El inicio de curso en las guarderías de Andalucía viene cargado de polémica por el nuevo decreto de la Junta

El inicio de curso en las guarderías de Andalucía viene cargado de polémica por el nuevo decreto de la Junta



Llegó el mes septiembre, se acaban las vacaciones y comienzan a funcionar las guarderías. La vuelta al trabajo conlleva, para muchos padres y madres, la elección de llevar a los pequeños de la casa a escuelas infantiles. Una decisión dura para muchos, pero inevitable por tener que compaginar la vida familiar y profesional.

Este año, debido al nuevo decreto que impulsó la Junta de Andalucía, viene cargado de polémica y es que, según denuncian los sindicatos, las familias tienen que pagar más para acceder a su plaza. Concretamente, según CCOO, unas 9.000 familias malagueñas en toda la provincia tendrán que abonar entre 14 y 140 euros más la mes.

Dicho decreto establece un modelo de financiación que consiste en sustituir el sistema actual de convenios con las escuelas infantiles por uno de bonificaciones directas a las familias. Pese a las protestas que provocó, tanto de trabajadores como de padres y madres, la Junta de Andalucía no desistió en su propósito y el decreto salió adelante con el argumento de que con él se diversifican y amplían las ayudas a las familias.

Las plazas han aumentado, para este curso en 12.000 para los menores de tres años. Una cifra que en Málaga alcanza alrededor de las 22.500 plazas y unas 113.019 en toda Andalucía. De ellas, según CEI-A, apenas se han cubierto 88.000 plazas. En total, la red de centros en Málaga que imparten la enseñanza del primer ciclo de infantil es de 345 –de los que 142 son en la capital y 203 en la provincia–. Este número está formado por los que son de titularidad de la Junta de Andalucía y, los que se han adherido a este nuevo programa, que pueden ser tanto de titularidad municipal como privada.

Sin embargo, CCOO critica que los presupuestos siguen siendo los mismos. Por tanto, un 60% de las familias tendrán que pagar más este año por la plaza de guardería. Y es que, si se aumenta el número de plazas pero no el de bonificaciones hay el mismo presupuesto a repartir entre más familias, con el consecuente aumento de la parte que aportan dichas familias. Esto supone una dificultad a la que tendrán que hacer frente a partir de hoy las familias en un servicio al que, quizá, muchos tendrán que renunciar.

La reducción total del precio de las guarderías se establece para las familias cuyos ingresos no superen los 3.727 euros, los 5.591 euros en familias monoparentales, sean hijos de mujeres víctimas de violencia de género o vícimas de terrorismo. Por último, la renta máxima que debe tener una familia para ser beneficiaria de una reducción del 10% en el precio es de 10.437 euros.

EP.