martes 7/12/21

Críticas de Cine: 'Petite Mamam'

Este largometraje de Céline Sciamma (Retrato de una mujer en llamas), fue premio del público en los festivales de Berlín y San Sebastián.

Fotograma de la película Petite Maman. Foto: Archivo.
Fotograma de la película Petite Maman. Foto: Archivo.

La pantalla se llena de ternura con esta modesta producción francesa de pequeño pero profundo recorrido, como parece adelantar el título. Resulta fácil entrar en el universo infantil que propone, condicionado por un sutil toque de magia bien aprovechado. En apenas 70 minutos logra plasmar una experiencia única e imposible y al mismo tiempo sumamente deseable. Las emociones contenidas y el tratamiento de tan peculiar presupuesto argumental, que causa incertidumbre, mantienen el interés por la historia, hasta sorprendernos con su bonito e inesperado desenlace.

Nelly se siente triste porque su abuela acaba de fallecer y no ha podido despedirse de ella. Ahora debe viajar con sus padres y ayudarles a vaciar la casa de la anciana, ubicada en medio de un precioso bosque. Una mañana que sale a pasear se encuentra con otra niña de su misma edad, 8 años. Ambas son casi idénticas y tienen mucho en común. Mientras entablan amistad, se irá percatando de que ha viajado al pasado.

El elemento fantástico actúa prácticamente a modo de pretexto para desarrollar el relato, que principalmente busca reconciliarse con los sentimientos más básicos del ser humano. Este original acercamiento al amor maternofilial toma un cariz sincero y hermoso, diluyendo así la inevitable distancia que provocan los diferentes puntos de vista en esa relación.

Con una puesta en escena minimalista y que rebosa naturalidad, sin precipitarse nunca, consigue proyectar intensas sensaciones. La participación de los adultos otorga un punto de mayor calidez a este singular y entrañable episodio que se aleja de lo convencional sin extravagancias.

Las localizaciones dotan a las imágenes de un agradecido aire bucólico y contribuyen a transmitir el tono sereno con que discurre el metraje. Antes del cierre llama particularmente la atención la pirámide sumergida Axe Majeur de Cergy, que se convierte en una referencia propicia por sus connotaciones astronómicas.

Las jovencísimas gemelas Joséphine y Gabrielle Sanz conducen el film con soltura, dando la impresión de que ignoran por completo a las cámaras. Les arropan Nina Meurisse (Llenos de vida), Stéphane Varupenne (Monsieur Chocolat) y Margot Abascal (La mujer que sabía leer), quienes completan todo el elenco de este largometraje de Céline Sciamma (Retrato de una mujer en llamas), premiado por el público en los festivales de Berlín y San Sebastián.

Críticas de Cine: 'Petite Mamam'
Comentarios