La Columna de Fernando Elías: Triste actualidad, Triste debate, Prisión Permanente Revisable, ¿ porqué no ?

Mucho se está debatiendo en estos días acerca de la Prisión Permanente Revisable, de la Cadena Perpetua y de las formas de condena asentadas sobre la base jurídica española tendentes a la reeducación y reinserción en la sociedad de aquellas personas que hubieren cometido determinados delitos; si bien, yo añadiría un elemento más: La posibilidad de realizar trabajos forzados. Por tanto, el debate se divide en varios sectores de opinión, tanto a nivel técnico jurídico, como a nivel ciudadano ( entendiendo que los ciudadanos también podremos opinar, ¡ digo yo, faltaría más !

Partiendo este artículo de opinión desde la posición crítica de su autor, tengo que mostrar mi más firme convencimiento de la necesidad de establecer no sólo la prisión permanente revisable, sino también la cadena perpetua y los trabajos en beneficio de la comunidad ( les quitaría el adjetivo de forzosos, porque si el preso por delitos gravísimos no desea trabajar, en absoluto sería forzado, pero sí que tendría un régimen de reclusión severo en cuanto a su libertad de deambulación dentro del recinto penintenciario ).

El principal argumento esgrimido por aquellos que están en contra de la prisión permanente revisable es bastante flojo por insostenible, y vamos a dar ese argumento y a poner un solo ejemplo de su flojedad argumentaría: En primer lugar el argumento: “ La Prisión Permanente Revisable no impide que se sigan cometiendo este tipo de delitos tan atroces ”, acciones gravísimas con resultado de muerte sin un motivo que pueda sostener tal actitud de violencia, falta de valores hacia la vida, falta de empatía hacia los propios vecinos, conciudadanos y en general a cualquier persona o semejante.

En segundo lugar el ejemplo: “ con ese argumento descrito, podríamos eliminar el Código Penal al completo, porque de todas formas con las penas y condenas que establece esta Norma los delitos siguen cometiéndose día a día ( robos con violencia, violaciones, abusos sexuales, daños, lesiones, estafas, pedofilia, secuestros, intimidaciones, contra la integridad física y moral, etc. ).

En mi opinión, quien ejecute la muerte de una persona, ya sea menor de edad o mayor, sin un motivo que justifique la legítima defensa, acometida con violencia, sufrimiento inhumano, padecimiento innecesario, entre otras circunstancias graves, tendría que ser recluido hasta el final de sus días, trabajando durante el día en beneficio de la comunidad ( limpieza de montes, ríos, playas, siembra de arboleda en la montaña, carreteras, etc., entre otras muchas labores de interés público que no se realizan por falta de dinero, según las propias administraciones públicas denuncian ). Lógicamente, esto no va a impedir que otra persona cometa el delito gravísimo, pero al menos quien ya lo cometió no volverá a tener esa posibilidad de dañar gravemente a la sociedad, a nuestros congéneres, a nuestros hijos, padres, amigos, vecinos, etc.; el ser humano es de condición diversa, no todos somos iguales, no todos tenemos las mismas capacidades de respetar, de valorar la vida propia y la de los demás, de empatizar; eso es y será así porque es consustancial a la propia naturaleza de los seres vivos; pongamos medios razonables para dar mayor protección y sobre todo para que se pueda resarcir de alguna manera, porque jamás tendrá reparación, ese dolor tan inmenso que causa la muerte innecesaria y dolorosa de un ser querido. Si hay que modificar las Leyes, modifíquense, no son leyes divinas, son leyes humanas, hechas por los hombres.

Comentarios
Cargando...
error: Contenido protegido

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar