Las playas de la Axarquía, golpeadas de nuevo por el temporal

Es el tercer temporal del año y el peor en dos décadas. Las playas más afectadas en Nerja han sido las de El Chucho y La Torrecilla; en Torrox la de Ferrara; en Vélez-Málaga Mezquitilla, Lagos, Caleta y la zona comprendida desde el Faro de Torre del Mar hasta la desembocadura del río Vélez. En Rincón de la Victoria hay daños por toda la costa

Las playas de la Axarquía, golpeadas de nuevo por el temporal



El fuerte temporal de levante que azota el litoral de Málaga se ha cebado especialmente con las playas de la comarca de la Axarquía, donde se han registrado importantes destrozos materiales, con zonas de la costa que se han quedado sin arena o que han desaparecido por el impacto de las olas.

Las olas de hasta cinco metro que se levantaron azotando la costa desde el jueves hasta el sábado han destrozado las playas, los daños económicos aún se están calibrando.

Es el tercer temporal del año y el peor en dos décadas

Las playas más afectadas en Nerja  han sido las de El Chucho y La Torrecilla. En Torrox, el espigón semisumergido frente al faro no ha impedido que el temporal arrase en la playa de Ferrara, con la arena en una franja de más de 300 metros, a la altura del parque infantil y del restaurante La Mar Chica. Calaceite y El Peñoncillo son las otras dos zonas dañadas, con una considerable reducción de la franja de arena.

En Vélez-Málaga, las zonas más afectadas son Lagos, Mezquitilla, Caleta, el Faro de Torre del Mar, y la playa para perros junto a la desembocadura del río Vélez. En la zona comprendida entre el Faro y la desembocadura del río la Demarcación de Costas estaba realizando labores de regeneración tras el último temporal, pero con el último oleaje el litoral se ha quedado sin arena.

En Rincón de la Victoria también hay cuantiosas pérdidas de arena, desde Torre de Benagalbón hasta La Cala del Moral. Han desaparecido pasarelas, papeleras, duchas, tumbonas y sombrillas. Junto a la oficina de turismo, el oleaje arrastró un gran castillo hinchable de juegos infantiles, que se perdió en el oleaje.