miércoles 8/12/21
LIBREROS DE NUEVA YORK
LIBREROS DE NUEVA YORK

Cuando las nuevas tecnologías van fagocitando casi todas las manifestaciones del ocio y la cultura, este documental pone en valor, con argumentos de peso, el papel determinante de los libros en la historia de la humanidad. Lo hace abordando perspectivas muy interesantes, pese a que en ocasiones se gusta demasiado y termina derivando a terrenos incidentales, que alargan el metraje innecesariamente.

El film se inicia en una feria que se celebra en Nueva York. En los pequeños expositores se pueden encontrar desde ejemplares usados a un precio asequible hasta joyas que lucen en las vitrinas a modo de gancho para aficionados y curiosos. Partiendo de ahí, va captando los testimonios de personas que representan distintos ámbitos de este universo: veteranos empresarios, bibliófilos y emprendedores. 

Una narración dinámica

Si bien sustenta su desarrollo en las declaraciones de estos personajes, cuyas aportaciones, en general, no tienen desperdicio; dinamiza la narración con unos recursos eficaces: sea utilizando imágenes de archivo, centrándose en anécdotas singulares realmente sustanciosas, o acercándonos a espacios cautivadores por sus dimensiones y tesoros que contienen.

La manera de apelar a la nostalgia se ilustra con ejemplos concretos auténticamente llamativos sobre algunos incunables por las cuales se pagaron fortunas, incentivando así su seguimiento. En ese sentido, no pierde la oportunidad de retratar una manifestación tan concreta y excitante como son las subastas. Se preocupa además de remarcar aquellos detalles que las separan de las habituales licitaciones de obras de arte. 

Ejercicio de honestidad

En un ejercicio de honestidad, no demoniza totalmente la irrupción de los sitios web de compraventa entre particulares, ni los soportes digitales. Expone los pros y los contras según la perspectiva con que se mire. En cualquier caso, tampoco obvia el panorama incierto de estos apasionados profesionales, en su mayoría herederos de una larga tradición. 

Lástima que, en el último cuarto, desvíe la atención a parcelas de menor relevancia, rompiendo el nivel del discurso. No obstante, en conjunto, completa un merecido homenaje a quienes mantienen su compromiso con este elemento esencial e indisoluble de nuestro pasado, presente y esperemos, futuro.

 

Críticas de Cine: LIBREROS DE NUEVA YORK
Comentarios