Muerde a un guardia civil cuando evitaba que pegara a sus padres en Nerja

El agente ha perdido tejido en sus dedos y sufre una fisura en la falange por el bocado de un vecino que ya ha causado problemas antes.

J.J. Madueño. ABC.

Acudieron a un aviso de un chico que quería agredir a sus padres en la localidad de Nerja el pasado lunes. Los agentes conocían al individuo, puesto que no era la primera vez que causaba problemas. Necesita medicación y suele tener actitudes violentas. Llegaron a la vivienda y trataron de calmarle, pero al ver a la Guardia Civil el joven se puso más agresivo y los agentes tuvieron que intervenir, resultando uno de ellos herido.

El varón se negó a las requisiciones de la patrulla de la Guardia Civil y se ponía más agresivo con sus familiares, hasta que los agentes decidieron que había que reducirlo para controlar la situación. Los agentes se abalanzaron sobre el chico para poder engrilletarlo y hacerse con la situación. En la refriega y cuando estaba tirado en el suelo le soltó un bocado a uno de ellos en la mano.

El agente sufrió heridas que le mantienen de baja, pese a que llevaba puestos los guantes de protección para no recibir cortes que distribuye el Ministerio de Interior a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Pese a ello, le produjo desgarros en sus dedos y, en uno de ellos, llegó a perder parte de la carne de la falange. Además, por culpa del bocado, tuvo una fisura en el hueso.

Comentarios
Cargando...
error: Contenido protegido

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar