miércoles , septiembre 30 2020
Inicio / Actualidad / Crítica de «Voces»: La película que no te dejará apartar la mirada de la pantalla
Voces, película

Crítica de «Voces»: La película que no te dejará apartar la mirada de la pantalla

Si hablamos de producciones españolas recientes que se han adentrado en el género de terror, cabe destacar a las taquilleras Verónica y Malasaña 32. Películas muy notables, con sus propias señas de identidad. Sin embargo, Voces se queda en un refrito de clichés y secuencias vistas en infinidad de ocasiones.
La saga de Expediente Warren constituye su referencia más próxima, solo que aquí al desarrollar la historia pierde el pulso narrativo. Hasta alcanzar un tramo final excesivo, deslavazado y tramposo. Indudablemente, los recursos que apelan a los miedos atávicos siguen funcionando, y los apartados técnicos se muestran a la altura.
Daniel, Sara y su hijo de 9 años se acaban de instalar en una gran mansión rodeada de naturaleza. La intención es reformar toda la vivienda y volverla a vender. Pero su estancia allí no ha empezado con buen pie: el pequeño Eric se siente a disgusto desde que escucha unas voces amenazantes, algo que sus padres achacan a la falta de adaptación al nuevo entorno. Pronto, las aparentes fantasías del niño se harán realidad de una forma truculenta.

Incertidumbre y ambientes de tensión

Voces tiene dos partes bien diferenciadas, y en ambas se incorporan efectos de manual a la hora de sobresaltar al espectador y provocar escalofríos. No obstante, la incertidumbre y los ambientes de tensión que crea en los primeros minutos, aún resultando demasiado familiares, permiten mantener el interés por el devenir de los acontecimientos.
A partir del momento en que intervienen los expertos en psicofonías, se precipitan los fenómenos paranormales y sus golpes de efecto se acumulan y reiteran sin solución de continuidad, perdiendo la mesura; incluso en ese afán de aterrorizar al público se aprecian ciertas desconexiones entre los personajes. Su desenlace, en muchos detalles previsible, se adorna con una sorpresa tan inimaginable como difícil de aceptar.
Ello no quita para reconocer la encomiable labor de puesta en escena. Donde la contribución de la dirección artística, la fotografía y la música de Jesús Díaz responden a las exigencias de este tipo de relatos.
El reparto tampoco merece reproche alguno; antes al contrario, Rodolfo Sancho, Belén Fabra, el veterano Ramón Barea (Abuelos) y Ana Fernández (Las chicas del cable) se involucran ante las cámaras, aunque sea al servicio de unos artificios rutinarios y desmedidos.
A saber: Voces esconde una propina después de los crédito
 
J.A. DÍAZ

Check Also

El Gobierno andaluz movilizará cerca de 70 millones para infraestructuras sanitarias en Málaga

La partida corresponde a fondos Covid y al Plan Andalucía en Marcha.       …

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar