El PSOE plantea medidas contra la despoblación que sufre uno de cada tres municipios de la Axarquía

32

El presidente y portavoz del grupo del PSOE en la Diputación de Málaga, Francisco Conejo, el diputado provincial socialista, Antonio Yuste, y el presidente de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol-Axarquía, Gregorio Campos, acompañados de los alcaldes de Salares, Pablo Crespillo, y La Viñuela, José Juan Jiménez, han presentado hoy la estrategia provincial de los socialistas contra la despoblación que en el caso de la comarca axárquica sufre uno de cada tres municipios.

Según un informe elaborado por los socialistas, en los últimos cinco años, los municipios menores de 1.000 habitantes de la comarca de Axarquía son los que más porcentaje de población han perdido de toda la provincia, un 13,43%, seguidos de cerca por los de Antequera (-12,67%) y Ronda (-11,46%).

Además, Conejo ha apuntado que en los últimos veinte años, 11 de los 31 municipios de la Axarquía han perdido población, es decir, uno de cada tres pueblos de la comarca, han visto descender su población.  Por un lado, Canillas del Aceituno (-28,15%), Salares (-26,16%), Alfarnate (-23,08%), El Borge (-10,13%) y Periana (-9,87%) son los municipios que han perdido más población.  En cambio, Rincón de la Victoria (+134,52%), Viñuela (+75,54%), Alcaucín (+51,82%), Vélez-Málaga (+50,51%) y Cómpeta (+33%) son los municipios que más población han ganado entre 1996 y 2017.

El portavoz socialista ha destacado que la población está concentrada en 3 municipios: Vélez-Málaga, Rincón y Nerja, los tres municipios mayores de 20.000 habitantes, que suman 146.063 habitantes de los 208.461 totales. Siete de cada 10 habitantes de la Axarquía reside en uno de estos núcleos.

Conejo ha asegurado que el estudio concluye que la brecha poblacional entre el interior y el litoral en la comarca se ha agrandado, que los municipios menos poblados han perdido porcentualmente más población y tienen menor peso en el conjunto de la provincia y que el ámbito rural empequeñece poblacionalmente frente a un espacio urbano en crecimiento, agravado por la crisis económica. “Estos datos evidencian que la provincia de Málaga, y la comarca de la Axarquía, tienen un problema de despoblación al que hay que hacer frente. Sin embargo, el equipo de gobierno del PP en la Diputación de Málaga se ha desentendido de este problema que afecta directamente a los municipios menores de 20.000 habitantes, verdadera razón de ser la institución provincial”, ha señalado.

“El PSOE en la Diputación ha fijado como prioridad absoluta la lucha contra la despoblación en los pueblos malagueños”, ha subrayado, al tiempo que ha recordado que los socialistas han propuesto al PP que se diseñe una estrategia provincial contra la despoblación en los municipios menores de 20.000 habitantes.

La estrategia propuesta por los socialistas incluye medidas en cuatros líneas: destinadas a crear un eje vertebrador a favor de la natalidad, destinadas a mejorar infraestructuras, comunicaciones y nuevas tecnologías, destinadas a garantizar los servicios públicos y de impulso económico.

En el primero de los casos, desde el PSOE plantean medidas de fomento de la natalidad en los municipios menores de 20.000 habitantes, principalmente afectados por un retroceso poblacional en las última dos décadas, con medidas específicas para la conciliación de la vida familiar, laboral y social; políticas activas de empleo entre mujeres para garantizar el desarrollo demográfico en el medio rural y políticas específicas contra la desigualdad de género en las zonas rurales; refuerzo del plan concertado de servicios sociales y atención a la dependencia en las zonas afectadas por la despoblación; desplegar un programa de atención especial a las personas mayores, en contra de las situaciones de soledad, dependencia y marginación personal, que permita la total integración de este grupo social, todo ello dentro de una estrategia provincial por el envejecimiento activo y contra la exclusión social de las personas mayores; poner en marcha un programa de vacaciones familiares (jóvenes, personas mayores, infancia) para fomento del ocio y favorecer la lucha contra la estacionalidad turística; impulsar la declaración de la provincia de Málaga como lugar europeo de retiro, con especial atención a las poblaciones con menos habitantes, en paralelo a una política de fomento de la economía social en torno a los cuidados y la atención de personas mayores y revitalizar la vida cultural de las áreas en proceso de despoblación mediante una política de actividades continuadas.

Para mejorar infraestructuras y nuevas tecnologías, los socialistas proponen un plan especial y urgente de carreteras en las comarcas afectadas por despoblación e inversión en autopistas de la información para favorecer la iniciativa empresarial privada y cerrar la brecha tecnológica con los territorios litorales.

