La solidaridad con los saharauis se manifiesta de nuevo en la Axarquía

Los niños que llegaron hace dos meses para pasar sus vacaciones en la Axarquía, ya están regresando con sus familias. Lo harán en su totalidad el próximo 3 de septiembre.

La solidaridad con los saharauis se manifiesta de nuevo en la Axarquía



Este es el caso de Aziza Mohamed, una joven de 12 años que ha estado viniendo cuatro periodos estivales consecutivos.

Su familia de acogida en Torre del Mar, señala que una de las principales cosas que le llevaron a decidirse para acoger es que “los recuerdos que se lleven los pequeños hagan que el día de mañana, estos niños se movilicen por la mejora y libertad de su pueblo”.

El pasado fin de semana se fue Aziza, y M. Madrigal explica que “los adultos se quedan peor que ellos porque los menores están deseando ver a sus padres”. “Hay un vacío en casa”, cuenta M. Madrigal al Axarquía Hoy. Además, destaca que resulta asombroso ver cómo estos niños valoran cosas que a nosotros nos pasan prácticamente desapercibidas. “Lo que más le llamaba la atención los primeros años que vino fue el mar, era una mezcla de asombro y miedo”.Lo mismo le pasó con el césped “donde la primera vez se rebozó en él”, o cuando se comió un helado.

De todos los que han estado en la Axarquía, diez se ha quedado en Vélez Málaga, cuatro en Rincón de la Victoria, dos en Torrox, uno en Totalán y dos en Nerja.

La coordinadora de la Asociación de Amistad con el pueblo Saharaui en la Axarquía, Victoria Naranjo, hace un balance muy positivo del proyecto Vacaciones en Paz. Además, hace un llamamiento a todos los ciudadanos para que no se apague la llama del problema saharaui y que se consiga que “no vengan con un pasaporte colectivo, sino como personas libres para disfrutar del país”.

Este programa solidario permite a familias españolas acoger, de manera temporal, a menores procedentes de los campamentos de refugiados saharauis situados en la provincia de Tinduf, y da la oportunidad a miles de niños de disfrutar de unas vacaciones en la zona y, luego, regresar a sus lugares de procedencia.

El programa, que funciona como tal desde mediados de los años 90, es gestionado por las Asociaciones de Amigos del Pueblo Saharaui en colaboración con la Delegación Nacional Saharaui y las delegaciones saharauis en las distintas Comunidades Autónomas.

Este proyecto solidario pretende seguir profundizando las relaciones de amistad del pueblo andaluz con el saharaui, y mejorar la calidad de vida (sanitaria y alimenticia) de la población infantil saharaui.

Los niños y niñas saharauis representan a un pueblo exiliado, refugiado y a la espera de que se ponga en marcha la legalidad internacional, que Naciones Unidas exija a Marruecos que la cumpla y no bloquee la misma, y que pueda celebrarse un Referéndum de Autodeterminación, que permita al pueblo saharaui decidir en libertad su futuro, en un Sahara libre e independiente.