IU pide un reglamento para conservar y poner en valor las aldeas que aún mantienen las singularidades de este municipio axárquico

La coalición de izquierdas, que ha presentado su propuesta en la aldea de La Zorrilla, puso este enclave como ejemplo de aquellas zonas a preservar

IU pide un reglamento para conservar y poner en valor las aldeas que aún mantienen las singularidades de este municipio axárquico



Los ediles de Izquierda Unida en el consistorio veleño, Miguel Ángel Sánchez y Alicia Pérez Gallardo, han presentado una propuesta durante la comisión informativa de urbanismo para su debate en el pleno ordinario de este mes de mayo, al objeto de que se aprovechen los trabajos de revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para redactar una ordenanza que garantice la conservación y la puesta en valor de aquellas aldeas y rincones del municipio que aún mantienen la singularidad y los vestigios arquitectónicos, etnográficos y propios de la comarca de La Axarquía.

El portavoz de la coalición, Miguel Ángel Sánchez, ha explicado que la iniciativa, que ha sido presentada en la aldea de La Zorrilla “porque es este uno de los lugares que deben ser preservados y conservados a futuro”, persigue un doble objetivo:

Por un lado, “que la revisión del PGOU sirva de oportunidad para regular cualquier modificación que se vaya a realizar, no sólo en las edificaciones de La Zorrilla, sino también en el propio casco urbano de Triana, en Los Íberos, en Cájiz y en aquellas zonas del municipio que aún conservan estos vestigios propios de la arquitectura, de la etnografía y de la cultura de la comarca, de manera que todas las licencias de obras vayan vinculadas al cumplimiento de una serie de requisitos y parámetros, que recogidos en una ordenanza, garanticen que todas esas características y vestigios, que han prevalecido de generación en generación, se puedan preservar”.

Y por otro, “que a través de la propia conservación y puesta en valor de estos enclaves, se puedan llegar a convertir en un nuevo indicador turístico que complete la amplia oferta del municipio”.

Según Sánchez, “en definitiva, no sólo se trataría de exigir a los vecinos que sigan unos criterios a la hora de llevar a cabo las reformas de sus viviendas o para actuar sobre nuevas edificaciones, sino también de que el ayuntamiento adquiera el compromiso de ir dotando a estos enclaves de las infraestructuras básicas para que la calidad de vida de quienes allí habitan mejore y para que el potencial que tienen estos enclaves puedan ser brindados a las nuevas generaciones como una oportunidad de atractivo turístico, que otras zonas de la provincia han sabido aprovechar”.