viernes 3/12/21

Críticas de Cine: 'Santos Criminales'

Precuela de la serie Los Soprano con Alessandro Nivola y Ray Liotta como protagonistas.

Fotograma de la película Santos Criminales. Foto: Archivo.
Fotograma de la película Santos Criminales. Foto: Archivo.

No hace falta haber visto Los Soprano para poder seguir esta película, correcta en líneas generales pese a que no aporta nada especialmente destacable. Si bien está destinada fundamentalmente a los seguidores de la serie y comienza, a modo de introducción, con la voz en off de uno de sus personajes destacados que luego no aparece (Christopher), funciona de manera autónoma, como cualquier otro título del género. Cuenta las andanzas de dos clanes de mafiosos íntimamente ligados, sin decaer en interés ni aportar grandes novedades. Básicamente estamos ante una precuela que pretende aprovechar el tirón televisivo, aunque previsiblemente pasará sin pena ni gloria.

La infancia y adolescencia de Tony Soprano estuvieron marcadas por la devoción que sentía por su tío Dickie, un auténtico líder. En aquellos tiempos fue testigo de los negocios sucios que regentaban sus allegados, principalmente dedicados a organizar apuestas ilegales. Mientras los adultos intentaban mantenerlo alejado de esos círculos, él iba habituándose a las redadas, tiroteos y muertes violentas vinculadas a la actividad delictiva de quienes más admiraba.

Curiosamente, el film se centra en los Moltisanti, dándole protagonismo al ambicioso y despiadado Richard, que rápidamente se erige en capo y protector de los suyos. Su desarrollo, que se extiende al ámbito doméstico, responde a unos patrones manidos. No obstante, los aficionados al drama criminal encontrarán un entretenimiento llevadero, donde el guion sabe explicar los lazos y rencillas que unen a los diferentes miembros de estas familias, además de esbozar las amenazas a las cuales deben enfrentarse.

Dosifica la acción, pero se beneficia de una espléndida ambientación que inicialmente nos sumerge en los años 60. Recrea espléndidamente los impactantes disturbios raciales ocurridos en Newark (Nueva Jersey) durante el verano de 1967, sin embargo, les dedica demasiada atención. El salto a los 70 marca un punto de inflexión en el relato que en esa segunda parte adquiere mayores dosis de truculencia. El desenlace, que guarda algún imprevisto, abre la puerta a aquello que ya se pudo ver en la pequeña pantalla.

Alessandro Nivola (La gran estafa americana) completa una digna interpretación, superado únicamente por Ray Liotta (Uno de los nuestros) en las apreciables secuencias que comparten por partida doble. El hijo del malogrado James Gandolfini, Michael, apunta muy buenas maneras y un carisma en ciernes que ha de cultivar. Destacan en roles secundarios la joven Michela De Rossi y Vera Farmiga (Expediente Warren).

Críticas de Cine: 'Santos Criminales'
Comentarios