Para garantizar los servicios públicos, apuestan por gestionar acuerdos con empresas suministradoras de servicios básicos (combustible, telefonía, etc.) para garantizar el acceso a ellos y fomentar la actividad económica y la atención de la población residente en las zonas de especial atención poblacional, así como diseñar un programa de modernización de las áreas rurales en materia de ‘smart city’, uso del vehículo eléctrico particular e industrial, etc.

Por último, como medidas de impulso económico plantean inversión provincial en las zonas rurales atendiendo a criterios de despoblación mediante proyectos de interés preferente con altas generación de empleo; estudiar la incorporación de un criterio de despoblación en el reparto de los fondos del Plan de Asistencia y Cooperación; apoyar el emprendimiento en el sector agrícola y ganadero mediante un programa específico de escuela de emprendedores rodante por los municipios con pérdida de población y acuerdos de colaboración con instituciones financieras y empresariales  para garantizar los servicios financieros en los municipios menores de 20.000 habitantes.

Por su parte, el diputado provincial Antonio Yuste ha explicado que la pérdida de población se produce en la Axarquía conforme se escapa del área de influencia de la capital, de Vélez-Málaga, con un factor clave: las comunicaciones. “Entre los municipios menores de 5.000 habitantes de la Axarquía, 21 de los 26 presentan cifras negativas de evolución que van del 28,42% de pérdida de población de Canillas de Aceituno al 0,63% de bajada de Benamocarra en los últimos veinte años”, ha apuntado.

“Es decir, los habitantes de muchos municipios de la comarca se enfrentan a esa doble brecha, con una dinámica de concentración de la población en unos determinados municipios, los cuales ganan en expectativas de desarrollo por esa concentración de población en cuanto a los servicios”, ha afirmado.

“Existe una espiral de despoblación: cuanto menos habitantes se tenga más tendencia a seguir perdiendo esa población y a perder servicios privados porque no son rentables, lo que causa más pérdida de población y algo peor: se pierde una oportunidad de atraerla o de relanzarla”, ha expuesto.

Según Yuste, cuando se cierra una entidad bancaria, como ha ocurrido en Arenas o Sayalonga, “sus habitantes pierden ese servicio y como pueblo pierden un instrumento para poder atraer habitantes, sean de la misma comarca o de fuera de ella, porque son menos atractivos a las inversiones”.  Asimismo, ha detallado que en el caso de la inversión pública, como en el caso de la Diputación, esos pueblos necesitan una acción “positiva” o “discriminación positiva”. “Las vías que conectan municipios pequeños en proceso de despoblación deben concentrar más inversiones”, ha dicho.

“Los pueblos en proceso de despoblación necesitan una acción preferente. Esos pueblos necesitan atraer habitantes o fomentar la natalidad. Pero el fomento de la natalidad debe venir acompañado de políticas públicas por la igualdad, sobre todo, de igualdad entre mujeres y hombres. Desde el grupo socialista no estamos dispuestos a que haya ciudadanos de primera o segunda, así lo venimos demostrando durante toda la legislatura con nuestras propuestas y así lo vamos a seguir haciendo con nuestras acciones en el futuro”, ha concluido.

Por último, el presidente de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol-Axarquía, Gregorio Campos, ha destacado que el grupo socialista en la Diputación tiene un compromiso para luchar contra el despoblamiento con medidas y políticas dirigidas a municipios menores de 20.000 habitantes “como debería ser el objetivo principal del gobierno de la Diputación de Málaga”.

Campos ha advertido de la pérdida de población de los pequeños y medianos municipios de la comarca, en especial de los municipios menores de 1.000 habitantes, frente a los grandes municipios del litoral (Vélez, Rincón de la Victoria, Nerja y Torrox) que ganan población.

Desde la Mancomunidad, ha resaltado, “trabajamos para evitar estas desigualdades y para buscar argumentos para que los vecinos se queden en nuestros municipios, promocionando la Axarquía interior, esa forma de vida y la potencialidad que tiene la comarca, mostrando su patrimonio cultural y monumental, poniendo en valor sus fiestas, gastronomías, productos agrícolas, etc.”.

Asimismo, ha asegurado que desde los pequeños municipios de la comarca también se trabaja para fijar la población al territorio, con ayudas a la natalidad, medidas de conciliación de la vida familiar y laboral y medidas de formación de empleo ligadas al territorio para colectivos más desfavorecidos, entre otras. En este sentido, ha pedido la colaboración de todas las administraciones, en especial de la Diputación Provincial, que tiene como principal competencia la atención a los pequeños y medianos municipios.

Comentarios
Cargando...
error: Contenido protegido

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar