Los sindicatos dicen que el paro del 8 de marzo no es partidista, pero sí político

Los sindicatos dicen que el paro del 8 de marzo no es partidista, pero sí político

Los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo, y de la UGT, Pepe Álvarez, han reivindicado hoy el papel del movimiento sindical en la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres y han asegurado que el paro de dos horas convocado para el 8 de marzo no es partidista, pero sí ideológico o político.

En una rueda de prensa en Sevilla, antes de participar en una asamblea con más de 500 delegados, ambos líderes han confiado en que los paros parciales de dos horas por turno, convocados coincidiendo con el Día de la Mujer, sean un éxito “histórico de movilización social” en la calle y también en las empresas.

Han reivindicado el papel de las organizaciones sindicales en la lucha por la igualdad de género porque va más allá de lo social y abarca el plano laboral, donde se produce la brecha salarial que es “cierta y no es un invento estadístico”, ha apostillado el dirigente de CCOO.

Han negado las acusaciones de que sea un paro partidista y han explicado que responde a una postura ideológica o política, que parte del movimiento feminista, de la lucha por la igualdad y por una sociedad igualitaria.

En este sentido, el dirigente de la UGT ha apuntado que no convocar la huelga también es una opción política y ha sostenido que, dada la situación de desigualdad que hay en España, sería “imperdonable no aprovechar la oportunidad para conseguir que esta jornada represente un antes y un después en la igualdad de derechos y en la dignidad de la mujer”.

Tras expresar su respeto por los sindicatos que no convocan y por los partidos que no apoyan el paro, Pepe Álvarez ha pedido que no se descalifique a un “movimiento de lucha tan importante” como este.

El secretario general de CCOO ha incidido en la amplia dimensión del movimiento del 8 de marzo y, en ese sentido, ha defendido el papel de los sindicatos como convocantes de un paro parcial con el que “favorecen el éxito de la movilización social”.

Ha pronosticado un “éxito apoteósico de la movilización social” porque el debate de la desigualdad ha entrado en las empresas y ha calado en la sociedad y, por tanto, los sindicatos continuarán profundizando en esta lucha.

Los sindicatos quieren que el 8 de marzo sea una jornada no solo contra la brecha salarial sino contra la discriminación hacia la mujer en los puestos de responsabilidad y contra la reforma laboral del PP, que “solo ha traído más discriminación y marginación de la mujer en el mundo del trabajo”, según Álvarez.

Igualmente, quieren que sea una jornada de lucha contra el acoso laboral y, en este sentido, Álvarez ha animado a las mujeres a que denuncien “porque van a encontrar a toda las sociedad para darles soporte”.