El PP en Diputación reclama a la Junta un plan de calidad para coordinar la limpieza de las aguas del litoral

El PP en Diputación reclama a la Junta un plan de calidad para coordinar la limpieza de las aguas del litoral



El PP en la Diputación de Málaga presentará una moción en el pleno del próximo martes para pedir a la Junta de Andalucía que redacte un plan de calidad de las aguas de baño que contemple de manera anual la homogeneización y coordinación de la limpieza de las aguas en todo el litoral andaluz. Además, le reclama que incluya una partida para ello en el presupuesto de 2018.

El vicepresidente de la Diputación Francisco Salado ha destacado la importancia del sector turístico en la provincia y el hecho de que por primera vez se llegue a siete millones de turistas de junio a septiembre. Esto conlleva “seguir apostando y trabajando por llegar a la excelencia” y ha subrayado la diversidad de la oferta, la profesionalidad de los empresarios y profesionales del sector y también el apoyo de los ayuntamientos, mancomunidades y Diputación por el turismo.

A pesar de los datos históricos que se van registrando, ha recalcado que “no hay que bajar la guardia ni confiarnos”, por lo que ha incidido en que hay que seguir “dedicando esfuerzos e invirtiendo recursos económicos”. Según Salado, ayuntamientos y las dos mancomunidades “se han visto muy desatendidas por la gestión turística de la Junta en lo que se refiere a nuestras playas”. “Los ayuntamientos y las dos mancomunidades soportan casi en exclusiva el mantenimiento de la calidad de las playas sin ayuda económica y con inseguridad jurídica”, ha sostenido, añadiendo que el peso del litoral malagueño sobre la economía y el potencial turístico “no está siendo puesto en valor ni reconocido ni gestionado como corresponde a su importancia y necesidades”.

En esto ha puesto como ejemplo la “inacción durante muchos años” del Gobierno andaluz respecto a los chiringuitos o la derogación de una orden sobre concesión de subvenciones en materia de turismo, “que dejó solos a los ayuntamientos y mancomunidades frente a la responsabilidad de mantener y mejorar los equipamientos de playas y la consecución y mantenimiento de las banderas azules, distintivo que premia el cumplimiento de unos estándares de condiciones”. A pesar de la nueva orden, de 19 de julio de 2016, no ha habido cambios, según Salado, por lo que ha considerado “inaplazable” una actuación “seria y responsable para atender, salvaguardar y potenciar el extraordinario patrimonio de nuestras playas, densamente pobladas o no, del ámbito rural o urbano”. Ha puesto como ejemplo Baleares, donde el Gobierno autonómico licita el servicio de forma conjunta para todas las islas, permitiendo homogeneizar el tipo de embarcación, las necesidades técnicas del servicio y del personal.

Además, permite adaptar y coordinar mejor las jornadas de limpieza según las necesidades específicas que surjan, “priorizando los puntos donde se haya detectado más suciedad”. “Los andaluces tenemos que aspirar a tener un plan de calidad de las aguas de baño que coordine los 1.100 kilómetros de maravillosa costa durante todo el año, de modo que aspiremos realmente a la excelencia en la calidad de las aguas de baño”, ha finalizado el diputado del PP.