Podemos Vélez-Málaga pide a Moreno Ferrer “que deje de esconderse” ante la difícil situación del Convento de Las Claras

49

Este formación explica que un año después de haber presentado ante la Delegación Territorial de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía un escrito en el que advertían del “serio riesgo de degradación” que amenazaba a este Bien de Interés Cultural, y solicitaban que la citada consejería ejerciese las competencias que tiene atribuidas por la Ley 14/2007, de 26 de noviembre, del Patrimonio Histórico de Andalucía, a la hora de adoptar las medidas necesarias para “la conservación, mantenimiento y custodia de este inmueble y su entorno”, la ciudadanía sigue esperando unas actuaciones que no llegan pese al progresivo deterioro del edificio.

Podemos indica que, ¿La causa del retraso? Según el alcalde Moreno Ferrer es la llegada de unos supuestos informes por parte de Cultura y de la propiedad [en referencia a Unicaja] que permitirían al Ayuntamiento conocer la realidad del edificio y abordar su compra, unos informes, según ha manifestado el socialista en algún medio de comunicación, de los que habrían recibido noticia verbal y con los que esperan contar “en breves días”.

¿Pero a qué informes se refiere el alcalde y por qué evita mencionar en todo momento aquellos que en el último año se han ido realizando por parte de diferentes técnicos instando en algunos casos a tomar medidas urgentes? Desconocerlos sería negligente; hacer como que no existen, en el mejor de los casos una maniobra de distracción, en el peor una mentira. Como parece necesitar rabitos de pasa, le queremos recordar al regidor algunos datos.

Cronología

Apenas unas semanas después de presentar Podemos Vélez-Málaga su escrito de octubre de 2017 -la Sociedad de Amigos de la Cultura presentó otro en similares términos por estas fechas-, la Delegación Territorial de la Junta requirió al Ayuntamiento a que procediera a emitir informe sobre los hechos mencionados al tiempo que enviaba a miembros de los Servicios Técnicos de la Delegación a inspeccionar el edificio, lo que se produjo el pasado 27 de noviembre, momento en el que aprovecharon también para solicitar de la propiedad, Unicaja Banco, que realizara una propuesta y programa de actuaciones para la conservación integral del inmueble.

Ese escrito en el que se presentaba un primer estudio sobre las patologías del inmueble-según nos hizo saber la propia Delegación a 29 de enero del presente- fue remitido por parte de Unicaja a fecha de 25 de diciembre de 2017. Es decir, desde hace casi un año la Consejería de Cultura -y es de presumir que el propio alcalde de Vélez-Málaga- cuentan con documentación de carácter técnico sobre el penoso estado del inmueble.

Para Podemos la cosa no queda aquí. Ya que añaden que tras presentar una pregunta al consejero de Cultura en comisión parlamentaria -el 21 de febrero de 2018-, en la que se les confirmó la presentación del citado informe de patologías por parte de técnicos de Unicaja, “solicitamos copia tanto del informe enviado por la consejería de Cultura a la entidad propietaria de Las Claras, conteniendo el estudio-diagnóstico detallado del estado de conservación del BIC, como de la citada propuesta en dos fases de estudio de patologías enviada por Unicaja a la Consejería de Cultura. Esta última se nos negó, con el argumento de que era propiedad de la entidad privada titular del bien, mientras que de la primera sí se nos remitió copia en junio de este año”.

En este informe clave, recordamos que fruto de la inspección realizada en noviembre de 2017 ante las denuncias efectuadas por parte de la SAC y Podemos, se mencionan aspectos de enorme gravedad -que el alcalde de la ciudad niega en base a esos informes verbales que él maneja-, como “Que el inmueble presenta graves problemas de conservación, especialmente en los referidos al estado general de las cubiertas de la iglesia (…) así como deformaciones y asientos de parte de los faldones del presbiterio que requieren una intervención urgente”.

Se habla también “de la presencia de humedades de capilaridad que han producido deterioros de los revestimientos y pinturas en los arranques de los muros” y de que aunque no se aprecian en general “indicios de ruina ni defectos estructurales que afecten a su estabilidad”, estos indicios sí son constatables “en la armadura de cubierta de planta segunda, en la nave perpendicular al presbiterio”, del mismo modo que se observan, entre otros daños, “fracturas de importancia” “en la crujía de celdas o habitaciones a patio”, recomendándose “el apeo de esta parte del inmueble, en evitación de derrumbes locales o colapso de parte del edificio”.

En el escrito se apremia a la propiedad a realizar un programa de actuación para acometer su conservación integral, pero al mismo tiempo se le recuerda al Ayuntamiento que con independencia de lo anterior y en aplicación de la LOUA y el PGOU de Vélez-Málaga, “podrá dictar la orden de ejecución necesarias para la adopción, por parte de los propietarios o titulares de derechos reales, de las actuaciones de conservación y custodia que aseguren su correcto funcionamiento”.

Preguntas ¿sin respuesta?

Añade el círculo de Podemos en la nota de prensa que “En los últimos días se ha conocido la existencia de un nuevo informe, elaborado por técnicos independientes para la Sociedad de Amigos de la Cultura, en los que se acreditan y amplían los extremos anteriormente anunciados y se emite una detallada propuesta de actuación destinada ya no solo a garantizar la conservación del inmueble, sino a evitar que este entre en riesgo de colapso, que es a lo que parece ir dirigido si no se van poniendo las necesarias medidas correctoras”. Por lo que  ante esta situación es inevitable hacerse una serie de preguntas:

¿Hasta cuándo piensa el alcalde hacer oídos sordos? ¿Cuántos informes necesita para empezar a hacer algo? ¿Por qué se incluye una partida de 27.000€ para Las Claras en el presupuesto de 2018 si ahora se está a la espera de una documentación ultrasecreta para abordar la compra? ¿Piensa Unicaja hacer algo por Vélez-Málaga ahora que se le presenta la ocasión o su obra social es limitarse a llevarse los beneficios que pueda obtener de nuestros depósitos bancarios? Y en este caso, ¿piensan en algún momento las administraciones obligar a la propiedad a que cumpla con la Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía y ejecute ese programa detallado de actuaciones para la conservación integral del inmueble que le pidió la Consejería de Cultura? ¿Para cuándo el debate sobre a qué fin debería ir destinado el edificio? ¿Cómo piensa el equipo de Gobierno sufragar la inversión millonaria que supone la compra y rehabilitación del espacio? Y, por último, si hasta hace unos meses el alcalde calificaba en algún medio de “cuatro desconchones” los evidentes signos de degradación del conjunto, ¿estará esperando que se empiecen a desprender las cubiertas para empezar a tomar medidas y pasar de la fase “verbal” a la escrita?

Concluyen afirmando que hay “Muchas incógnitas que resolver, desde luego. Pero está claro que el primer paso para ir despejando las dudas es que quien tiene la responsabilidad de hallar soluciones deje de esconderse”.

Comentarios
Cargando...
error: Contenido protegido

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar