a seguir luchando para que Vélez-Málaga se consolide como Ciudad del Flamenco. Quién me necesite, aquí tiene mi mano y mi corazón para luchar por ello.
Lo del Vélez flamenco, tiene su pasado, su historia, no es nuevo. Cuanto ha luchado la Peña flamenca Niño de Vélez por el flamenco !! Tantos años creando afición, con mucho esfuerzo, haciendo ciudad, haciendo escuela, montando festivales, trayendo a los mejores artistas de su momento como, El chocolate, La Paquera de Jerez, La Fernanda y la Bernarda de Utrera, Paco Toronjo, José Menese, Manuela Carrasco, Moraito, Vicente Amigo …

Toda una vida dedicada al flamenco por esta ciudad. Os debemos mucho !! Y qué decir de sus artistas. Quién no ha escuchado a Paco Cachele cantar por Manolo Caracol o a Antonio José Fernández por el Cabrero?? …

Después, Gitanillo de Vélez, ese gitano de voz afillá que nació en una cueva en Periana pero llevó el nombre de Vélez por grandes festivales del flamenco, a base de pellizcos en el alma y bocaos en el corazón. Hay muchísimos más artistas y compañeros que no me da tiempo de nombrar, y os pido que me perdonéis, pero sabed que soy imprescindibles para la historia y el futuro de esta ciudad.

Si nos vamos más atrás, José Beltrán Ortega, el Niño de Vélez nacido en 1906 aquí en Triana. Qué compartía cartel con los grandes de la época como Antonio Chacón, Vallejo, Niño Gloria, Manuel Torre o El Sevillano … Casi na !.
Será recordado en la historia por la creación de su malagueña personal “Caleta y el limonar” … aportando personalidad veleña al acervo cultural del flamenco.

Y por último, este señor que tengo aquí a mi lado. Don Antonio Ortega Escalona, JUAN BREVA. Fue una de las personalidades más importantes del flamenco. Nacido en la Cuesta de la Mora (Vélez-Málaga) a mediados del XIX, creador de estilos, de malagueñas y abandolaos (inspirandose en los verdiales), a veces se acompañaba así mismo con la guitarra, quedó ciego, cantó en el Café de Chinitas y cuando llegó a Madrid cantaba en 3 tablaos al día. Causaba la locura entre el público cuando cantaba y es responsable de dar un impulso popular al flamenco, llevándolo desde los cafés a los teatros.

Dicen que exigía cobrar en oro y fue el primer cantaor flamenco que fue llamado a cantar en el Palacio Real, al Rey Alfonso XII. Fue toda una figura de su época. El era Juan Breva y era de Vélez-Málaga.
Uno de mis poetas preferidos le escribió este poema:

Juan Breva tenía
cuerpo de gigante
y voz de niña.
Nada como su trino.
Era la misma
pena cantando
detrás de una sonrisa.
Evoca los limonares
de Málaga la dormida,
y hay en su llanto dejos
de sal marina.
Como Homero cantó
ciego. Su voz tenía,
algo de mar sin luz
y naranja exprimida.
FEDERICO GARCÍA LORCA

Yo como Federico, también quiero dedicarle algo. Voy a coger mi guitarra que está ahí mirándome desde hace un rato y le voy a hacer un toque por malagueñas. Si me lo permitís??

 

(Fue entonces cuando el pregonero tomó su guitarra e interpretó por malagueñas y abandolas acompañado en el escenario por el cantaor Arcangel)

Me queda solo un elemento de la naturaleza para que nos unamos aún más si cabe, Vélez. El AGUA.
Escurridiza como la vida, inabarcable como la amistad, insustituible como la familia e imprescindible como Vélez a la fiesta o mejor dicho a la FERIA.

Y ahora me quiero relajar, y perdonadme la guasa. Pero quién no recuerda una Feria de San Miguel pasada por agua ??? Pobres farolillos, esperemos que este año no llueva y la podremos disfrutar en su plenitud.

Como siempre he vivido por el Paseo de Andalucía, he tenido la feria en la puerta de la casa. Me acuerdo que de pequeño la feria de noche se hacía en la explanada de la estación, qué tiempos aquellos !! Con sus casetas de obra y todo.

Ayy la feria de noche !!! Quién no se ha comido una mazorca de maíz o un cachito de coco??  Y unos buñuelos?? Cuantos mareos en el barco pirata, la ola, la olla, el saltamontes … madre mía !! … la tensión de los coche-choque, por supuesto siempre con Camela de fondo (sueño contigo que me has dado, sin tu cariño no me habría enamorado …), Qué bonito!! La casetilla de los tiros, los peluches, el turrón (por cierto nunca me lo comí), el tío de las Almendras (Almendraaaasss buenaaaaass …), los conciertos …

Nunca se me olvidará cuando vi a los Mojinos Escozios, El Bicho o cuando mi amigo Falete se puso malo en mitad del concierto … hace poco me contó que pasó las peores fatigas de su vida, pobre Falete!!

 

Pero si os soy sincero, mi feria favorita es la feria de día. Ahí muero yo !! Me encanta !!
Su ambiente, su alegría, su risa, la amistad, los reencuentros, conocer a gente nueva … como no!! La música, las orquestas, los grupos de baile.
Recuerdo unos años que había flamenco puro en el convento de las claras ( y ojalá algún día volviera esa iniciativa)
Reconozco que yo y mis amigos éramos un poco salvaje. Sí, mis amigos del carrito, fuimos precursores en aquello, comprábamos 50 litros de vino dulce de la Axarquía en la cooperativa UCOPAXA, e íbamos bebiendo y repartiendo vino por toda la feria, a última hora ya cantábamos hasta por Antonio Molina, después cogiamos la guitarra y a cantar todo tipo de canciones hasta quedarnos sin fuerzas. Qué bien lo hemos pasado amigos !!

La palabra Feria tiene su origen en el árabe Faráh, que significa alegría. Así que os animo a vivir con alegría estos días de feria, a festejar la vida, con diversión, con amor si cae la breva (aunque sabiendo claramente que NO ES NO).

Veleñas y veleños olvidemos las penas, disfrutemos de la música, de la comida, de los vinillos, salgamos a la calle, con la familia o con los amigos … en definitiva disfrutemos de la Real Feria de San Miguel 2018.
Hacedme un favor, gritad fuerte conmigo !!!
VIVA VÉLEZ, VIVA LA AXARQUÍA, VIVA EL FLAMENCO Y VIVA LA FERIA DE SAN MIGUEL. MUCHÍSIMAS GRACIAS A TODOS !!

(Rubén Portillo, Pregonero Real Feria de San Miguel 2018)

Tras el pregón el Alcalde de la ciudad, Antonio Moreno Ferrer y el concejal de Ferias y Fiestas, Sergio Hijano procedieron a la entrega de un recuerdo al presentador del pregonero, ramo de flores a la madre de Portillo así como un pergamino y una escultura al excelente pregonero de esta feria 2018.

Comentarios
Cargando...
error: Contenido protegido

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar