jueves 26/5/22
Fotograma de la película Scream. foto: Archivo.
Fotograma de la película Scream. foto: Archivo.

Aquellos que disfrutaron con la popular saga de Wes Craven, apreciarán esta "recuela" que actualiza los pilares argumentales originales, añadiendo un marcado tono nostálgico prácticamente en clave paródica. Matiza la tensión con toques de humor manteniendo el suspense hasta el final. Como es habitual, dosifica adecuadamente los golpes de efecto sin anticipar pista alguna sobre la identidad del letal Ghostface, invitando al espectador a realizar sus propias conjeturas. Peca, no obstante, de exagerar y estirar los últimos compases, en los que la acción se impone al terror.

La espeluznante pesadilla que comenzó en Woodsboro hace más de veinticinco años vuelve a repetirse. Utilizando el fantasmal atuendo con el que se cometieron unos terribles asesinatos y siguiendo el mismo modus operandi, alguien ha atacado brutalmente a una joven indefensa, pero no será la única víctima. Estos truculentos acontecimientos resucitarán los peores recuerdos y provocarán que quienes sobrevivieron en el pasado regresen a los fatídicos escenarios donde estuvieron a punto de morir para evitar otra horrible tragedia.

La introducción ya supone una declaración de intenciones y responde al patrón visto en las entregas anteriores, provocando sensaciones escalofriantes. En esta ocasión también el teléfono móvil juega su papel, aunque básicamente limita a WhatsApp la participación de las nuevas tecnologías, sin abusar de este recurso.

Superado el preámbulo, se ajusta un esquema clásico, con irónicas referencias a las películas que retrataron lo ocurrido en el pueblo: Puñalada (Stab) y sus secuelas. Estas referencias y los distintos guiños cinéfilos corroboran el propósito de incorporar contrapuntos cómicos. Con todo, sabe manejar los resortes del género y crear ambientes altamente inquietantes que suelen concluir de forma tremebunda y muy sangrienta.

Además, justifica bien la recuperación de varios rostros conocidos, sumándose a una corriente en alza, similar a lo que pasa con los detalles vintage.

El reparto cumple, en general, con unos roles poco profundos. Melissa Barrera (En un barrio de Nueva York), Jack Quaid (Los juegos del hambre) y Jenna Ortega representan perfectamente a los adolescentes de hoy, mientras que Neve Campbell, Courteney Cox y David Arquette responden a lo esperado al retomar sus personajes.

En contra de lo que cabría pensar, no hay nada tras los créditos de cierre.

 

Críticas de Cine: Scream
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad