Importantísima victoria del Clínicas Rincón ante Valladolid que alimenta las ganas de Play Off en Torremolinos (73-65)

Importantísima victoria del Clínicas Rincón ante Valladolid que alimenta las ganas de Play Off en Torremolinos (73-65)



Era el día del Clínicas Rincón y lo demostró. En un duro partido ante el Brico Depot Valladolid el equipo malagueño sumó una importantísima victoria ante los pucelanos por 73-65 que le siguen manteniendo con opciones claras de entrar en los Play Off de ascenso a LEB Oro. Con un espectacular Romaric Belemene y un enchufadísimo Carlos Corts la novena victoria cayó en el San Miguel en la mañana del Jueves Santo.

Partido muy competido en el Palacio San Miguel desde el primer minuto, con dos equipos sabiendo lo mucho que se jugaban en la jornada aplazada del pasado mes de febrero. Los malagueños, con todos sus efectivos, hacían frente a un CBC Valladolid que se presentaba en Málaga sin su mejor jugador, el lesionado Sergio de la Fuente, pero al que no echó de menos en los primeros compases del partido gracias al buen acierto anotador de Miguel González y Javier Lobato. Fue el Clínicas quien decidió ir a por el partido con la directa puesta, con Romaric Belemene tirando de líder y anotando los seis primeros puntos del equipo. Los pucelanos, que no conseguían anotar con facilidad ante la defensa malagueña, fue arañando poco a poco puntos en el electrónico y cuando se puso por delante tras un triple de Lobato jugó más cómodo de lo normal (6-9). Las rentas se iban alternando, pero Graham y Javi González aparecieron en escena para no dejar que los locales se subieran a sus barbas. Una canasta de Cristian Uta cerraba el primer cuarto con 14-15, pero aún quedaban 30 minutos de emoción y de juego en la pista.

Paco Aurioles apretó las tuercas a los suyos y parecía que el Clínicas reaccionaba a pesar de encajar una canasta en la primera jugada del segundo periodo. Romaric la devolvía a media distancia y el juego interior formado por Kenan y Cristian comenzaba a funcionar y a capturar rebotes que permitían al equipo correr al contraataque. A pesar de ello, no fueron buenos minutos en ataque del equipo, que pronto se vio por debajo en el electrónico con la máxima renta del partido (19-26) que aún tuvo tiempo de crecer hasta el 25-35. Dos antideportivas, una para cada equipo, marcaba la línea de lo que se estaba jugando en la pista. Lo aprovechó mejor el vinculado a Unicaja, que con algo más de ritmo y acierto se fue al descanso perdiendo por tan solo 5 puntos (32-37) tras un parcial comandado por Juanpe Jiménez y Cristian Uta. Había tiempo para remontar, pero poco tiempo que perder en busca del objetivo.

No empezaron bien las cosas tras el paso por los vestuarios. Ortega se encargaba una vez más de inaugurar el marcador y el 32-39 no ponía las cosas sencillas para el Clínicas Rincón. De todos modos, el equipo nos tenía preparada una para el Jueves Santo y sacó todo lo que tenía dentro para asestar un parcial de 12-0 que devolvía la ventaja para delirio de la grada (44-39). Ver para creer, pero Kenan Karahodzic se erigió como el héroe de la remontada. Con el partido a favor y los árbitros no dejando jugar con mucho contacto el tercer cuarto se iba consumiendo. Javier González empataba tras un 2+1 de Pablo Pérez (44-44) y Kenan la robaba en línea de fondo para colgarse del aro. Todo estaba pendiente de un hilo, pero las sensaciones habían mejorado muchísimo tras un segundo periodo con muchos altibajos (50-44). Así, aún tuvo la valentía el Brico Depot Valladolid de ponerse a tres puntos a falta de 20 segundos para cerrar el tercer cuarto (51-48), pero Pepe Rodríguez sacó su muñeca a relucir y cerró el tiempo con un triple lejano (54-48).

Con los nervios a flor de piel y los dos equipos sabiendo que solamente con defensa se ganaba el partido. Así se abrieron los últimos diez minutos con el partido en el aire, aunque con una buena renta del Clínicas en el bolsillo. Una antideportiva, la cuarta del encuentro y la tercera a los pucelanos encendía la mecha para quemar el partido de un a vez por todas y no conceder ni un atisbo de remontada. Lo aprovechó muy bien el equipo, que con dos tiros libres de Carlinhos y un canastón de Romaric colocaban un 57-49 que hacía soñar al San Miguel, que terminó de creerse que se podía ganar con un nuevo triple de Pepe Rodríguez (60-49). Con el +11 y con la máxima renta conseguida se trataba de controlar bien el juego y defender cada posesión como si fuese la última. Los minutos fueron pasando y aunque el Brico Depot lo intentaba de todas las formas posibles el Clínicas Rincón tenía las ideas muy claras y la muñeca muy bien afinada desde el exterior.  Dos triples de Carlos Corts parecía que finiquitaba el encuentro por completo, pero a falta de tres minutos se pusieron los pucelanos 66-60 y metían presión para llevarse el triunfo. No importaba mucho, porque era el día para que Carlos Corts se pusiera el mono de trabajo. De sus manos salieron los tiros del triunfo, que se cerró como no podía ser de otro modo desde la línea de triple (73-65).

Pero no hay tiempo para muchas celebraciones porque la recta final de la competición contínua. El equipo viajará a Álava mañana viernes a las 14 horas para hacer frente a una nueva jornada de LEB Plata ante Araberri. El equipo de Sergio Jiménez se encuentra tercero en la clasificación con 15 victorias y luchando junto a SAMMIC ISB por la segunda plaza, por lo que la visita al Polideportivo Mendizorroza se antoja más que complicada. El 63-74 cosechado en Torremolinos en el partido de la primera vuelta habla de la potente plantilla del Saenz Horeca Araberri BC, que tiene en Tyron de Lattibeaudiere a su mejor jugador en ataque. El jamaicano tiene una media de más de 15 puntos por encuentro y un total de 8 rebotes, acercándose de este modo a las dobles figuras. Junto a él, Raymond Levesque, Mirza Bulic, Parker Smith y Fabio Santana forman la columna vertebral de un equipo que aspira a todo este año.