jueves 23/9/21

Estrenos de cine: Un Bocado Exquisito

Nicolaj Coster-Waldau encarna a uno de esos nuevos divos de los fogones sin caer en exageraciones.
Fotograma de la película Un Bocado Exquisito.
Fotograma de la película Un Bocado Exquisito.

No acaba de encontrar el punto de fusión exacto entre el drama familiar, nada original, y el refinado marco gastronómico que lo envuelve. El guion utiliza sutiles metáforas a la hora de estructurar el film de manera episódica, recurriendo intermitentemente a los flashbacks con ánimo de ir oponiendo las ambiciones profesionales a las satisfacciones personales, aunque nunca termina de introducir adecuadamente todos los argumentos que maneja. No obstante, se ha de reconocer que la realización siempre se muestra solvente y saca partido de los diferentes escenarios y ambientes por los que transcurre.

Carsten conoció casualmente a Maggi cuando era el cocinero de una empresa de catering especializada en comida japonesa. Rápidamente surgió la pasión y fue ella quien le animó a luchar por su gran sueño: un restaurante con estrella Michelín. Ahora son padres de dos hijos y regentan uno de los locales más elegantes de Copenhague, que aspira a ese ansiado reconocimiento; sin embargo, coincidiendo con la visita del inspector de la famosa guía, las cosas se complican, poniendo en peligro cuanto han logrado juntos.

La película seduce fundamentalmente por determinados aspectos técnicos y artísticos, pero no tanto por la historia en sí, que no deja de ser la típica crónica de una crisis matrimonial demasiado vista; incluso ocasionalmente aparecen ciertos detalles propios de un culebrón. Eventualmente acompaña su desarrollo de elementos intrigantes o simplemente anecdóticos, insertando pequeñas subtramas que se saldan de forma desigual.

A veces da la sensación de que esas constantes idas y venidas en el tiempo se producen arbitrariamente, provocando unas bruscas alteraciones narrativas de las cuales puede resentirse el espectador, a pesar del complaciente y previsible tramo final, rubricado con una inesperada secuencia poscréditos.

Las apetitosas delicias culinarias acicalan visualmente el relato, y la paleta de colores con las que juega la fotografía, especialmente en interiores, le confiere unas texturas muy cálidas.

Nicolaj Coster-Waldau encarna a uno de esos nuevos divos de los fogones sin caer en exageraciones. Sus aceptables reacciones son suficientes para intuir el alcance del compromiso con su vocación. Katrine Greis-Rosenthal equilibra el reparto en un rol de mayor exigencia emocional que resuelve con la misma desenvoltura. Ambos trabajos contribuyen a mantener el interés por el destino de sus personajes.

Ver trailer de la película Un Bocado Exquisito

Estrenos de cine: Un Bocado Exquisito
Comentarios