Inicio / Ocio / Cine / Cine: La Biblioteca de los libros rechazados

Cine: La Biblioteca de los libros rechazados

La novela homónima de David Foenkinos  depara en su adaptación  cinematográfica una película muy aceptable en lineas generales, aunque no termina de colmar todas las expectativas que genera.  Comienza en clave de comedia hilarante y deriva a los terrenos de una curiosa intriga detectivesca, rematada, sin embargo de manera precipitada y menos elocuente de lo que merecía el relato,

Su original premisa seduce desde el principio; una joven editora visita la biblioteca de un pueblo donde se guardan obras que nunca han sido publicadas. Entre los títulos que le llaman la atención figura   Las Ultimas Horas de una historia de amor de Henri Pick. Gracias a ella ve la luz y se convierte en un éxito fulgurante, pero  Jean Michel Rouche un reputado critico literario pone en duda su autoría al descubrir que el supuesto escritor era un humilde pizzero ya fallecido.  A partir de ese instante se empecinara en demostrar su teoría.
En los compases iniciales la cinta se benefica de la descripción del protagonista, una especia de improvisado Scherlock Holmes a quien se le acumulan los contratiempos. Las inspiradas notas de humor y el interés que despiertan las primeras pesquisas enganchan, convirtiendo al espectador en silencioso acompañante de esta singular investigación.

 

A medida que avanza minimiza ese aire de comicidad y de entrada a una parcela de tintes románticos que no acaba de resultar eficaz. De hecho, este elemento se torna esencial en su tibio cierre,  y no tanto en el desenlace de la trama, porque cuando finalmente se lanza a resolver el caso, recurre a una serie de acontecimientos difícilmente asumibles y explicados con celeridad.
Los paisajes de la Bretaña francesa y sus gentes contribuyen a mantener el tono afable que preside la puesta en escena.  En ese marco la acidez del personaje central, el mejor trabajado, queda matizada por los verdaderos sentimientos que afloran al alejarse de sus obsesiones.
Fabrice Luchini vuelve a reafirmarse  como el gran actor que es y no necesita la planta de un galán para conquistar la cámara y desplegar sus encantos interpretativos.

Check Also

El Dúo Dinámico vuelve a Málaga subiendo el «no hay billetes» en el Teatro Cervantes

El Dúo Dinámico con Manuel de la Calva (1937) y Ramón Arcusa (1936), pioneros del …

error: Contenido protegido

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar