lunes 29/11/21

Tanto para evitar la propagación del covid-19 como para prevenir el contagio de otras enfermedades, aquí presentamos un análisis del material básico de protección para cualquier trabajador que se desempeñe en el ámbito de la salud.

Si algo ha dejado claro la pandemia del covid-19 es la permanente exposición a cualquier enfermedad e infección en la que se encuentra el personal que trabaja en salud. También ha sido evidente que muchos centros tanto públicos como privados, no contaban con el material de protección necesario.

Ahora que la emergencia va dejando paso a un funcionamiento más normalizado en estos ámbitos, es el momento idóneo para surtirse de este tipo de productos, en cantidad y en calidad.

En este artículo analizaremos los componentes más básicos de protección, así como sus características y alcances preventivos.

Guantes

Las manos del profesional de salud son su herramienta de trabajo y está en contacto permanente con posibles focos de contagio.

Por ello, los guantes de nitrilo son indispensables en cualquier equipamiento de protección. Hemos analizado sus características en productosdehigiene.es, una tienda online referente en el sector de artículos de protección personal y prevención para empresas y profesionales de la salud.

“Estos guantes presentan una excelente sensibilidad y resistencia, siendo muy cómodos de llevar”, explican estos especialistas. “Además, ofrecen un grado de protección superior por los guantes de vinilo, por lo que son ideales para aquellos usuarios que quieran prevenir contagios al entrar en contacto con superficies y objetos que se encuentren en áreas compartidas con otras personas”, agregan.

Cabe destacar que tienen una gran resistencia a la perforación y soportan temperaturas de -40ºC hasta 120ºC.

Mascarillas

Aunque actualmente todas las personas llevamos mascarillas para prevenir la propagación del covid-19, en el personal de salud las mascarillas son necesarias desde siempre y especialmente en estos momentos.

Las mascarillas quirúrgicas triple capa son las de uso más extendido, cubren nariz y boca y son cómodas de llevar, ya que garantizan mayor respirabilidad.

Las de tipo FFP2‐NK95 son las más idóneas para el personal de salud que está en contacto con virus de fácil contagio, ya que ofrecen un alto grado de protección al filtrar más de un 95% de las partículas del aire.

Por su parte, las FF3 también tienen un elevado grado de eficacia, filtrando más del 98% de las partículas del aire. “Son uno de los métodos más fiables y seguros en la prevención contra el contagio de enfermedades y virus, garantizando además la comodidad en su uso”, indican desde productosdehigiene.es.

Además de estos tres tipos básicos de mascarillas, existen algunas opciones con filtros, diseños especiales, estampados infantiles, etc.

Batas sanitarias

Las batas sanitarias van desde la típica prenda desechable de un solo uso hasta monos tipo buzo que garantizan el máximo aislamiento posible. Todo depende del grado de contacto que tenga el personal con posibles focos de contagio.

En general están confeccionadas con material no tejido Spunbond y costura de sobrehilado overlock. Los componentes son antialérgicos, permeables al aire y no contienen látex ni fibra de vidrio.

Si no puede garantizarse su correcta higienización luego de cada uso, lo mejor será optar por batas sanitarias desechables.

Desinfectantes

La gama de productos desinfectantes es muy amplia, ya que va desde suelos hasta superficies, pasando por tejidos y otros objetos.

Lo más imprescindible es contar con desinfectantes textiles que puedan pulverizarse sobre  mascarillas y ropa. Al contener un 75% de alcohol garantiza la sanitización de pantalones, camisetas, toallas, sábanas, cortinas, zapatos, etc.

Los desinfectantes de superficies son otro aliado contra enfermedades contagiosas y su uso debe repetirse frecuentemente sobre suelos, mostradores, escritorios, objetos de uso cotidiano, etc.

También resultan útiles las alfombras desinfectantes y pueden conseguirse en pack de dos: una húmeda para zona de desinfección y otra para el secado.

Geles hidroalcohólicos

El alcohol en gel es un antiséptico para las manos cuyo uso frecuente garantiza la eliminación de virus y bacterias.

Cuando contienen entre un 60 y un 80% de alcohol tienen actividad microbicida, pero la eficacia óptima para el frotado de manos se alcanza cuando tienen entre un 75 y un 85% de etanol, isopropanol, n-propanol o una combinación de las mismas.

El gel hidroalcohólico es bactericida, tuberculicida, fungicida y viricida, pero para ello debe tener concentraciones de etanol/alcohol puro superiores al 70%.

Actualmente es posible conseguir dispensadores para paredes, envases de grandes cantidades y otros dosificadores muy útiles para centros de salud.

¿Qué tener en cuenta a la hora de comprar estos productos de forma online?

  • En cualquiera de ellos es muy importante verificar que se trate de productos homologados.

  • El tiempo de envío no es un factor menos importante, considerando que la falta de cualquier producto de higiene genera consecuencias irreversibles.

  • Leer cuidadosamente las especificaciones en las etiquetas o descripciones del producto.

  • Investigar opiniones y valoraciones de otros clientes.

Ante todo, recordar que la salud está primero y que todos estos productos de protección son imprescindibles en cualquier ámbito donde los trabajadores estén en contacto con posibles focos de contagio.

Protección para profesionales de la salud: éstos son los productos imprescindibles
Comentarios