Qué hace un veterinario: Tratamientos habituales

Qué hace un veterinario: Tratamientos habituales



Los veterinarios diagnostican y tratan enfermedades las disfunciones en la salud de los animales. Específicamente, se preocupan por la salud de las mascotas, ganado y animales de zoológico, hipódromos y laboratorios. Algunos veterinarios usan sus habilidades para proteger a los humanos contra las enfermedades transmitidas por los animales y realizar investigaciones clínicas sobre los problemas de salud humana y animal. Otros trabajan en investigación básica, ampliando nuestro conocimiento de animales y ciencias médicas, y en investigación aplicada, desarrollando nuevas formas de utilizar el conocimiento que se obtiene del reino animal.

La mayoría de los veterinarios diagnostican problemas de salud animal, vacunan contra enfermedades, medican animales que sufren de infecciones o enfermedades, tratan heridas y fracturas, realizan cirugías y aconsejan a los dueños acerca de la alimentación animal, el comportamiento y la cría de sus mascotas.

Los veterinarios tratan a las mascotas en todos los campos de la medicina animal. Tal y como señalan en la clínica especializada Royalvet, los veterinarios generalmente cuidan a perros y gatos, pero también tratan aves, reptiles, conejos, hurones y otros animales que pueden ser mantenidos como mascotas. Así mismo, alrededor del 16 por ciento de los veterinarios españoles trabajan en el sector alimentario, donde se incluyen cerdos, cabras, ganado vacuno, ovejas y algunos animales salvajes, además de animales de granja.

Cuando se trabaja con animales de granja o caballos, el desplazamiento a las granjas o ranchos para proporcionar servicios veterinarios para los rebaños o animales individuales es indispensable. Estos veterinarios prueban y vacunan contra las enfermedades y consultan con los propietarios de la granja o rancho y los gerentes con respecto a la producción animal, la alimentación y las cuestiones generales de bienestar.

Los veterinarios que tratan a los animales utilizan equipos médicos como estetoscopios, instrumentos quirúrgicos y equipo de diagnóstico, incluyendo equipo radiográfico y de ultrasonido.

Otros contribuyen a la salud humana y animal. Un gran número de veterinarios trabajan con médicos y científicos mientras investigan maneras de prevenir y tratar varios problemas de salud humana. Por ejemplo, los veterinarios contribuyeron en gran medida a la conquista de la malaria y la fiebre amarilla, resolvieron el misterio del botulismo, produjeron un anticoagulante usado para tratar a algunas personas con enfermedades del corazón y definieron y desarrollaron técnicas quirúrgicas para humanos, como el reemplazo de las articulaciones de cadera y rodilla. Hoy en día, algunos determinan los efectos de las terapias con fármacos, antibióticos o nuevas técnicas quirúrgicas probándolas en animales.

Los veterinarios involucrados en la seguridad alimentaria a menudo trabajan a lo largo de las fronteras del país como inspectores de salud animal y vegetal, donde examinan las importaciones y exportaciones de productos de origen animal para prevenir la enfermedad aquí y en países extranjeros. Muchos de estos trabajadores están empleados por el Ministerio de Agricultura o por otros organismos públicos de ámbito regional dedicados a tal efecto.

El ambiente de trabajo

Los veterinarios en la práctica privada o clínica a menudo trabajan largas horas en un ambiente interior ruidoso y a veces tienen que lidiar con las emociones o exigencias de los dueños de las mascotas. Cuando se trabaja con animales que tienen miedo o dolor, los veterinarios corren el riesgo de ser mordidos, pateados o rayados.

Por otro lado, los profesionales que trabajan en áreas no clínicas, como la salud pública y la investigación, trabajan en oficinas o laboratorios limpios y bien iluminados y tienen condiciones de trabajo similares a las de otros profesionales que trabajan en estos entornos. Los veterinarios en las áreas no clínicas pasan mucho de su tiempo tratando con gente más que con animales.

Además, al igual que los médicos, los responsables de la salud de los animales deben trabajar largas horas. Aquellos que se encuentran realizando prácticas en grupo pueden alternar turnos para estar de guardia por la noche o durante el fin de semana.

Otras habilidades requeridas

Al decidir a quién admitir, algunas facultades veterinarias ponen gran consideración en la experiencia veterinaria y animal de los candidatos. La experiencia formal, como el trabajo con veterinarios o científicos en clínicas, agronegocios, investigación o algún área de ciencias de la salud, es particularmente ventajosa. La experiencia menos formal, como trabajar con animales en una granja, o en un refugio estable o de animales, también puede ser útil. Los estudiantes deben demostrar ambición y el afán de trabajar con animales.

Los veterinarios potenciales deben amar a los animales y tener la capacidad de llevarse bien con sus dueños, por ello recomendamos encarecidamente esta clínica veterinaria en Mijas y Fuengirola, ya que desde su gerencia entienden de forma rigurosa que los animales son parte de sus dueños. Esperamos que este repaso general a las características de una profesión tan vocacional ayude al lector a entender el compromiso de los que lo ejercen con sus pequeños y no tan pequeños pacientes.