Torre del Mar se rinde a su Santísima Virgen del Carmen

305

Un año más, volvieron a cumplirse las tradiciones: la Santísima Virgen del Carmen de Torre del Mar surcó las calles de su pueblo, como nunca abarrotadas de personas, en triunfal procesión de alabanza y, un año más, volvió a quedar de manifiesto la simbiosis natural existente entre este pueblo y su Patrona.

A las 18.30 horas dio comienzo la celebración de la Eucaristía previa a la salida procesional. Tras la acción de gracias y el canto de la “Salve”, los mayordomos fueron organizando el cortejo en el interior del templo. Lo abría la Cruz Parroquial, escoltada por dos faroles, así por segundo año consecutivo abrirá musicalmente el cortejo procesional la Banda de CcTt de la Estrella de Málaga, mientras que tras el trono de la Santísima Virgen del Carmen, un año más, ponía sus sones la Banda de Música”Las Golondrinas” y muy cerca de ellos una amplia sección de niños portando farolillos. A ellos les seguía el Estandarte con el retrato de la Virgen y el Guión corporativo, acompañados ambos por multitud de devotos ataviados con la indumentaria típica de marengos.

Hermanas portando remos y una amplia representación de las autoridades como entre otros el Alcalde de Vélez-Málaga, Antonio Moreno, Teniente de Alclade de Torre del Mar, Jesús Pérez Atencia, así como otras autoridades civiles y militares: Policía Local y Nacional, Guardia Civil, Capitanía Marítima y Liga Naval de Málaga, además de representación de Hermandades y Cofradías hermanas, de Pasión y Gloria, de Torre del Mar y Vélez-Málaga.

Tras el repique de las campanas, los vítores del numeroso público que allí se congregaba y los acordes de la “Marcha Real” enlazada con la “Salve Marinera”, la Santísima Virgen del Carmen salió de su templo. Lucía más torreña que nunca, con una olorosa biznaga en su mano derecha, su halo de procesión y su juego de escapularios marrones bordados en oro. El Niño Jesús, en brazos de su madre, jugueteaba con su barquita de plata al tiempo que bendecía al pueblo con su diestra.

Por el itinerario habitual, bajo una tarde agradable y en loor de multitudes, inició la Santísima Virgen su recorrido procesional. De nuevo sonó “Carmen Coronada” para la curva de entrada en la Calle del Mar, la calle señorial que lucía sus mejores galas para el día grande de Torre del Mar. 

Así le esperaba la gente agolpada en las calles del itinerario hasta pasar por el altar en honor a la Virgen instalado en la Oficina de Turismo de Torre del Mar y realizado por la Hermandad de la Virgen del Carmen.

Poco después entre una auténtica marea humana, el trono tomó dirección al Paseo Marítimo. En el embarcadero volvió a sonar la “Salve” y rozando la media noche y ya montada en su jábega, la Virgen del Carmen zarpó para bendecir las aguas de su bahía.

De vuelta, con los pies en tierra firme, la esperaba un espectacular castillo de fuegos artificiales y la voz de Rafa Garcel, que como año también ofreció a la Virgen su ofrenda en forma de canto. Vuelta por el Paseo Marítimo y despedida de la mar, mirando hacia la playa y cantando la “Salve Marinera”. El regreso a su templo sobre las dos de la mañana de nuevo fue para todos inolvidable.

Comentarios
Cargando...
error: Contenido protegido

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar