La propensión a los accidentes

En AxarquíaHoy.es hablamos de seguridad vial con Juan Manuel Rubio

La propensión a los accidentes



A todo el mundo le parece obvio que hay conductores más seguros y menos seguros. Curiosamente, pocas personas parecen tener un concepto claro de “conductor seguro”, mas allá de decir “que no tenga accidentes” o que sea respetuoso con las normas. Algunos profesores de escuelas de conducción dicen tener intuiciones claras que les permiten pronosticar el desempeño futuro de sus alumnos.

Como todos observamos que algunas personas parecen repetir consistentemente ciertas conductas que consideramos más arriesgadas, es fácil pensar que su conducta se explique por algún factor individual, independientemente de lasdiferentes circunstancias en que cada persona conduce, y que este factor individual hace que ciertos individuos tengan mayor probabilidad de verse involucrados en un accidente.
Cuando además nos encontramos con datos estadísticos que reflejan diferentes tasas de accidentes en diferentes grupos, esta hipótesis de la propensión viene como “anillo al dedo” para explicar esas diferencias.

Así nace la idea de hablar de sujetos más o menos predispuestos a sufrir accidentes. El concepto de “propensión a los accidentes” data de 1919 y hasta nuestros días ha sido objeto de amplias controversias.

El análisis estadístico de la distribución de los accidentes ha sido utilizado tanto por los defensores como por los detractores del término.

Por una parte, la idea de la propensión está ligada en alguna medida a la observación de que una parte de los accidentes resultan provocados por un número reducido de personas. Sin embargo, (Mintz y Blum (1949), critican este argumento señalando que incluso en una distribución al azar es de esperar que unas pocas personas tengan varios accidentes y otras no tengan ninguno.

La idea de propensión implica necesariamente la idea de predicción. Ser propenso a algo significa tener alguna diferencia individual que puede ser identificada como causante de una mayor vulnerabilidad, o algo parecido.

Varios autores han desarrollado trabajos encaminados a la búsqueda de características individuales relacionadas con la probabilidad de sufrir accidentes, y de los distintos enfoques nacen distintas conceptualizaciones del término “propensión”, lo cual ha generado y sigue generando un cierto grado de confusión. Así, podemos encontrar varios matices que se discuten: Para algunos, la propensión a los accidentes es una característica estable e inmodificable. Este planteamiento subestima los factores externos que influyen en los accidentes y sugiere que aquellas personas a las que les tocó nacer propensas poco pueden hacer por cambiar su destino, salvo evitar las situaciones de riesgo, no saliendo a la calle, por ejemplo.

Algunos trabajos se orientaron hacia la estabilidad temporal de las tasas de accidentes estudiando la correlación entre los accidentes sufridos por los mismos conductores en dos períodos de tiempo.