sábado. 13.08.2022

EL PODER DEL PERRO

Un western intimista con Cumberbatch, Plemons y Dunst.
Fotograma de Benedict Cumberbatch en El Poder del Perro. Foto: Archivo.
Fotograma de Benedict Cumberbatch en El Poder del Perro. Foto: Archivo.

Jane Campion (El piano) adapta la novela homónima de Thomas Savage y nos proporciona un wéstern intimista, desprovisto de muchos tópicos del género y que incluso se atreve a alterar sensiblemente las referencias clásicas. Se sostiene en unos personajes de peso, cuyos antagónicos matices contribuyen a elevar el interés por el tenso entramado en el que acaban envueltos. El ritmo sosegado de la narración también queda compensado por la belleza de los paisajes, que facilitan el lucimiento de su excelente fotografía. Además, sorprende en la parte final con una sucesión inesperada de acontecimientos resuelta de manera brillante.

Los hermanos Burbank propietarios de un inmenso rancho en Montana tienen caracteres muy diferentes: Phil es duro e irascible, pero se ha ganado el respeto de sus hombres; mientras que George, amable y calculador, está harto de montar a caballo. Cuando se enamora de Rose, una viuda a la cual solo le preocupa su frágil hijo adolescente, no duda en pedirle que se case con él. Ignoran que ese matrimonio desestabilizará la relación fraternal, generando unas hostilidades domésticas irreversibles.

Paulatinamente vamos descubriendo distintos secretos de los protagonistas, a medida que su indeseable convivencia los va transformando. Describe cuidadosamente el entorno, que condiciona decisivamente sus reacciones y forma de ser. Y en ese marco, el del Oeste que empezaba a sucumbir ante la modernidad y los cambios que trajeron los años 20, desarrolla una sólida intriga de celos, traiciones, desilusiones y humillaciones, dibujando un escenario altamente incómodo. La resolución no termina de atisbarse hasta el último instante, aunque se intuya con antelación que todo puede saltar por los aires en cualquier momento.

Al margen de lo anterior, el tono calmado del relato provoca ocasionalmente cierta sensación de ralentización y es que aquí no hay tiroteos, ni peleas multitudinarias. Esas y otras circunstancias se habían convertido en lejanas e irrepetibles leyendas, como enfatiza el guion a través de las alusiones al añorado Bronco Henry.

A sus virtudes técnicas, entre las que debe contarse la banda sonora de Johnny Greenwood, se une el extraordinario trabajo del reparto. Benedict Cumberbatch pone su carisma al servicio de un tipo desagradable e imponente. Jesse Plemons necesita poco para traspasar la pantalla y dejar muestras de la indiscutible calidad que atesora. En esos elevados registros se mueven igualmente Kirsten Dunst y Kodi Smit-McPh

EL PODER DEL PERRO
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad