La Columna de Fernando Elías: Andalucía (Cambio, Continuidad o Indefensión )

El cambio de Gobierno en la Comunidad Andaluza ya se vislumbra cercano después de 36 años de Gobierno Socialista, tiempo más que suficiente para que nuestra tierra hubiera tenido un mayor desarrollo económico y social del que a día de hoy podemos evidenciar; se nos presenta un nuevo equipo que va a gobernar o administrar nuestros recursos, el Partido Popular, Ciudadanos y como tercer “ participante ” VOX.

Si analizamos la gestión pública y mejoras que se han realizado en Andalucía, podemos decir que han sido muchos los cambios vividos en esta etapa democrática iniciada en el año 1978 con la aprobación en las Cortes Generales de la Constitución Española, y posteriormente con la aprobación del Estatuto de la Junta de Andalucía en febrero de 1981.

 Se mejoraron muchas infraestructuras ( Carreteras, Autovías, Edificios Públicos, transporte ferroviario y aéreo, etc. ); en la Sanidad Pública se llevó a cabo un aumento de Centros Hospitalarios, Ambulatorios y de personal ( Médicos, Enfermeros, Auxiliares, Limpieza, entre otros ); en la Educación se construyeron colegios, Institutos y Universidades; en el ámbito laboral se consiguieron mejoras salariales y derechos, sobre todo en el ámbito del Sector Público; se construyeron viviendas de Protección Oficial y viviendas sociales con la ayuda de dinero público; entre otras mejoras sociales.

Sin embargo, los años han ido pasando, los impuestos han ido creciendo, y los Servicios Públicos se han ido deteriorando, quizás en la última década a pasos agigantados, se ha gastado mucho dinero público, millones de euros en proyectos incomprensibles, ineficaces y poco productivos, con argumentos un tanto vanos, o posiblemente muy vanos, perjudicando con ello a determinados servicios públicos muy importantes. Los ciudadanos hemos visto como se han ido eliminando muchas industrias ( Altos Hornos, Astilleros, Textil, Calzado, Juguetes, Agricultura, Tecnología, etc. ) que ha aumentado el desempleo, el empleo precario, con bajos salarios. La vivienda se utiliza como objeto de pura especulación; los índices de paro juvenil son alarmantes; la falta de inversión en la formación profesional inquieta porque afecta al futuro de los jóvenes; y así podíamos seguir hasta llenar una enciclopedia.

La gente ya no se cree lo de la Igualdad, Mérito y Capacidad para acceder a un puesto de trabajo en los Ayuntamientos, ni tan siquiera en las Comunidades Autónomas, la Burocracia para realizar cualquier trámite es enorme y pesada, sin que ningún político o responsable haga nada para mejorar la Administración Pública. Hay muchos vecinos nuestros que se encuentran desamparados buscando una solución o ayuda para salir del bache, enorme bache para algunos que lo único que han hecho es trabajar mucho y que por diversas circunstancias no le ha ido bien la vida. Hemos visto como en la Comunidad de Madrid se han construido miles de viviendas con dinero público y tras haber sido entregadas a personas y familias necesitadas, después se han vendido a Empresas Financieras llamadas “ Fondos Buitre ”, echando a la gente a la calle; etc. etc. etc.

Y ante todas estas circunstancias citadas brevemente, sin haber entrado a valorar las Pensiones, las Residencias para mayores, la Ayuda a la Dependencia, los Centros para personas con discapacidad, de Salud Mental, de Movilidad reducida, etc., los ciudadanos llegado el momento de votar, votan o no votan, y la abstención se hace significativa por exceso, y muchos ciudadanos no creen o han dejado de creer aunque quisieran seguir creyendo en la Política, lo que ocurre es que los políticos nos lo ponen muy difícil, con continuas contradicciones, ataques al contrario y rechazando aquello que es bueno pero como lo propone el partido contrario pues no lo apoyo, en fin, bastante Teatro, mucho espectáculo, pero lamentable.

Al final los ciudadanos entramos en situación de incredulidad, desconfianza, recelo, temor, preocupación, intranquilidad, y llegamos a plantearnos si el Cambio de Gobierno sería positivo, o quizás optar por la Continuidad temiéndole al Cambio; sin embargo hay muchos, muchísimas personas que están en la indefensión, desechando tanto el Cambio como la Continuidad, convencidos que están indefensos ante un sistema presuntamente corrupto, clientelar, derrochador, despilfarrador, pródigo y con los bolsillos rotos, muy rotos.

Comentarios
Cargando...
error: Contenido protegido

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar