Simula ser víctima de un robo para recuperar el dinero que le intervinieron en un operativo policial

Simula ser víctima de un robo para recuperar el dinero que le intervinieron en un operativo policial

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Vélez-Málaga a tres personas , entre ellas dos mujeres de 20 años y un hombre de 25, por su presunta implicación en una simulación de delito.

Según un comunicado de la Policía, el principal investigado vio la oportunidad de recuperar parte de los 11.000 euros que le habían sido intervenidos en el transcurso de una operación contra el tráfico de drogas que se había desarrollado en su domicilio el pasado mes de enero.

Al parecer, presuntamente los tres acordaron denunciar un robo con violencia en el interior de la vivienda familiar y de esta manera conseguir supuestamente que su seguro les indemnizara, según ha informado la Policía Nacional.

La investigación se inició a raíz de la denuncia interpuesta ante comisaria de la Policía Nacional en Vélez-Málaga, en la que una de las detenidas, denunció que mientras cuidaba del bebé de una amiga, dos individuos encapuchados y armados, con un arma de fuego y con un arma blanca, irrumpieron en la vivienda, y mientras uno le amenazaba con el arma cortante, el otro le intimidó poniéndole un arma de fuego en la cabeza.

Además, aseguraba cómo uno de ellos la agredió y amenazó con acabar con su vida si gritaba. Seguidamente, y según señalaron en la denuncia, uno de los asaltantes subió a la planta superior donde estaba su amiga -propietaria de la casa y madre de la criatura- mientras que el segundo registraba el interior de los muebles de la cocina.

Una vez que hallaron el dinero huyeron a pie del lugar. La mujer, para dar más veracidad a su denuncia, describía a los agresores, llegando a entregar los dos pasamontañas que los asaltantes habían utilizado en el robo y que abandonaron en su huida, han precisado desde la Policía Nacional.

Sin embargo, las pesquisas realizadas determinaron que los hechos no se habían producido y que los investigados simularon ser víctimas del robo con violencia con el único propósito de dar cuenta a su seguro y ser resarcidos económicamente.

La Policía Nacional ha recordado que denunciar hechos inexistentes o que no se ajustan a la realidad, pueden acarrear graves consecuencias y no sale gratis. Además supone la utilización de numerosos recursos humanos y materiales para la investigación de unos hechos que al final se comprueban que no sucedieron, restando esa dedicación al seguimiento de los ilícitos efectivamente cometidos. Fingir ser víctima de un ilícito penal constituye un delito, han sostenido.

EFE