La falta de acierto condena al Clínica Axarquía Salud Vélez ante el Málaga Basket (54-58)

La falta de acierto condena al Clínica Axarquía Salud Vélez ante el Málaga Basket (54-58)

No tuvo su día en la selección de tiro el equipo de Iván Muñoz que pese a no estar nunca por delante en el electrónico, bien que peleó hasta el final, eso no se lo puede debatir nadie y menos en entrega, para caer por un resultado de sólo cuatro puntos ante el Málaga Basket en lo que era un partido vital para poder meterse y pelear en lo zona alta de la tabla.

Y es que por mucho que lo intentó, unas veces de manera precipitada, otras en el abuso del intento de tres, era el día en que parecía que el aro era más pequeño, y eso dio cierto aire a su rival que ya en el primer cuarto, con un juego más sosegado y buenas defensas se marcharían con la ventaja de cuatro puntos, 10-14. Esa misma diferencia de puntos, cuatro, con altibajos en las que los veleños incluso llegaron a estar perdiendo de nueve puntos, fue la que se daría al descanso, donde de nuevo el partido seguiría abierto a la pelea con un electrónico que marcaba un incierto 21-25.

Tras el descanso de nuevo las intenciones locales se estrellaban primero en el desacierto anotador, que eran aprovechadas por su rival para ir tomando ventajas además de que los colegiados, fueron ciertamente muy permisivos en no pitar muchas personales claras a los malagueños, de lo que se quejó y mucho Iván Muñoz que le costaría hasta una técnica. El caso es que cuando más apretaban los veleños, surgía el momento clave con un triple que daban esas ventajas cortas a los malagueños para ponerse al final del tercer cuarto con diez puntos de ventaja, 32-42. La cosa ya empezaba a pintar mal.

El último cuarto sin embargo estuvo mejor peleado por los veleños, más entonados en ataque o jugando con más cabeza y además porque su rival también tuvo lagunas de falta de acierto a canasta, lo dice el electrónico final. El caso es que tras mucho nadar a contracorriente se moría ahogado en la orilla, ya que de estar a un punto para poder incluso igualar el partido tras el acierto de un triple de Aguilar que puso el partido en 54-57, surgió de nuevo la precipitación y el acierto del contrario que sí es verdad que sufrió para ganar por sólo cuatro puntos de diferencia, 54-58, este se llevó una victoria sufrida en los últimos instantes ante un rival que nunca entregó el partido. Una lástima tanto lanzamiento errado y de la que los veleños habrán tomado nota para mejorar esa faceta.