lunes. 15.08.2022
Fotograma de la película. Foto: Archivo.
Fotograma de la película. Foto: Archivo.

La animación japonesa vuelve a embelesarnos con esta maravillosa película llena de valores y emociones. Las nuevas tecnologías se conjugan con la esencia de La Bella y la Bestia deparando unas excelencias extraordinarias a todos los niveles. Mamoru Hosoda, director de las premiadas El niño y la bestia y Mirai, mi hermana pequeña, se acerca al cielo del manga cinematográfico con una historia ambiciosa, que conforme avanza se torna más fascinante, arropada por su hermosa banda sono

Siendo niña, Suzu quedó marcada por la muerte de su madre. Ahora, en el instituto, básicamente se relaciona con Hiroka, quien domina las redes sociales a las mil maravillas, mientras disimula lo que siente por el apuesto Shinobu. Tiene una voz prodigiosa para cantar, pero la timidez la atenaza a la hora de demostrarlo. Eso cambia cuando se introduce en un universo virtual donde millones de personas interactúan con otra identidad. Allí se convierte en Belle, la estrella musical que conquista a cuantos la escuchan. Con esta apariencia recién adquirida, se cruzará con el misterioso y rocoso Dragón, a quienes muchos odian.

Enganchan por igual tanto los acontecimientos que le suceden a la protagonista en el mundo real como cuanto experimenta su alter ego dentro del seductor e intenso entretenimiento infográfico. El primero está recorrido por sentimientos sinceros y enternecedores apuntes románticos. Al trasladarse a la ficción digital exhibe un derroche imaginativo arrollador, deudor de la obra del maestro Hayao Miyazaki (El viaje de ChihiroEl castillo ambulanteLa princesa Mononoke).

El guion luce la destreza precisa en la convergencia de ambos hilos argumentales al introducir circunstancias inesperadas y bien traídas, mediante las cuales aborda temas sumamente interesantes desde una perspectiva adolescente. Los peligros que esconden algunas aplicaciones de Internet muy extendidas, saber enfrentarse a los propios miedos, reconocer la auténtica amistad y hasta el maltrato infantil son cuestiones tratadas con inteligente sutileza.

Ese cúmulo de virtudes estalla en el mejor sentido con un desenlace que toca la fibra sensible y culmina este cuento de forma absolutamente extraordinaria.

La espléndida factura visual, que deslumbra en el plano fantástico, se acompaña de unas bonitas canciones, cuya introducción justifica perfectamente el relato; a lo cual se une la excelente partitura orquestal.

Las dos horas de metraje vuelan en este film que puede deleitar a cualquier tipo de público con sensibilidad artística.

Crítica de Cine: BELLE
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad