martes 25/1/22

Qué es un concentrador de oxígeno portátil y cómo funciona

Este dispositivo médico ayuda a millones de personas con enfermedades pulmonares crónicas a elevar el nivel de oxígeno en su sangre
unnamed
unnamed

Los concentradores de oxígeno, a diferencia de los tanques de oxígeno y los sistemas de oxígeno líquido, no requieren reemplazo ni recarga. Estos equipos pueden purificar y concentrar el oxígeno del aire de forma continuada. Los concentradores portátiles de oxígeno tienen un funcionamiento sencillo, pero conviene conocerlo para llevar a cabo un buen mantenimiento de los mismos.

Funcionan mediante un generador de oxígeno que extrae aire del ambiente, lo filtra y purifica por medio de unos cartuchos especiales, para enviarlo a través de una cánula nasal a la persona que esté utilizando en ese momento. El cambio y lavado de los filtros es necesario si se quiere mantener la calidad del oxígeno y la vida útil del aparato por más tiempo.

 

Por qué son la mejor opción

A través de un concentrador de oxígeno los pacientes reciben el preciado elemento vital de forma concentrada mediante una mascarilla o una cánula nasal de forma continuada. Esto es posible gracias a las pequeñas ráfagas o dosis de pulso que envía el aparato cada vez que la persona inhala. Por lo tanto, el suministro de oxígeno va en función de la frecuencia respiratoria de cada paciente, así como de la cantidad de oxígeno ingerido en cada inhalación.

En este sentido, el tipo de concentrador de oxígeno puede marcar una importante diferencia en la calidad de vida de una persona. Así, a la hora de comprar uno de estos dispositivos, se tienen en cuenta el peso y tamaño, así como su autonomía y opciones de alimentación, también el ruido que pudieran emitir. Teniendo en cuenta todos estos aspectos, la mejor elección es un modelo portátil, ya que permite recibir oxígeno en cualquier lugar y de forma sencilla, cómoda y eficaz.

Por otro lado, el funcionamiento de estos aparatos portátiles es mediante batería, lo que facilita el movimiento del paciente mientras lo usa sin necesidad de tener que estar enchufado a una toma de corriente todo el tiempo. Su reducido tamaño es otra gran ventaja, así como su peso, ya que suelen ser muy ligeros facilitando así su uso y transporte.

Son sin duda mucho más cómodos y versátiles que los fijos o estacionarios. Permiten el libre movimiento del paciente de una estancia a otra, o de un lugar a otro de residencia, incluso si se va de vacaciones puede transportar fácilmente el concentrador portátil junto con su equipaje.

 

Para qué enfermedades se utiliza

El oxígeno es fundamental para que las células del cuerpo funcionen correctamente, si él es imposible sobrevivir. Este preciado gas ingresa a la sangre a través de los pulmones para viajar a cada órgano y tejido del organismo haciendo posible la vida.

Ocurre que ciertas enfermedades reducen los niveles de oxígeno en sangre con las peligrosas consecuencias que ello conlleva. De ahí la necesidad de algunas personas de recibir oxígeno a través de un concentrador. Estas personas son las que padecen algún tipo de enfermedad que impide al cuerpo absorber y distribuir la cantidad de oxígeno necesaria. Estas enfermedades son:

 
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). En realidad, se trata de un grupo de enfermedades que obstruyen la respiración haciendo que el aire fluya menos en las vías respiratorias. Puede deberse a un enfisema o a una bronquitis crónica causadas por una larga exposición a irritantes como el humo del tabaco, químicos, contaminación y en raras ocasiones debido a una alteración genética.

  • Neumonía. Se trata de una infección pulmonar que puede darse en uno o los dos pulmones y que es debida a una bacteria, un virus, pudiendo ser leve o grave dependiendo del estado de salud de la persona afectada.

  • Ataque grave de asma. Esta enfermedad pulmonar crónica de causa desconocida afecta a las vías respiratorias inflamándolas y estrechándolas. Lo más probable es que los factores ambientales, emocionales y la genética influyan en su aparición.

  • Fibrosis quística. Una afección hereditaria que afecta principalmente a los pulmones, pero también al páncreas, el hígado, los intestinos, los senos paranasales y los órganos sexuales. La severidad de la misma varía de una persona a otra.

  • Insuficiencia cardíaca. El debilitamiento de la capacidad de bombeo del corazón hace que se acumulen líquidos y sangre en los pulmones. Su causa es debida principalmente a una enfermedad arterial coronaria, diabetes o presión arterial alta.

  • Apnea del sueño. Más que enfermedad, se puede hablar aquí de trastorno común que hace que la respiración se interrumpa o se haga muy superficial durante el sueño. En fases extremas puede colapsar las vías respiratorias por completo.

 

Cómo se puede adquirir en España

La forma más segura, fiable y rápida de adquirir un concentrador de oxígeno portátil en nuestro país es comprándolo a una empresa fiable, ya sea de forma presencial o por internet. Eso sí, a la hora de escoger una empresa proveedora de este dispositivo médico conviene leer bien su política de entrega, la guía de compra y devoluciones, las condiciones y sobre todo, verificar las formas de contacto y accesibilidad de las mismas.

Qué es un concentrador de oxígeno portátil y cómo funciona
Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad