viernes 5/3/21

Críticas de Cine: LA ÚLTIMA GRAN ESTAFA

Fotograma película La última gran estafa
Fotograma película La última gran estafa

El indiscutible oficio de los actores que conforman ese elenco funciona al servicio de una propuesta sin pretensiones que, en líneas generales, consigue un divertimento muy aceptable, con varios momentos realmente desternillantes.

Max Barber no puede devolver el dinero que el mafioso Reggie Fontaine le ha prestado para rodar su última película, Monjas asesinas, un auténtico fiasco. Desesperado por saldar esa deuda, tiene la genial ocurrencia de realizar un wéstern. Solo que esta vez su veterano protagonista morirá accidentalmente y así podrá cobrar la póliza del seguro de vida. Sin embargo, acabar con una leyenda del Oeste no será nada fácil por mucho que se empeñe.

Contiene unas inspiradas y certeras dosis de autocrítica de los profesionales vinculados al séptimo arte. El guion propone una sucesión episódica de incidentes cuya resolución resulta previsible, y pese a ello, logran arrancar la carcajada gracias al saber hacer de sus intérpretes.

Años 70

Aprovecha convenientemente el hecho de situar la acción en los años 70. Le da un aire de agradecida nostalgia, aderezado de diversos guiños a títulos clásicos y sin abusar de estas circunstancias, nos devuelve la esencia de un cine irrepetible. Apoyándose en su correcto diseño de producción, rentabiliza la mirada al Hollywood menos comercial, que todavía ofrecía oportunidades, tanto a los directores novatos, como a las viejas glorias, representadas a modo de caricaturas llenas de matices chispeantes.

Su agilidad narrativa facilita el seguimiento de una historia recorrida por un humor que llegará a todo tipo de públicos, aunque el epílogo que cierra el film se presenta demasiado artificial y algo desangelado. Lo compensa sobradamente con una serie de hilarantes escenas que aparecen tras los primeros créditos de cierre.

Robert De Niro se mueve a sus anchas en estos papeles de exigencia limitada. Lo mismo cabe apuntar de Morgan Freeman; mientras que Tommy Lee Jones asume el rol de aristas más definidas. Por su parte, se agradecen las aportaciones de Zach Braff y Emile Hirsch, revestidas de un histrionismo pasable.

 

Críticas de Cine: LA ÚLTIMA GRAN ESTAFA
Comentarios