Podemos Vélez-Málaga califica de escandalosas las conclusiones del Tribunal de Cuentas sobre el tranvía

Para la formación morada el órgano fiscalizador desnuda la irresponsable gestión que desde Vélez-Málaga y Sevilla ha venido realizando el PSOE de la mayor inversión en la historia de nuestro municipio

Podemos Vélez-Málaga califica de escandalosas las conclusiones del Tribunal de Cuentas sobre el tranvía



El  ‘Informe de Fiscalización del desarrollo, mantenimiento y gestión del Tranvía de Vélez-Málaga’ aprobado por el Tribunal de Cuentas ha confirmado a lo largo de más de cien páginas algunas de las peores sospechas ciudadanas. Las conclusiones, para el círculo municipal de Podemos son “demoledoras y contundentes”: el tranvía de Vélez-Málaga carecía de una adecuada justificación; la contratación a terceros de trabajos que teóricamente debían haber desarrollado entidades dependientes de la Consejería de Obras Públicas y Transportes fue cuestionable; se realizaron cambios en el trazado sin justificar; se produjeron sobrecostes resultado de una gestión ineficiente; y en la redacción del proyecto inicial se produjeron importantes deficiencias.

Podemos califica de “escándalo” las conclusiones en materia de contratación del informe, que analiza el período comprendido entre 1998 y 2014. “La normativa de contratos habría sido infringida reiteradamente al no llevarse a cabo negociación alguna con las empresas que participaron en la licitación, como hubiera sido preceptivo. Se desarrollaron prácticas que no resultaron conformes a los principios de igualdad, objetividad, transparencia y economía en la gestión de fondos públicos; al tiempo que en beneficio del licitador se habrían modificado las condiciones contenidas en los pliegos en aspectos que afectaban a las garantías de seguridad, calidad y disponibilidad”.

Por último, entre otras irregularidades e incidencias, no resultan menores las que afectarían al régimen económico de explotación del tranvía y su fiscalización. En estas materias, la recaudación de la tasa por el servicio público de transporte urbano se habría realizado indebidamente; la tarifa técnica no se habría revisado con la periodicidad anual exigible; los acuerdos de revisión se habrían adoptado por el entonces alcalde, pese a no ser el órgano de contratación; y se habría prescindido de un fiel reflejo en las cuentas autonómicas de la financiación de las empresas y del coste del proyecto.

“Ante este bochornoso cuadro, desde Podemos Vélez-Málaga compartimos las directrices que inciden en la necesidad de que se realicen estudios técnicos y económicos rigurosos basados en estudios de demanda realistas previos al desarrollo de grandes infraestructuras que permitan avalar una ponderada y sensata toma de decisiones en función de los distintos escenarios posibles”, sostiene la formación morada. “Lo contrario, como nos demuestra este caso, supone dilapidar recursos públicos de un modo irresponsable y lesivo para los intereses de la ciudadanía”.

Como aclara el presente informe, los costes netos totales incurridos por la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Vélez-Málaga, hasta el 31 de diciembre de 2014, por la preparación, construcción y gestión del tranvía, así como los derivados de su inactividad, ascendieron a 42.250.755,49 euros, de los que la mayor parte, hasta el 85%, se corresponden con la preparación del proyecto y construcción del tranvía, cuya financiación, de acuerdo con los convenios celebrados entre ambas Administraciones, correspondió a la Junta de Andalucía.

Así las cosas, 11 años después de su puesta en servicio -aunque la segunda fase jamás fue estrenada- y cinco desde que dejó de recorrer las calles de Vélez-Málaga, el tranvía de Vélez-Málaga, “el primero de Andalucía de la era moderna sigue siendo un quebradero de cabeza para nuestros políticos y un motivo de bochorno para la ciudadanía. La irresponsabilidad de los dirigentes del PSOE, en Vélez-Málaga y Sevilla, han convertido de este modo el sueño de contar con un medio de transporte ágil, cómodo y sostenible, en una pesadilla contable que pesa como una losa sobre la frágil economía de un municipio cuya geografía urbana se ha visto transformada sustancialmente y que no puede permitirse más pifias”, concluyen.