Quiebra la empresa adjudicataria que tenía que finalizar las obras de la depuradora de Nerja

Quiebra la empresa adjudicataria que tenía que finalizar las obras de la depuradora de Nerja



La empresa madrileña adjudicataria de las obras de la primera Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Nerja, Isolux-Corsán-Corviam, ha entrado en fase de concurso de acreedores, lo que indica claramente que se complican y mucho la culminación de los trabajos pendientes de este proyecto fundamental para conseguir el ansiado objetivo del vertido cero en el litoral de la Costa del Sol.

Esta empresa que no podido afrontar con liquidez lo que necesitaban, una cifra de algo más de 400 millones de euros, para eludir lo que sobre el pasado mes de abril ya se les aclaraba, declarase en fase de preconcurso de acreedores, de forma que ahora la gestión de la compañía, que tiene una deuda de más de 1.600 millones de euros y una plantilla de 3.884 trabajadores, queda en manos de tres administradores concursales, designados por los accionistas mayoritarios: Santander, Bankia y Caixabank.

El concurso de Isolux-Corsán-Corviam es el mayor de una compañía de construcción de los últimos años y de los de más dimensión de la historia empresarial española junto con los de Martinsa Fadesa, Abengoa, Nueva Rumasa, Pescanova o Reyal Urbis. La firma que a finales de 2013 se hizo con el contrato de la EDAR de Nerja recurre finalmente al concurso al no poder acometer una segunda reestructuración de su deuda apenas un año después de que en julio de 2016 fuera rescatada por sus bancos acreedores, que desde entonces controlan la firma. El concurso afecta a siete empresas: Grupo Isolux Corsán, Corsán-Corviam Construcción, Isolux Ingeniería, GIC Concesiones, Isolux Corsán Servicios, Isolux Corsán Inmobiliaria e Isolux Energy Investments.

Las obras de la EDAR de Nerja se iniciaron en enero de 2014, con un plazo de ejecución inicialmente previsto de 30 meses, por lo que deberían haberse finalizado hace ahora un año. Sin embargo, los problemas con el proyecto comenzaron casi desde el principio. Aunque la planta de tratamiento está prácticamente finalizada, al 96% de ejecución, quedan por construirse la principal estación de bombeo, en la playa de Burriana, y por colocar los principales colectores por el casco urbano.

De esta forma, el Ministerio de Medio Ambiente estima tras el estudio de la situación, que aún queda por realizarse un 24% del proyecto, además de que se culmine un proyecto complementario para incluir hasta once puntos de vertidos urbanos no contemplados en el proyecto de ejecución original.  Así nos informan desde el consistorio, el presupuesto de 23,2 millones de euros aún podría incrementarse en unos 2,2 millones de euros más. Los trabajos son financiados íntegramente por el Ministerio de Medio Ambiente. Por su parte, el ayuntamiento de Nerja estima que aún quedan por ejecutarse un tercio de las actuaciones de la EDAR.

A la demora que ya preocupaba, se le suma ahora una extensa preocupación al conocer esta noticia, por lo que el equipo de gobierno nerjeño han vuelto a pedir por escrito al Gobierno central una reunión con carácter «urgente» para conocer qué va a ocurrir con la citada depuradora. Desde la Asociación de Empresarios de Nerja (AEN), su presidenta, Ángela Díaz, declinó hacer valoraciones «hasta analizar bien la situación», según informó a EFE.