jueves 2/12/21
Imagen de la detención en 2009 del entonces alcalde socialista de Alcaucín, José Manuel Martín Alba. Foto: Archivo
Imagen de la detención en 2009 del entonces alcalde socialista de Alcaucín, José Manuel Martín Alba. Foto: Archivo

El Tribunal Supremo ha elevado la condena del exregidor socialista de Alcaucín a dos años y tres meses de prisión a los que hay que sumar los 17 meses a los que ya fue condenado en 2018 por la Audiencia Provincial de Málaga, de los cuales ya cumplio 3 meses.

 

El exalcalde socialista de Alcaucín, José Manuel Martín Alba, más conocido en la localidad con el sobrenombre artístico de 'Pepe Calayo' podría pasar en prisión más de tres años tras la sentencia del Trubunal Supremo que condena al exregidor a 2 años y tres meses de prisión como autor de un delito continuado de falsedad en documento oficial, pena que se añade a la sentencia de la Audiencia de Málaga que lo condenó a 17 meses de prisión por otros delitos. En total 3 años y 8 meses a los que habría que restar los 3 meses que el condenado ya pasó en prisión.

En la sentencia del Supremo  se estima parcialmente el recurso presentado por la Fiscalía y se especifican las modificaciones de la casación, manteniendo los pronunciamientos en cuanto a las condenas a otros diez acusados y las absoluciones de 20. Además, acuerda que no ha lugar a los recursos de las defensas. Martín Alba, fue condenado por la Audiencia de Málaga en abril de 2018 por un delito continuado de prevaricación, prevaricación urbanística y tráfico de influencias a la pena de ocho meses de prisión; y como autor, por inducción, de un delito de falsedad en documento oficial, a las penas de nueve meses de cárcel; aplicando dilaciones indebidas.

La historia de la trama del caso Arcos

En los cinco mandatos que Pepe Calayo fue alcalde, siempre con mayorías absolutas, en Alcaucín se construyeron 1.064 viviendas ilegales, según la contabilidad de los ecologistas basada en fotos por satélite. El regidor hacía y en ocasiones cobraba pequeños favores que permitían a los promotores hacer grandes negocios. Un ejemplo es el del promotor José Manuel Rico, que adquirió por 180.300 euros en 1999 un olivar. Cinco años más tarde, lo vendió por 6,77 millones a un grupo de empresas, pese a que la finca seguía siendo no urbanizable. Según la juez instructora, el empresario "por su amistad con el alcalde contaba con información privilegiada" y sabía que en el siguiente Plan General de Ordenación Urbana el olivar iba a ser recalificado como suelo urbanizable.

El sumario del caso Arcos, sobre la corrupción en Alcaucín revela cómo Pepe Calayo cometió supuestamente infinidad de trapicheos urbanísticos con la ayuda de José Mora, jefe del servicio de Arquitectura de la Diputación malagueña. El entonces regidor certificó que en distintas parcelas del municipio había ruinas que no existían en la realidad, para permitir la construcción de chalés sobre los falsos restos, única forma de que la construcción fuera legal. También falsificó la fecha de expedientes para legalizar casas irregulares o trató de modificar burdamente la normativa urbanística del pueblo para convertir en urbanizables terrenos rústicos.

Prueba de esos trapicheos que se traían entre manos exregidor y exjefe del servicio de arquitectura de diputación, es las transcripción de una conversación telefónica entre ambos que la Guardia Civil grabó y que consta en el sumario del Caso Arcos. En esa conversación Calayo y Mora hablan de certificar como reforma de unas ruinas lo que en realidad era una vivienda de nueva planta. En un momento, Mora dice: "Pero Pepe, si esa casa no existía (...) que [los promotores] paguen lo que tengan que pagar (...) 1.000, 2.000 euros, págalos, que te has hecho una casa por la cara, coño". El regidor contesta: "Para poderse empadronar, a esa casa, que no estaba ahí antes hay que darle un número legal". Y el arquitecto Mora zanja: "¡Que lo pague y a tomar por culo! Que me pague en b, que me hace mucha falta".

Hay que recordar que a Pepe Calayo la Guardia Civil le intervino 209.300 euros, la mayoría encontrados debajo de un colchón en su vivienda. El exalcalde defendió entonces que eran fruto de su trabajo "como alcalde, albañil y artista".

Otros condenados del caso

El ex alcalde de Alcaucín sólo fue uno de los once condenados por la Audiencia Provincial de Málaga, junto al ex jefe adjunto de Arquitectura de la Diputación José Francisco Mora, mientras que 33 acusados fueron absueltos.

En ese sentido el alto tribunal condena también ahora a dos de los acusados que fueron absueltos por la Audiencia malagueña: el asesor Pedro Grandfils y el secretario del Ayuntamiento Ernesto Rodríguez Martín Caro. A Grandfils a 2 años y 3 meses de prisión como autor por cooperación necesaria de un delito continuado de falsedad en documento oficial con la atenuante de dilaciones indebidas y a Rodríguez Martín Caro a abonar una multa de 540 euros como autor de seis delitos de falsedad por imprudencia en documento oficial con la atenuante de dilaciones indebidas.

Fuentes: Europa Press, el País, Málaga Hoy y Axarquía Hoy

El exalcalde socialista de Alcaucín, 'Pepe Calayo', podría pasar en prisión más de...
Comentarios