“Entré a Turquía con pasaporte, nos detuvieron por terroristas y nos discriminaron por lesbianas “

Las jóvenes Jimena y Shaza, que llegaron a Torrox en la madrugada del sábado desde Barcelona, tras huir desde Dubái y ser retenidas en un centro de deportados en Turquía, han ofrecido una rueda de prensa en la localidad axárquica de residencia de Jimena, donde se casarán próximamente

“Entré a Turquía con pasaporte, nos detuvieron por terroristas y nos discriminaron por lesbianas “



Esta mañana la joven Jimena Rico, que llegó a Torrox en la madrugada del sábado tras ser retenida en Turquía junto a su novia egipcia, ha ofrecido una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Torrox para explicar cómo vivió todo el calvario sufrido desde que viajó desde Londres, donde trabajaba desde 2013,  a Dubái con su pareja Shaza Ismail, nacida en la capital de los Emiratos Árabes, aunque con pasaporte egipcio.

Las dos permanecieron tres días detenidas en un centro de deportados en Turquía, “que en realidad ese una cárcel para mujeres”, acusadas de terrorismo y según su relato sufrieron una discriminación por ser lesbianas.

Llegaron a Turquía huyendo desde Dubai del padre de Shaza, que las había “amenazado de muerte”.

En la recepción de Jimena, hispano-argentina con residencia en Torrox, Óscar Medina, alcalde de la localidad,  ha agradecido a los medios de comunicación “por hacerse eco, al Gobierno de España,  a la Subdelegación del gobierno y a la Delegación del gobierno en Andalucía, y especialmente a la Guardia Civil por su gran trabajo en contacto con  la embajada de España en Turquía; así como a la embajada turca en España. El regidor ha destacado la valentía de las dos chicas y de sus familiares y amigas que han ayudado a que Jimena y su pareja vuelvan a la localidad axárquica.

Jimena ha comenzado agradeciendo la presión ejercida por  los medios de comunicación. “De no ser por vosotros no estaríamos sentadas aquí”. También ha tenido palabras de agradecimiento para “el gobierno, el pueblo, mi familia y en especial a Tamara.” Además, ha indicado que las dos recibieron ayuda de mucha gente que arriesgó su vida sin conocerlas.

“Fueron 14 días de no parar, cada día y cada segundo era una emoción nueva y por las condiciones legales que Shaza tiene en el país quiero dar las gracias al gobierno por darle un permiso de estancia nada más llegar al Aeropuerto, pero ahora tenemos que resolver su situación”. La tortilla ha indicado que no puede manifestar mucho más porque no quiere comprometer la situación de Shaza.”Hoy tenemos la cita con la abogada y tras esa cita podré contar más”.

Jimena se ha mostrado esperanzada en que  la noticia de su retención en Turquía y feliz vuelta a España,  ha llegado a los países árabes, lo que puede ayudar a mucha gente que vive una situación de represión por su orientación sexual.

La joven ha informado acerca de sus planes. “Lo primero que haremos será buscar trabajo, empezar de cero… Shaza tiene que aprender español e insertarse un poco en la sociedad, porque es bastante diferente a lo que está acostumbrada. Para ella es un shock, por ejemplo, que aquí las parejas homosexuales puedan ir de la mano”.

Respecto al padre de Shaza, ha indicado que no han vuelto ha tener contacto con él, pero que “Shaza quiere desmentir todo lo que este ha dicho por teléfono”.

Ha relatado que volvieron a Dubái desde Londres, donde vivían, engañadas por el padre de Shaza, que les dijo que su madre estaba enferma, y una vez allí, “aseguró a su hija que nunca se iba a casar con una mujer y que no la dejaría irse de su casa”.

Escaparon hasta Georgia y, cuando estaban en el aeropuerto de Tiflis para regresar hasta Londres, apareció el padre de Shaza, “que fingió un infarto, nos rompió la documentación y me amenazó de muerte”.

Tras este altercado, en el que intervino la Policía, ella renunció a que encarcelaran al padre de Shaza y fueron llevadas hasta la frontera de Turquía, país en el que entraron “de forma legal”, porque renovaron la documentación.

Pese a ello, cuando entran en Turquía, son detenidas “por terrorismo”, y cree que en esa acusación “pudo tener algo que ver la abogada del padre de Shaza”, que les venía “siguiendo la pista”.

En relación a cómo vivió la detención en Turquía la joven  ha desmentido que entrara en el país turco sin pasaporte.

“Yo llevaba mi pasaporte,  ella tenía dos pasaportes egipcios: uno caducado con el visado de  Londres y su residencia de Dubái, que rompió su padre, y otro en vigor.  Él rompió el pasaporte caducado con el visado. El mío lo robó, pero la policía lo recuperó. Así que yo entré legal y ella también. No puedo informar nada más sobre la detención hasta que no me reúna con mi abogada”.

La madre de Jimena ha expresado que se ha sentido superada por la situación, que no ha sido muy consciente hasta este momento. “Ahora entiendo cuando veo a esas madres que pierden a sus hijos y los buscan, es horrible, no se lo deseo a nadie”.

Detenidas en  Turquía por terroristas y discriminadas por ser lesbianas

Jimena Rico ha denunciado el trato recibido por las autoridades turcas, que les aplicaron “una doble discriminación, por ser terroristas y por ser lesbianas”, y ha afirmado que le hicieron firmar un papel en lengua otomana sin traductor por el que renunciaban a recibir asistencia consular.

“No fue solo una discriminación de homosexualidad,  es más complejo”, ha dicho.

Ha señalado que estuvieron tres días retenidas, los dos primeros sin que les diesen de comer, y que en un traslado pudo hacerse con un teléfono y llamar a su familia, y que a raíz de eso se activó su búsqueda, porque hasta ese momento, Turquía negaba que estuviese en ese país.

El peor instante fue cuando las separaron e hicieron creer a Shaza que ella se había marchado y la había dejado allí ” Es de no tener corazón, decirle eso a una criatura que sabe que no puede volver a su país y que está amenazada de muerte”, ha indicado Jimena.

“Para que vean hasta qué punto llegó la situación, el embajador español estuvo dos días tratando de verme en el Centro y a mí me decían que mi embajada rechazaba verme y me hicieron firmar un papel en turco sin traductor diciendo que yo rechazaba ver a mi embajada”.

Shaza Ismail tampoco esperaba este trato “inhumano y horrible” por parte de Turquía, aunque sí intuía la reacción de sus padres, “ya que son muy religiosos”, pero tiene fe en que en unos años puedan aceptarle. No obstante, su familia “siempre será su familia”. “Ella adora a su familia y su padre la quiere, solo que tiene la mente muy cerrada”, apunta Jimena.

Las dos han previsto casarse en España, “nos casaremos aquí en Torrox”, ha anunciado Jimena.