El Programa de Ayuda Alimentaria distribuye 1,24 toneladas de alimentos en la provincia de Málaga

El Programa de Ayuda Alimentaria distribuye 1,24 toneladas de alimentos en la provincia de Málaga



El subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones, ha anunciado la distribución de 1.254.000 kilogramos de alimentos en toda la provincia en la segunda fase del Programa de Ayuda Alimentaria 2017 a los más desfavorecidos, previsto dentro del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) y que gestiona el Ministerio de Alimentación, Agricultura y Pesca y Medio Ambiente.

Briones ha visitado este jueves, junto al jefe de la Dependencia del área de Agricultura y Pesca de la Subdelegación del Gobierno en Málaga, José María Bergillos, el almacén de Cruz Roja -una de las dos ONG autorizadas y asociadas al Programa de Ayuda Alimentaria responsables de la distribución-, donde han sido recibidos por el coordinador provincial de Cruz Roja, Samuel Linares; y el responsable del centro de almacenamiento y distribución del Programa 2017, Sergio Gallegos. Tanto Cruz Roja como la Federación Española de Banco de Alimentos (Fesbal) son responsables en todo el territorio nacional de almacenar y distribuir a su vez los productos entre ayuntamientos y ONG, para su reparto a las familias más necesitadas. Los productos llegaron a principios de octubre a los almacenes y ya trabajan en su reparto ambas organizaciones.

“En esta segunda fase Cruz Roja, que ya lleva dos semanas de reparto, distribuye casi 627.000 kilogramos/litros de alimentos con un valor aproximado de 561.000 euros a través de 62 asociaciones, consistorios y asambleas locales de la propia entidad; esas mismas cantidades aproximadamente maneja Bancosol, lo que suma 1.254.000 kilos de alimentos valorados en 1.123.000 euros que llegarán a más de 60.000 personas”, ha explicado el subdelegado. Durante la primera fase del Programa de Ayuda Alimentaria en la provincia ya se han repartido 945.636 kilos de alimentos con una inversión de 763.796 euros y casi 58.000 personas resultaron beneficiadas.
Con la tercera fase se culminará el Programa de 2017 que superará los tres millones de kilogramos de productos repartidos con una estimación de más de 2,5 millones de euros.
COHESIÓN SOCIAL
“El objetivo es contribuir a promover la cohesión social con este tipo de ayudas a familias y alcanzar el objetivo de erradicar la pobreza tras unos años muy duros marcados por una crisis que ya remonta, lo cual no puede hacernos olvidar la situación más desfavorecida de muchos”, ha dicho Briones. Durante su visita al centro de almacenamiento que tiene la institución en el parque empresarial Hijos de Rivera, el subdelegado ha presenciado parte del reparto que desde Cruz Roja se hace a las entidades incluidas en el Programa de Ayuda Alimentaria 2017 y ha agradecido también “la labor de tantos voluntarios con un objetivo básico: contribuir a que las familias puedan ver paliadas sus necesidades de alimentación desde el punto de vista nutricional, porque son alimentos básicos”.
El programa de Ayuda Alimentaria es un programa nacional que distribuye alimentos a las personas más desfavorecidas y que está cofinanciado por el Fondo de ayuda Europea para los Más Desfavorecidos (FEAD) (2014-2020) en y por el presupuesto de la Administración General del Estado. Incluye la compra de alimentos adquiridos en el mercado, su suministro a los centros de almacenamiento y distribución de las organizaciones asociadas de distribución, quienes los distribuyen entre las organizaciones asociadas de reparto autorizadas para que, a su vez, lo entreguen gratuitamente a las personas más desfavorecidas junto con medidas de acompañamiento, entendiendo por estas, un conjunto de actuaciones dirigidas a favorecer la inclusión social de los destinatarios de la ayuda alimentaria.
Los alimentos objeto de la licitación son: arroz blanco, garbanzos cocidos, leche entera ultrapasteurizada (UHT), conservas de atún, pasta alimenticia, tomate frito en conserva, crema de verduras, galletas, judías verdes en conserva, fruta en conserva en almíbar ligero, cacao soluble, tarritos infantiles de fruta y de pollo, cereales infantiles, leche de continuación en polvo, aceite de oliva y conserva de sardina en aceite vegetal.
Además de la compra de alimentos, las Organizaciones Asociadas de Distribución reciben subvenciones para el reparto y existe un plan de control por parte del Gobierno que afecta tanto a las empresas suministradoras de los alimentos -para supervisar la cantidad y calidad-, como a las distribuidoras y, de forma aleatoria, a las asociaciones de reparto.