martes 25/1/22

Hoy nos da igual que llueva, que haga frío. El ritual de ir a ver películas, de ir al Kursaal, al Principal, de esos paseos por San Sebastián,  en un año atípico con una pandemia de por medio, y unas circunstancias totalmente extraordinarias, bajo las cuales, esta edición del 2020 se está celebrando, y sobre todo, resistiendo.

Hoy cuando vemos que nos quedan ya pocos días, que va llegando a su final, a su clausura, pues  hay más ganas de cine en el ambiente. Hay ganas de Festival, los ojos de más de uno brillan con entusiasmo "se ha podido hacer", y es que las cosas no estuvieron muy claras, durante los últimos meses, e incluso semanas. Vivíamos más que nunca, de un día para otro. Devorando toda las informaciones  relativas a Donosti, las declaraciones de Rebordinos, la incidencia del Covid, las cifras. Por eso hay que aprovechar más nunca, todo los buenos momentos que estamos disfrutando, Buscarlos, Creerlos, Vivirlos.

Falling, primera película del día

La primera película de hoy,  FALLING, es noticia por dos motivos:  el debut en la dirección del actor Viggo Mortensen  y su  premio Donostia de este año. Lo hace además como guionista de un drama familiar de corte totalmente autobiográfico, donde nos habla de la vejez, en un tono intimista. Donde como en otras películas de este año aparece el tema de la enfermedad del alzheimer, como en Supernova, y  El Padre. 

John Petersen (Viggo Mortensen) vive con su novio Eric (Terry Chen) y la hija adoptiva de ambos en el sur de California. Su padre Willis (Lance Henriksen) un granjero tradicional y conservador de 80 años, decide viajar a Los Ángeles y quedarse en casa de John mientras busca el lugar idóneo para jubilarse. Una vez todo juntos, dos mundos muy diferentes colisionan. Willis muestra señas de estar perdiendo la cordura, y su peculiar forma de ser, tan divertida como dañina para algunos miembros de la familia, saca a relucir heridas del pasado y de años de desconfianza entre sus allegados.

Magníficamente contada la relación entre padre e hijo. una lucha entre los dos, a lo largo de muchos años en una rueda de prensa totalmente completa con el aforo permitido. Viggo comentó que hace como veinticinco años que escribo guiones pero fue hace unos ochos años que empecé a considerar en serio la posibilidad de dirigir.

 ¿Por qué no lo hice antes? Lo intenté y no pude, no tenía dinero. Lo bueno que he aprendido de entonces. Si hubiera rodado hace veinte años no hubiera podido evitar los errores de los principiantes que creo que no aparecen en la película.

Su intención es seguir dirigiendo, Mortessen firma el guión y la dirección y compuso la banda sonora. A la pregunta de por qué escogió el tema del filme afirmó que quería hablar de la comunicación entre personas y de su dificultad para aceptar a los demás sean como sean.

La gente a raíz de la pandemia sobre todo, es mas consciente de las personas mayores, de lo solos que estan. Aa película habla algo de eso, de que pasa cuando se acerca la hora de morir y que vamos a hacer. Comenzó a escribir el guión después de la muerte de su madre. Para ello tuvo que volver a recuerdos pasados, algunos complicados, hace aflorar los sentimientos por su padre, su madre, y lo que le han enseñado.

En este contexto opinaba que el hecho de ser actor, no significa que fuera a ser un buen director de actores. "Si has sido un actor que solo se queda en el camerino, se aprende su texto inflexible. Se pierde algo no disfruta de su posibilidad de que algo le sorprenda y le influya para hacer algo diferente" afirma este.

La tormenta emocional era real en algunas escenas donde el padre se veía como un individuo que es conservador, racista, misógino y homófobo. Por otro lado, un hijo, que con mirada distante, lo escucha, una y otra vez, soltando improperios a diestro y siniestro.

Llo que fue un padre de familia, patriarca severo, patriota, es ahora un anciano, irascible, e intolerante. Es ahí donde reside quizás el punto fuerte del filme, en la capacidad del espectador por despertar interés, e incluso compasión, o ternura.

La última discusión entre ellos, con un inspirado desenlace, hace que sea un digno debut en la dirección. Está bien interpretada, dirigida y cumple con lo que de ella se espera, a pesar de lo convencional de la historia.  

 

 

True Mother, Sección Oficial

En la Sección Oficial vemos a continuación TRUE MOTHER. Tras adoptar, una mujer recibe una llamada de la madre biológica del niño.Tras una larga e insatisfactoria lucha por quedarse embarazada y convencida por una asociación de adopción, Satoko y su marido deciden adoptar a un niño. Años después, su familia se tambalea con la amenaza de Hitari, una chica desconocida que dice ser la madre biológica. Satoko opta por confrontar a Hitari directamente.

La película se proyecto en la pasada edición del Festival de Toronto. El nuevo trabajo de la cineasta japonesa Naomi Kawase, una habitual de los festivales europeos, de los últimos años, cuenta con un arranque interesante. Se encuentra narrada en dos épocas diferentes, trazando una historia bonita y sencilla planteando unos asuntos familiares interesantes y enigmáticos.

Se va diluyendo a lo largo para ocupar dos horas y veinte de metrajes, demasiada sencilla para tanto metraje no ayudan tampoco el montaje. Con esos continuos saltos temporales el guión no consigue plenamente abordar bien los diferentes temas planteados, y el reiterativo abuso en el empleo de la música, y con cliches de corto alcance. Hay sobreabundancia de planos,  de los pájaros, los árboles, del mar,  demasiado contemplativo todo.

