IU cree que el convenio urbanístico con Larios se firma para librar a la Junta de acometer medidas correctoras de la inundabilidad en Torre del Mar

35

El grupo municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Vélez-Málaga ha presentado una batería de aportaciones al convenio urbanístico firmado a finales de julio entre el alcalde de la ciudad, el socialista Antonio Moreno Ferrer, y Don Carlos Gutiérrez-Maturana-Larios y Altuna, representante de la Sociedad Azucarera Larios Inmobiliaria, SL, de cara a que ésta última asuma la ejecución de las medidas necesarias para poder acabar con la problemática de la inundabilidad en Torre del Mar y desbloquear el desarrollo de los sectores urbanizables situados al oeste de esta localidad costera, así como el área de oportunidad contemplada en el Plan de Ordenación del Territorio de la Axarquía.

Según el portavoz de esta formación en un comunicado, Miguel Ángel Sánchez, las aportaciones de su grupo “han sido presentadas en tiempo y forma durante el periodo de exposición pública del convenio, como alegaciones al documento, porque en realidad es el único espacio que el gobierno local ha dejado abierto a la participación ciudadana y de los ediles de la oposición en un expediente de tanta importancia y transcendencia”.

En el preámbulo de estas alegaciones, IU critica esta falta de participación y también afirma que lo lógico hubiese sido que las actuaciones encaminadas a corregir la inundabilidad en una localidad de la entidad de Torre del Mar, en lugar de quedar supeditadas a la firma de un convenio urbanístico con Larios, se hubiesen incluido de oficio como obras de interés autonómico por parte de la Junta de Andalucía.

Desde la coalición de izquierdas tampoco han desaprovechado esta oportunidad para calificar de incomprensible que el área del SUP T-11 y el SUPT-12 se consolidara en su día como urbanizable, con unos usos residenciales, dentro de una localidad que es la que más viviendas vacías tiene del municipio, fomentándose así un crecimiento que es meramente especulativo y cuya finalidad no es otra que la de generar riqueza única y exclusivamente en los inversores, tanto los propietarios del suelo como los potenciales de viviendas, a través de unas operaciones que tienden más a la consolidación de la ciudad vacacional que actualmente es, que a la ciudad turística que, en todo caso, debería aspirar a ser.

Añaden que “En cualquier caso, ante una política de hechos consumados e incluso legitimada por todas las normas urbanísticas que actualmente existen en vigor, el grupo municipal de Izquierda Unida sí que ve pertinente prevenir inundaciones que en periodos cortos de retorno han demostrado afectar a viviendas ya construidas, llegando incluso a inundar gran parte del casco urbano actual en periodos de retorno de 500 años, como demuestran los mapas de inundabilidad oficiales”.

Centrados en el documento, el portavoz de IU ha destacado que “lo primero que se echa en falta es que no se haya tenido en cuenta la necesidad de dar una respuesta habitacional a esas 32 familias que malviven desde hace décadas en chabolas dentro del propio área de influencia del convenio urbanístico suscrito entre Larios y el acalde de Vélez-Málaga. De ahí que, junto a la necesidad de corregir la inundabilidad, pensemos y así lo hayamos planteado en nuestras alegaciones, que se tendría que contemplar también esta otra necesidad social o humanitaria”.

“En nuestras aportaciones igualmente hemos defendido que las medidas correctoras se lleven a cabo de manera simultanea en ambas márgenes, quedando así garantizada la ejecución global y también para evitar que el faseado de las mismas produzca daños en caso de grandes avenidas; del mismo modo hemos propuesto que junto a estos muros de escollera se planten árboles para minimizar su impacto visual, respetando y poniendo en valor la protección paisajística que tiene esta zona del bajo Vélez desde los tiempos de Plan Especial de Protección del Medio Físico de Málaga, que luego fue refrendada por el Plan de Ordenación del Territorio de la Axarquía”, explicó el edil.

“Finalmente, también hemos querido destacar la necesidad de preservar los suelos inundables que quedarían libres junto al cauce, y en base al endurecimiento que experimentó la normativa estatal desde la tragedia que tuvo lugar el 7 de agosto de 1996 en el camping Las Nieves de Biescas (Huesca), hemos desaconsejado la celebración de eventos tipo Weekend Beach en un suelo inundable y sin protección alguna junto a un río de la entidad del río Vélez. Máxime en un contexto de cambio climático, de efectos imprevisibles, como el que ya estamos padeciendo. Lo que sí hemos planteado es que, gracias a la buena disposición que ha mostrado siempre la Junta de Andalucía, se utilice esa franja libre e inundable para aumentar la protección medioambiental y poner en valor el humedal del delta del río Vélez y todo su entorno, como paraje que tenemos la obligación de conservar para futuras generaciones y también como elemento que puede diversificar y complementar la oferta turística de nuestra comarca a través del turismo ornitológico y de investigación”, concluyó.

Comentarios
Cargando...
error: Contenido protegido

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar