Elegidos los nuevos nombres para las calles García Alted y Asensio Cabanillas en Nerja

126 vecinos de Nerja han decidido los nuevos nombres de dos calles para cumplir la Ley de Memoria Histórica que obliga a retirar las placas que exalten la sublevación, la Guerra civil y la Dictadura. Ahora las calles García Alted y Asensio Cabanillas pasarán a llamarse Encarnación Gallardo Pomares, la primera y Tejares, la segunda

Elegidos los nuevos nombres para las calles García Alted y Asensio Cabanillas en Nerja



Hoy miércoles, 23 de marzo, a las 2 de la tarde ha concluido el proceso de participación abierta para el cambio de nombres de las calles García Alted y Asensio Cabanillas, en cumplimiento de la Ley 52/2007 de 26 de diciembre de Memoria Histórica. Un proceso en el que han participado un total de 126 vecinos de Nerja.

Una vez realizado el escrutinio de las papeletas participantes, ha manifestado la concejala de Participación Ciudadana, Cristina Fernández, queda recogido por votación mayoritaria que la calle García Alted pasará a llamarse calle Encarnación Gallardo Pomares mientras que la calle Asensio Cabanillas se denominará calle Los Tejares.

Cristina Fernández ha agradecido a todos los vecinos su participación en este proceso que recordamos ha estado abierto a todos los censados en Nerja durante los días 21, 22 y 23 de marzo, quienes han podido elegir entre más de una veintena de propuestas.

Dos calles unidas a la Guerra Civil y a la Dictadura 

La Ley 52/2007 de 26 de diciembre de Memoria Histórica, establece que las administraciones públicas deben retirar las placas que (personal o colectivamente) exalten la sublevación, la Guerra Civil y la dictadura.

Francisco García Alted, fue Gobernador Civil de Málaga desde su toma, en febrero de 1937, hasta el final de la Guerra Civil, en 1939.

Carlos Asensio Cabanillas tuvo un destacado papel en la guerra: tomó Tetuán, Badajoz, Talavera y Toledo para el bando nacional; ascendió a teniente general durante la Guerra Civil; y luego fue ministro del Ejército y jefe del Alto Estado Mayor, entre otros muchos cargos. Años después, fue señalado por el juez Baltasar Garzón en la causa por los crímenes del franquismo.