viernes 22/10/21

5 Consejos para iniciar la alimentación complementaria de tu bebé

breast-feeding-1711786_960_720
breast-feeding-1711786_960_720

Alimentar a tu bebé ha sido sencillo hasta ahora, pues solo tienes que darle el pecho o preparar el biberón y concederte unos minutos para atenderlo. Con excepción de las incomodidades que pueden derivarse de la lactancia materna o el gasto mensual que supone adquirir fórmulas sucedáneas, no has tenido pasivos mayores en lo que respecta a sus necesidades nutrimentales. Sin embargo, al cumplir los seis meses inicia una nueva etapa que demanda de ti mayor esfuerzo, dedicación y un proceso de aprendizaje.

Y es que dar de comer a tu chiquitín antes de la primera mitad del año es relativamente fácil, porque no hay un menú. El reto aparece cuando el pediatra te indica que debes iniciar la alimentación complementaria, sobre todo si eres madre primeriza. Hace algunos años, las alergias, los síntomas de reacciones adversas a ciertos productos y las creencias infundadas llevaban a muchas madres a hablar de la alimentación complementaria con extensas guías, recelos y recomendaciones que parecían de obligatorio cumplimiento. En la actualidad, no obstante, las cosas han cambiado, sabemos mucho más sobre los diferentes alimentos y tenemos conciencia de que productos de calidad, de la mano del famoso «baby led weaning», pueden introducir a los niños, poco a poco, a hábitos alimenticios sanos.

¿Qué debes tener en cuenta?

La alimentación complementaria consiste en ofrecer a tu bebé alimentos tanto líquidos como sólidos que suplan sus requerimientos nutrimentales y que la leche materna, por sí sola, ya no le puede ofrecer.  La Asociación Española de Pediatría (AEP) recomienda esperar hasta los seis meses de vida para que el organismo de tu hijo se encuentre maduro tanto a nivel gastrointestinal como renal y neurológico. Se considera que a esta edad está preparado, porque ha adquirido destrezas psicomotoras que le permiten manejar los alimentos con sus manos y tragar de manera segura. Para tener plena certeza de que es el momento, te aconsejamos que estés atenta a los siguientes parámetros:

·         Debe tener un interés activo por los alimentos.

·         Ya no debe presentar reflujo de extrusión.

·         Tiene que ser capaz de coger la comida con la mano y llevarla a su boca.

·         Es necesario que sepa sentarse.

¿Qué clase de alimentos debes darle?

Papillas, caldos y sopas

Esta recomendación cuenta tanto con defensores como con detractores, sin embargo, muchos pediatras continúan considerando viable el hecho de que le des alimentos líquidos a tu bebé durante el sexto mes, a fin de introducirlo poco a poco en los nuevos sabores e ir viendo su reacción a ciertos alimentos. En Boticana, parafarmacia online, puedes encontrar cremas de verduras y pavo, sopas de pollo y ternera, potitos de frutas y tarritos de verduras de huerta de la mejor calidad, bajo el aval de marcas que fabrican por y para los bebés, pensando en lo que es mejor para su sano desarrollo. Puedes ponderar estos productos como una opción bastante viable si tienes un día a día muy agitado y simplemente no puedes cocinar todas las meriendas; además, si dejas a tu pequeño al cuidado de una guardería para poder ir a trabajar, las sopas son una excelente opción para las comidas.

Frutas y verduras

Es necesario que introduzcas progresivamente la variedad de frutas y verduras en cualquier comida diaria. Una buena idea es que piques frutas dulces, como el banano o la sandía, en trozos que tu hijo sea capaz de coger con su mano, de esta manera también le estarás enseñando a comer solo. Para no caer en la repetición o aburrir a tu bebé siempre con lo mismo, puedes recurrir a los tarritos de fruta concentrada que encuentras en Boticana, la parafarmacia en línea que pone al alcance de un clic todos los productos que tu hijo necesita para crecer sano y fuerte. Desde 1.10€ puedes comprar mezclas de multifrutas o potitos que contienen manzana, naranja, plátano y pera, sin almidones, por tan solo 1.22€.

Cereales y lácteos

Lo mejor es que los cereales que le des de comer a tu hijo sean integrales y puedes introducirlos tanto en polvo, disolviéndolos en leche, como añadidos a purés, en forma de arroz hervido y chafado, pan, pasta, quinoa o avena. Respecto a los lácteos, la AEP considera que, entre los 6 meses y el año de vida, la leche de tu pecho sigue siendo el principal alimento de tu bebé, por lo que es mejor que mantengas la demanda. Sin embargo, si has tenido que dejar la lactancia por decisión personal o has estado usando sucedáneos, puedes complementar su alimentación con yogur natural o queso a partir de los 9 meses.

Proteínas

Finalmente, recuerda que tu hijo está en crecimiento y necesita una buena dosis de hierro diario para crecer. No basta con el suplemento vitamínico que le haya recetado el pediatra, menos en una etapa tan delicada. Por ello, es importante que llenes tu refrigerador con productos de excelente calidad, como pollo y carne. En las primeras fases de la alimentación complementaria, puedes empezar por cocer un poco de pechuga de pollo o pavo en agua, preferiblemente sin sal ni condimentos, y dársela a probar a tu hijo en trozos.

Visita Boticana

Recuerda que en Boticana encuentras todo lo que necesitas para el cuidado de tu hijo, desde alimentos de las mejores marcas, cereales y leches, hasta medicinas para esos momentos que se salen de tu control. Adquiere todo lo que necesitas para hacer de tu día a día como madre una experiencia más cómoda y feliz. ¡Buena suerte!

5 Consejos para iniciar la alimentación complementaria de tu bebé