La perspectiva del niño es lo que llevo a Naomi a querer adaptar al cine la novela "Asa Gu Kuru" de Mizuki Tsijumir. En rueda de prensa online explicó que la novela le gusto porque adopta la mirada del menor y ella también es hija adoptiva, por lo que le pareció una experiencia común a lo que había visto.

La cineasta también añadió que en general en Japón no es normal que la madre o el padre biológico se encuentren con los adoptivos, supongo que es algo que pasa mas o menos en todos los países. La maternidad no es ajena a la  directora,

"sobre esta cuestión  mi sangre viene una isla del sur de Japón, tenía a un tío allí que decía que lo único que podía  salvar al mundo era el cariño materno. Algo que me impresionó mucho, todos nacemos de alguien y de alguna manera criamos a alguien. Esa paz y armonía en el mundo y el cariño materno es lo que hace que vuelva y una otra vez al tema de la maternidad"  

Una película FALLIDA. 

ANTIDISTURBIOS 

Hacemos un pequeño descanso hasta las 19horas para ver el maratón de los 300 minutos  de la serie completa ANTIDISTURIBIOS.

Miniserie de TV con 6 episodios. Seis antidisturbios ejecutan un problemático desahucio en el centro de Madrid, pero el desalojo se complica y sucede una tragedia. Un equipo de Asuntos Internos de la Policía será el encargado de investigar los hechos, ante los cuales los seis antidisturbios podrían enfrentarse a una acusación de graves consecuencias.

El grupo de agentes busca una salida por su cuenta, complicando aún más la situación. La joven Laia Urquijo, una de las agentes de Asuntos Internos, se obsesiona con el caso y comienza a investigar, descubriendo poco a poco mucho más de lo que jamás hubiera imaginado.  

El grupo de agentes busca una salida por su cuenta, complicando aún más la situación. La joven Laia Urquijo, una de las agentes de Asuntos Internos, se obsesiona con el caso y comienza a investigar, descubriendo poco a poco mucho más de lo que jamás hubiera imaginado.  

Lo tengo que reconocer, tengo debilidad por el director Rodrigo Sorogoyen no me han decepcionado ninguna de sus anteriores películas. Con mucha ilusión,  para ver, su primera serie para televisión. Al igual que en sus anteriores, "Madre"  el gran angular es uno de los protagonistas, hacer grande, los pequeños espacios, y que vuelve a ese estilo de "Que dios nos perdone"  y "El reino" llevan su ADN.

Una clara vocación, al que casi siempre acompaña a inmensa guionista que es Isabel Peña. Donde hay una clara vocación de denuncia, a través del thriller, en un grito desesperado en contra del sistema en eterno estado de descomposición y  lo hacen magníficamente.

Enlazar lo privado y lo público de esos policías, las vivencias laborales y personales, el compañerismo. La escena inicial es un manifiesto de intenciones, en el primer capítulo, es el desahucio por parte de unos antidisturbios que trabajan sin los recursos necesarios, y que acaba con un fallecimiento,  y donde nos presenta a los seis agentes de una furgoneta policial cargado de matices. 

“Cualquier espectador va a partir de ese prejuicio, y lo que queríamos era que el espectador sintiera cual es el trabajo de esta gente. Ir a sus casas en donde son unas personas normales y corrientes".

Uno de los actores,  Raul Arévalo, tomó la palabra tras admitir que comparte los prejuicios y plantea en voz alta una reflexión: "Son lógicos pero cuando amigos míos, periodistas, familiares y redes sociales ven que vas a hacer una serie  de antidisturbios enseguida hay quien se posiciona en contra. A la vez se generan conversaciones sobe la serie Narcos o Popeye. Y ahí nadie plantea si han querido humanizar al personaje o entender a Escobar el narco. No se trata de exponer una historia tan poco tocada, pero que es curioso lo que provoca. En cambio, aquí los policías son herramientas de un sistema corrupto y podrido en el que vivimos, ya que existe esta herramienta que ojalá que no existiese. En mi opinión, alguien tiene que hacerlo".

A continuación, Sorogoyen aseguro que "siempre es sano que haya debate, pero no nos planteamos así. No pensamos en un tema con la intención de ver que debate provoca".

Apuntó que la serie ya está vendida en Francia y Latinoamérica, y explicó que el proyecto siempre nació de ser una serie y que va a haber una segunda temporada.

Una serie repartida en seis episodios del resultado de un largo proceso de escritura con guión a seis manos, que se prolongó durante cerca de un año. Lo que más costó fue la trama, porque era difícil que convergieran los agentes de Asuntos Internos y los antidisturbios. Los personajes en cambio, los teníamos muy claro desde el principio comentó Isabel Peña.

Posiblemente sea la mejor serie de televisión del año, junto a la seria Patria. Con dos tipos de secuencias, las de acción y las del diálogo, pero donde brilla es el manejo de la acción, con escenas milimétricas con toda la planificación. Esos planos secuencias magistrales, como la última llena de tensión. Lo mejor es disfrutarla en pantalla grande. y con un excelente plantel, resaltar el trabajo de Vicky Luengo.

Muy Recomendable. 

Festival de Cine de San Sebastián: día 7
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad