Vélez-Málaga adecúa el acceso del antiguo barrio de La Villa con un tratamiento antideslizante

El concejal de Infraestructuras, Juan Carlos Ruiz Pretel, ha señalado que la actuación de mejora, que se ha iniciado esta semana, cuenta con una inversión de 20.047 euros para mejorar el acerado de las calle Real, Tapia de la Cruz y Calleja de Santa María

Vélez-Málaga adecúa el acceso del antiguo barrio de La Villa con un tratamiento antideslizante



La Concejalía de Infraestructuras del Ayuntamiento de Vélez-Málaga ha iniciado esta semana los trabajos de tratamiento antideslizante del acerado en las calles Tapia de Cruz, calle Real y Calleja de Santa María del barrio de La Villa.

El concejal de Infraestructuras, Juan Carlos Ruiz Pretel, ha informado de que la empresa adjudicataria de la ejecución del proyecto, Mencía Projects S.L., trabajará durante una semana en las tres vías de esta zona del casco histórico y se financiará con una partida de 20.047 euros con cargo a Mantenimiento de Vía Pública.

El edil ha valorado que este tratamiento antideslizante “mejorará el tránsito por las calles y, asimismo, la calidad de vida de los vecinos, puesto que los trabajos se centrarán en las aceras, desgastadas por el uso y las incidencias de los fenómenos climatológicos”.

Juan Carlos Ruiz Pretel ha precisado que se ha querido mantener “el color de la piedra originaria, una vez aplicada la pintura, por lo que el tono de las capas antideslizantes corresponde a los mismos de las piedras de los acerados de las distintas calles”.

La calle Tapia de Cruz no tendrá tráfico rodado durante la semana de duración de las obras, mientras que en calle Real de la Villa y en Calleja Santa María se adecuarán distintas pasarelas para que los vecinos accedan a las viviendas.

El edil de Infraestructuras ha matizado que en las actuaciones de la calle Tapia de Cruz, en un total de 608 metros cuadrados, se tratará previamente las aceras con máquina diamante para eliminar restos adheridos y abrir poro. Después se limpiará el pavimento con agua a presión y desengrasante alcalino para, finalmente, pintar con dos manos de antideslizante con alto contenido en sólidos.

En calles Real de la Villa y Calleja Santa María, con una superficie de trabajo de 686 metros cuadrados, no será necesario tratarlas con máquina diamante para la eliminación de restos, sino que se procederá directamente a la limpieza del pavimento y se pintarán las aceras con también dos capas de antideslizante.